miércoles, 8 de septiembre de 2010

Septiembre Negro..



NO TODOS LOS SEPTIEMBRES SON MALOS

UN RUDO DE HISTORIA Y LEYENDA
DON VICK AMEZCUA, SEPTIEMBRE NEGRO

“La lucha libre siempre la vi de manera diferente, con respeto, honor y coraje donde ganarse un lugar solo se podía con disciplina y constancia tumbando a los grandes”.

Anima- ¿donde le surge el gusto por la lucha libre?, en que momento Don Vick Amezcua, dijo esto es lo mío.

Septiembre Negro- A mi siempre me gusto el deporte, yo asistía a una escuela primaria La San Felipe de Jesús y para regresar a mi casa tenia que pasar forzosamente por la Arena Oblatos vieja, que siempre me llamaba mucho la atención veía los carteles pegados de las luchas que se hacían los domingos y había también unas cartulinas donde decían entrenaban lucha los martes y los jueves.

Entonces me las ingenie para entrar a las instalaciones gracias a Enrique que cuidaba la arena, primero haciendo limpieza e irme metiendo poco a poco, quedándome a las funciones de lucha y con el paso del tiempo entrenando lucha con Pablo Romero (hermano de Rito Romero creador de la tapatía).

Ya entrenando comencé desde abajo, primero condición física y poco apoco a luchar y así durante un tiempo, hasta que debute en una arena improvisada cerca de mi casa en un corralito, en ese tiempo no sabia todavía bien como llevar una lucha casi todo lirico, en realidad amateur, enfrentando a Ostra Marina, que ya luchaba en segundas y terceras luchas en la Oblatos.

A ese muchacho lo mande sin querer al hospital, por que le aplique unas patas voladoras que lo sacaron arriba de la tercera cuerda y ya pasado el tiempo había otro muchacho que luchaba con el nombre de Relámpago, en esa ocasión nos pusieron a luchar para probarme en un entrenamiento, pero el se salió de lo profesional y nos agarramos a golpes hasta que le abrí la ceja.

Y esas ganas que traía yo de sobresalir por mi ímpetu, me colocaron con un elemento fuerte de la arena, que ni siquiera pudo derribarme, en pocas palabras lo hice ver mal, fue entonces que Pablo Romero decidió darme su apoyo y ya comenzar a luchar de manera oficial como Vick Amezcua, nombre con el que comencé a luchar.

Anima -¿Y que hizo Don Vick como profesional?

Septiembre Negro- Fue poco a poco, ya que comencé a tomar mas experiencia ya en luchas profesionales en la recién construida Arena Coliseo de Guadalajara y en el Parque Oro, Michoacán, Puerto Vallarta, colocándome con mi esfuerzo como uno de los elegidos de mi maestro Pablo Romero.

Para ese entonces comenzó una oportunidad de mandar a varios elementos a México (capital), mandaron a otros luchadores pero a mi me alcanzaron a debutar en la Coliseo de Guadalajara, y ahí comencé a subir y escalar luchas de las primeras a las estelares inclusive llegue a ser campeón de peso welter y de peso medio de occidente, inclusive ya con mas peso el sami completo, en aquellos tiempos.

Con el tiempo, me contrataban para carteles de las principales arenas de occidente, ya que por que muy fuertes que fueren los rivales siempre me las arregle para contrarrestar su peso y su técnica inclusive ya me llamaban por el mote de del Gallo de Oro.

Anima- ¿Y la como fue su llegada a la Capital?

Septiembre Negro- Ya en la capital, el nombre de Vick Amezcua ya sonaba fuerte y cuando llegué aquí, tuve que demostrar todo lo aprendido en el gimnasio y lo hice con buenos resultados, no siempre llevándome la victoria, pero siempre dejando un grato sabor de boca junto a Carlos Romero por ejemplo.

Mi máxima lucha, en lo personal fue haber vencido en mi primer encuentro al Gladiador. Y la verdad… No podía quejarme, tenía buen cartel, giras por toda la República, inclusive luchaba en centro América y eso hacia que recibiera buenos comentarios por mi trabajo, pero aun deseaba más, deseaba ser estelar y ganar más dinero pues mis hijos ya comenzaban sus estudios.

Anima- ¿Cuando llega la mítica máscara de Septiembre Negro a sus manos?

Septiembre Negro- consideré que mi carrera debía de cambiar y con el tiempo quise enmascararme. Regresé a Guadalajara y solicité los permisos necesarios para conseguirlo en eso me tarde casi un año, pero me sirvió para prepárame mas y acondicionar mas físico.

En 1972, y por fin veía la máscara que cambiaria mi vida por completo, Ray Plata me sugirió el nombre de Septiembre Negro, por los recientes sucesos en las Olimpiadas de Múnich, así que jalaría por lo menos la atención de los aficionados. Desde mi debut, comencé a destacar entre varios elementos. Conseguí oportunidades por campeonatos y luchas de apuesta, como al desenmascarar a Masked Marvel junto con América Salvaje y resultaba a ser un elemento a vencer y temer.

Posteriormente, me convertí en elemento independiente y formé parte de Lucha Libre Internacional, bajo el mando del Señor Flores. Haciendo dupla con los elementos de mayor peso y rudeza como mi gran amigo, (Q.E.P.D.) Dr. Wagner Sr.

Diez años después nos veríamos apostando la máscara después de un torneo suicida en el que nos había tocado llegar a la final y no me arrepiento el que así haya sido, pues mi máscara quedo en muy buenas manos. Ya con el paso de los años, paulatinamente me retire poco a poco de la lucha libre, luchando más al final en Guadalajara, según recuerdo, mi última lucha como Septiembre Negro-Vick Amezcua fue contra el Rayo de Jalisco.
Aunque después me entro el gusanito de luchar de nuevo y luche esporádicamente, en arenas chicas como Odio, por espacio de cuatro años, la vida comienza a cobrarte la factura, las lesiones ya no me permitían hacer muchas cosas.

Anima- ¿Algo mas que quiera agregar, Don Vick?

Septiembre Negro- Hoy en día, creo que a los jóvenes les falta mucho amor a este deporte y sobre todo, mucha humildad. Es triste ver como descuidan el trabajo de gimnasio y llegan a las arenas como si llegarán a un lugar que no merece respeto. El Público merece respeto aquí y en donde sea, pues deben de recordar que la gente es la que hace al ídolo y que cuando se cansen de actitudes negativas, fácilmente los van a olvidar. La Lucha Libre es un deporte que a mi en lo personal me ha dado demasiado e incluso muy gratos recuerdos y si me duele que no se le respete. Estoy consiente de que los tiempos cambian y todo se actualiza, hoy dominan los vuelos y todo eso, pero jamás olviden que será el gimnasio y la lucha clásica, la base que los hará mantenerse siempre vigentes.

por EL ÁNIMA DE COYOACÁN

2 comentarios:

  1. Excelente entrevista, no recuerdo haber visto luchar a Septiembre Negro pero si leer reseñas de sus luchas, mi respeto y admiracion para el señor Amezcua!

    ResponderEliminar
  2. UN EXCELENTE AMIGO LO CONOCI EN ACAPULCO
    CON MIS AMIGOS DE FACULTAD DE MEDICINA
    QUE DESCANSE EN PAZ DIONDE QUIERA QUE SE ENCUENTRE

    ResponderEliminar

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS