jueves, 16 de febrero de 2012

Entre magia, color y realidad Lucha Libre, historia del deporte espectáculo









Con 79 años de existencia, el arte de El Pancracio se ha convertido en uno de los fenómenos más aclamados en México

La lucha libre en México está a punto de cumplir 79 años de existencia. La historia de este deporte arrancó como muchos capítulos en la humanidad, con esfuerzo, sangre, sudor y lágrimas de unos gladiadores que buscaron trascender, pero debido a que unos promotores en el extranjero quisieron bloquear sus trayectorias, Salvador Lutteroth con ayuda de otros empresarios mexicanos decidió traer el arte de El Pancracio a México para no dejar morir esta nueva propuesta de competencia que hoy es toda una tradición en este país.

Todo comenzó cuando El Charro Aguayo y Jackie Joe, dos de los primeros gladiadores mexicanos, radicados en Estados Unidos, fueron golpeados por los aficio¬nados en las arenas de Arizona, Albu¬querque y Nuevo México, sólo porque vencían con facilidad a los ídolos locales.

Solo basta recordar el 2 de septiembre de 1933 en Huling, Texas, el mexicano Jackie Joe venció en tres caídas al local Tony Hawks. Este resultado no fue bien visto por la mayoría de la afición y antes de que el réferi decretara al triunfador, la gente comenzó a subir al cuadri¬látero en busca de Joe, al ver esto la poca gente que apoyaba al mexicano, decidió defenderlo, desatándose una pelea campal que estuvo a punto de causar una tragedia. De no ser por¬que una persona de seguridad cor¬tó la energía eléctrica del inmueble, la multitud hubiera acabado con los actores de esa función.

Lo único que se llevó de recuer¬do el luchador fue una cortada en el lado derecho de la encía a causa de un puntapié que alguien le dio durante la pelea.

A raíz de este incidente los luchadores mexicanos Jackie Joe y Charro Aguayo fueron suspendidos de manera indefinida de la lucha nor¬teamericana. Joe fue desconocido y despojado del campeonato mundial ligero medio de esa organización que se le otorgó al ruso, Bill Romanoff .

En otra ocasión, El Charro Agua¬yo fue amenazado por un promotor, quien con pistola en mano le decía que se bajara del cuadrilátero porque le iba ganando a su luchador, situa¬ción que provocó que la función no llegara a su fin.

Al otro día sólo el columnista del periódico El Continental de Texas fue el único que su editorial se animó a tocar el tema y dijo: “Que la gente en la arena se volvió loca y en un acto de discriminación decidió acabar con el luchador mexicano porque ninguno de los gladiadores locales lo podían vencer y en lugar de que la comisión tomara cartas en el asunto prefirió suspender a los mexicanos”.

Al ver que se cometían estas injusticias. Salvador Lutheroth Gon¬zález se reunió con los empresarios Francisco Ahumada y Miguel Corona, preparador de luchadores mexica¬nos en Estados Unidos, para prepa¬rar una estrategia que sirviera para que el llamado deporte espectáculo se pudiera traer a México.

Así que el 21 de septiembre de 1933, en la Arena México que se ubicaba en Doctor Río de la Loza número 94, se llevó a cabo la primera función. El cartel tenía en la lucha estelar a Jac¬kie Joe ante el estadunidense Bobby Sampson. Siendo el mexicano el ganador, en la semifinal estuvieron el chino Leong Tin kit Achiu, quien venció y noqueó al irlandés Ciclón Mackey.

Luego de aquella función el arte del catch se expandió poco a poco en la capital del país y en el interior de la República y al ver la aceptación, Corona rompe la sociedad con Luteroth y comienza programar funciones en el teatro Iris, donde comenzaron a aparecer los primeros gladiadores con máscara, sin embargo, el que más revuelo que provocó en esa época fue La Maravilla Enmascarada que estuvo en la Arena México y en 1935, aunque luego desapareció, después de algunas presentaciones.

En ese mismo año, apareció un nuevo encapuchado llamado el Enmascarado Rojo, quien el 2 de mayo apostó si incógnita ante el campeonato completo que poseía Jim Lodos, perdiendo el hombre de la tapa, que dijo llamarse Joe Cox, de origen texano, quien después alegó que no fue una lucha máscara contra máscara sino máscara contra campeonato y se fue un tiempo a Estados Unidos y regresó encapuchado.

Ese día la batalla terminó mal, pues la gente al ver el rostro del luchador vio con sorpresa que no cubría alguna deformación como lo decían en esa época para darle publicidad al combate.

Un año y medio más tarde, la empresa de Luteroth se llevó sus funciones a la Arena Nacional, en lo que se realizaba la reestructuración de la Arena México y para celebrar contrataron de nueva cuenta a la Maravilla Enmascarada, quien recibió retos de inmediato por parte de los gladiadores estadunidenses, Heard, Gorman y Barrer, a quienes rechazó por decir que eran inferiores y para demostrarlos los enfrentó y a los tres les ganó, así que aceptó el reto de un nuevo personaje llamado Ben Ali, que era de origen Sirio.

En 1937 se levó acabo la batalla y el asiático se llevó el triunfo en tres caídas, la gente quiso acercarse para saber quien era el encapuchado, quien al descubrirse tenía una vendas alrededor de la cara, por lo que nos aseguraron que era Bobby Sampson, otros dijeron que era Ciclón Mackey, la verdad es que nunca se supo y ese fue el primer misterio en ese deporte.

LOS PRIMEROS MEXICANOS

En 1938, gladiadores como Firpo Segura, Octavio Gaona, pero Sobre todo, Carlos Tarzán López fueron los que hacían que la gente se emocionara en las arenas.

La primera gran proeza fue cuando Gaona salió campeón nacional de peso medio al vencer a Black Guzmán, Bobby Arreola, Charro Aguayo, Chimuelo Campos, Ray Ryan y Gardenia Davis, quienes eran los gladiadores estelares y en la final de la eliminatoria venció a Firpo Segura.

Sin embargo, en una nueva eliminatoria, quedaron a definir el finlandés Gus Kallio, gran favorito para ganar el título, pero en la semifinal cayó ante Tarzán López, quien enfrentó en la final a Gaona y cuando el público, pensaba en que se convertiría en doble campeón, López se convirtió en el primer campeón mundial medio y duró con el cetro hasta 1947. Así se dieron los primeros años del arte del Pancracio.

LA CONSOLIDACIÓN

La década de los cuarenta para la lucha libre significó el despegue en forma de este deporte en México y el despunte de varios gladiadores, que en los primeros siete años estaban en proceso de formación.

Las primeras grandes estrellas de El Pancracio que se robaron los aplausos en los siguientes diez años fueron Carlos Tarzán López, Firpo Segura, El Murciélago Velásquez y Octavio Gaona, quienes se adueñaron de de los turnos estelares, gracias a sus grandes actuaciones y a las batallas de apuesta.

La primera gran campanada la dio Gaona, quien en 1940 le arrebató la tapa al Murciélago Velásquez, primer gladiador mexicano enmascarado, en una batalla a dos de tres caídas.

Un año más tarde, El Enmascarado Rojo y Bobby Segura tuvieron un duelo de apuesta en el que el luchador texano perdió la cabellera, sin embargo, la en gran batalla entre estos dos gladiadores, Segura fue indultado y en una revancha obligada en enero de 1942, Segura volvió a caer y esta vez sí fue rapado para ser el primer luchador en perder la melena en un cuadrilátero.

El encapuchado norteamericano volvió a tener un compromiso de apuesta y antes de que ese año culminara, gano la cabellera del Puma Valderrama.

Sin embargo, sus días con su incógnita estaban contados, ya que en 1943 quiso acumular su tercer cuero cabelludo en sus vitrinas, pero en esta ocasión Firpo Segura acabó con la racha de su rival y en esta ocasión no hubo poder humano que impidiera que lo destaparan.

Segura continúo con su carrera en ascenso y en 1946, obtuvo otra máscara en su trayectoria, cuando logró destapar a Gray Shadow, quien dijo llamarse Daniel Aldana y que fue conocido como El Desarmador del Ring por su descomunal fuerza en el encordado.

Cuando parecía que la historia de la lucha sólo la compartían Black Guzmán, Segura, Gaona y sobre todo el Tarzán, quien durante siete años defendió su título mundial medio ante Don Hill, Billy Goelz, Tuffy Trofell, Gorila Ramos, Black Guzmán, Jack Bonfield y sobre dos novatos como Salvador Gori Guerrero y un enmascarado llamado El Santo, que daba a penas sus primeras campanadas, aparecieron personajes como Rodolfo Cavernario Galindo, Santo, Black Shadow, Gori Guerrero, Rito Romero, Dientes Hernández, Bobby Bonales, Raúl Romero, Blue Demon, El Médico Asesino, El Espectro, Gardenia Davis, Lalo el Exótico, El Charro Aguayo y Emilio Charles, hombres que comenzaron a ganarse su lugar y hacer a un lado a los primeros gladiadores.

LA ARENA COLISEO

En esa época los empresarios deseaban presentar el llamado deporte de los costalazos tanto en la capital como en los estados del país, por lo que estos gladiadores luchaban tres o cuatro veces diarias por tanta demanda, así que

Salvador Lutteroth hizo todo por tener un nuevo espacio para este espectáculo.

En ese tiempo, Lutteroth se ganó 40 mil pesos en un sorteo de la lotería y con eso mandó construir la Arena Coliseo, en el barrio de la Lagunilla. El recinto fue inaugurado el 2 de abril de 1943 con una capacidad para cinco mil aficionados.

Mientras en la México se probaba la capacidad y el carisma de los gladiadores, el embudo coliseíno se convirtió en la prueba de fuego de aceptación del público.

En el cartel inaugural Tarzan López fue destronado por el Santo, en dos caídas al hilo, mientras Black Guzmán derrotó a Bobby Arreola, mientras el Cow Boy cayó ante Jack O´Brien.

NACEN DOS LEYENDAS

El 26 de julio de 1942, apareció por primera vez Santo, El Enmascarado de Plata. En su debut derrotó en la Arena México al Lobo Negro en dos caídas, debido al plateado fue descalificado por exceso de rudeza, ante un gladiador que era temido por su violencia.

Un año más tarde, le ganó la cabellera a Bobby Bonales y venció por el campeonato mundial medio al Murciélago Velásquez, en lo que fue una revancha, personal, pues Velásquez no lo dejó tomar el nombre del Murciélago

segundo y al derrotarlo se cobró esa cuenta pendiente que tenía y lo hizo en el centro del ring y no en los tribunales como lo quería su rival.

El otro gran monstruo que nació en los cuarenta fue Blue Demon, quien fue descubierto por un luchador norteño llamado Rolando Vera, quien le sugirió que portara una máscara de piel en color azul sin diseño alguno y adoptara el nombre que a la postre lo volvería legendario.

Empezó su carrera dentro de la lucha libre en Laredo, Texas con los sobrenombres de El Tosco y El Manotas, su primera pelea fue sin el uso de máscara junto a Chema López el 12 de marzo de 1948. Posteriormente modificó el diseño de su máscara original, conservando el color azul pero agregando un antifaz plateado tomando como base el diseño de la máscara del luchador El Médico Asesino. Así que en septiembre de 1948 debuta en la Ciudad de México enfrentándose a Benny Arcilla y llevándose el triunfo.

LOS CAMPEONES

El campeonato mundial pluma (hoy inexistente), en la década de los cuarenta lo obtuvo Luis Robles, pero el cetro quedó vacante en esa misma década por la muerte del gladiador.

En lo que se refiere al campeonato ligero, tuvo nueve dueños. El primero fue Jack O´Brien, pero cayó ante el Dientes Hernández, después fue Bobby Bonales, José Silva, Adolfo Bonales, Raúl Romero, Emilio Charles y Black Shadow, quien fue el último campeón de la cuarta década del siglo y que renunciaría a él en los cincuenta.

El cetro de Peso Medio tuvo únicamente cinco dueños. Black Guzmán, Firpo Segura, quien fue despojado en 1943 ante Santo el Enmascarado de Plata, después fue el Murciélago Velásquez y por último el Tarzán López, que lo ostentó por casi siete años.

El grupo de campeones en peso semicompleto fueron más selectos, ya que sólo tuvo a cuatro hombres que se adjudicaron el título. El primero fue Black Guzmán, quien llego a ser doble campeón, después el Gorila Ramos, pero a partir de 1948, El Cavernario Galindo y Enrique Llanes fueron los amos y señores de ese cinturón y por él surgió una gran rivalidad entre ellos.

En los más pesados, Firpo Segura fue el que más brillo le dio al cetro hasta que Steve Morgan, Daniel Aldana y Ray Durán le hicieron sombra y lograron gozar por unos años ser los mejores de la división. Así con estos nuevos gladiadores se vivió la primera década completa de la lucha libre mexicana.

NUEVA CAMADA

Los años cincuenta fueron clave en la historia del deporte de los costalazos. En ese tiempo comenzó a surgir una camada de gladiadores que fueron grandes referentes y en la actualidad íconos que son recordados como pilares de los encordados.

A finales de 1950, la prensa especializada empezó a hablar de dos enmascarados que ya tenían ocho años como profesionales y que iniciaron una gran rivalidad.

El primero de ellos era Black Shadow, que por su agilidad, acrobacia y velocidad en el entarimado fue llamado el Hombre de Goma y a quien se le considera el precursor de la lucha área, para muestra solo basta recordar la ejecución de sus topes y sus tijeras las cuales no tenían defensa por lo rápido que las hacía.

El otro era Santo, El Enmascarado de Plata, un rudo que era consentido de la afición, temido por sus rivales y que en la actualidad es considerado el más popular y representativo de la lucha libre y de la cultura mexicana.

En 1951 no se hablaba de otra cosa que no fuera de la rivalidad de estos dos gladiadores, quienes el 7 de noviembre del 52 decidieron terminar con una batalla máscara contra máscara, la cual ocasionó un lleno en la Arena Coliseo y en la que El Santo dio a conocer al público el rostro de Alejandro Cruz.

En ese mismo año, Joselito Rodríguez, director de cine, creó el personaje de Huracán Ramírez, quien fue interpretado en la pantalla por Juanito Rodríguez, quien era hijo del director y después por varios luchadores como Fernando Osés, Eduardo Bonada, Jean Safont, Rogelio de la Pez y Enrique Llanes hasta que en 1953 Daniel García tomó el personaje y lo hizo famoso, por lo que en 1956 apostó la tapa ante el primer Scorpio, quien dijo llamarse Roberto Grimaldo.

En mayo de 1953 en el Auditorio Monterrey (actualmente Monumental de Monterrey), Rolando Vera salvó su cabellera en un duelo done la Hiena Roja se quedó sin su capucha, luchando después sólo como Félix Martino.

En la ciudad de México, Blue Demon comenzó una rivalidad con Santo, por haber destapado a su pareja luchística (Black Shadow) y lo reta por el campeonato Mundial Walter el 24 de septiembre de 1953 y propina una de las máximas humillaciones al ídolo de plata al ganarle en dos caídas al hilo y despojarlo del cetro.

Todavía en la Arena Coliseo, El Santo se apuntó su segunda máscara en la década, cuando venció el 3 de diciembre de 1955 al gladiador estadunidense, Halcón Negro (Manuel Quintana). Esta victoria fue muy valiosa para el luchador mexicano, pues su rival lo derrotó en varias ocasiones y aquella noche se repuso de perder la primera caída para alzarse con el triunfo.

NUEVO INMUEBLE

El 7 de octubre de 1954 se despidió la antigua ARENA MEXICO. Iniciándose casi inmediatamente las construcciones para dar vida a un local mas grande, el cual estaría asentado sobre una superficie de 12, 500 mts. y cuya capacidad sería de 17, 678 personas. Bajo la inspección del Departamento del Distrito Federal, el 27 de abril de 1956 se declaró inaugurada la NUEVA ARENA MEXICO por el profesor: Antonio Estopier, Presidente de la Confederación Deportiva Mexicana y Director Nacional de Educación Física.

En esa función intervinieron entre otros: Santo, Médico Asesino, Rolando Vera, Blue Demon, Gladiador, Bobby Bonales y Gorilita Flores, entre otros.

Una de las primeras batallas estelares del nuevo inmueble del Pancracio se dio el 21 de septiembre de 1956, en la función que celebraba el 23 aniversario de la lucha libre, en la que se tuvieron que disputar cuatro caídas, porque el réferi no le dio el triunfo al plateado, pero con un castigo al brazo Luis Ramírez dejó su capucha en el cuadrilátero y el Santo comenzaba a ser el ídolo del pueblo.

Esta década fue agridulce para el Cavernario Galindo, un luchador muy temible en la historia de El Pancracio.

En 1956 en la Catedral de la lucha, el Cavernario cayó en tres caídas con un luchador que estaba en plena consagración como era Karloff Lagarde, sin embargo, tres años más tarde, el gladiador que también se volvió famoso por deshacer una víbora con los dientes, venció al Torbellino Blanco en el 26 aniversario de la lucha, que en ese entonces no tenía función de aniversario.

LUCHA FEMENIL

Aunque desde 1947, hubo un intento porque las damas aparecieran en cuadriláteros, cuando Luterotth presentó un relevo sencillo en la arena Coliseo donde aparecieron Mildred Burke y Mae Young para enfrentar a Susan Paul y Betty Garvey, pero esa batalla paso sin pena ni gloria, fue en 1955 cuando en el norte del país surgieron las primera luchadoras. Así que en ese año, la Dama Enmascarada, Irma González, la Venus del Ring y Chabela Romero disputaron un torneo relámpago que ganó la encapuchada y aunque en un principio iba a ser nacional, no fue reconocido por cuestiones machistas del regente capitalino, Ernesto Urunchurtu, quien prohibió que hubiera batallas de feminas.

OTROS GLADIADORES

En la segunda mitad de esa década, surgieron gladiadores que empezaba a colocarse en los planos principales como El Nazi, quien fue creador de la Swastica.

Otro fue Carlos Lucio Lagarde, mejor conocido como Karlof Lagarde, quien formaría en los setenta una tercia de miedo con René Guajardo y Ray Mendoza.

El Copetes Guajardo, fue un poderoso Peso Medio natural, y tuvo los títulos Nacional de Peso Medio, Mundial Medio de la NWA, además fue Campeón Nacional de Parejas, con Karloff Lagarde. Ray Mendoza o el gran Jefe Dedos Chuecos, quien fue un gran protagonista a finales de la década

Además, ya había dos grandes ídolos que estaba por surgir y en los dos últimos años de los cincuenta ya hacían sus pininos. El primero, El Rayo de Jalisco que luego de probar con varios apodos tomó el del gladiador jalisciense en marzo de 1958.

En 1960 el Dr. Wagner comenzó su entrenamiento y se preparaba para parecer en la escena luchística. Así terminó una década que ya tuvo muchas emociones en el cuadrilátero.

LOS PRIMEROS VUELOS

En los sesenta la lucha libre cambió de ritmo. A pesar de que los combates seguían siendo a ras de lona tanto los gladiadores consagrados como los jóvenes que estaban debutaban entendieron que además de los topes y llaves deberían hacer lances e innovaciones y fue así como se dieron batallas sangrientas y emocionantes para el público que quedaron escritas en los anales de El Pancracio.

El primer personaje que le dio colorido con su personalidad y su carisma en el cuadrilátero fue Dr. Wagner, quien debutó en 1961 y ante el inminente retiro del Médico Asesino, los promotores quisieron que el galeno fuera el que tomara su lugar y aunque en un principio fue opacado por la velocidad de Ciclón Veloz y la elasticidad de Huracán Ramírez pronto se ganó un lugar en provincia y al hacer una pareja con El Ángel Blanco, el réferi el Güero Rangel los recomendó con Salvador Luteroth y en 1966 debutaron en la Arena México venciendo a Rubén Juárez y a Alfonso El Tanque Dantes.

En 1968 se convirtió en campeón de parejas del occidente a lado del Enfermero y dos años más tarde cerró la década conformando una de las primeras tercias al lado del Ángel Blanco y El Solitario, llamada la Ola Blanca.

La sexta década del siglo XX significo para El Santo la consagración en su trayectoria. El 25 de octubre de 1963, de nueva cuenta el Plateado tenía un compromiso máscara contra máscara contra el Espanto I, hombre que le aventajaba en elasticidad y peso, pero luego de tres caídas, el personaje de la capucha plateada se llevó la batalla, con una llave De a Caballo, en lo que fue considerado el combate más sangriento hasta ese momento y dando a conocer el rostro de José Vázquez Cisneros.

El Enmascarado de Plata siguió cosechando triunfos en batallas de apuesta y en menos de dos años dejó si cabellera a René Copetes Guardado y a Benny Galant, aunque sufrió dolorosas derrotas ante el Ángel Blanco, El Rayo de Jalisco (por el campeonato de peso medio) y ante un joven que realizaba sus primeras luchas llamado El Solitario.

LAS APUESTAS

Para el 12 de junio de 1964, otro golpe muy fuerte se llevó la familia Espanto, pues en esa fecha El menor de la dinastía perdió la capucha ante el Huracán Ramírez, siendo Miguel Vázquez el nombre del gladiador.

Cuatro años más tarde, El Príncipe de Seda volvió a tener una lucha por las tapas y fue el 26 de abril de 1968 que derrotó al Enfermero (Tony Camargo), haciendo algo que nadie había hecho: Safarse del castigo a las piernas que realizaba el enmascarado Blanco, quien esa misma década había dejado sin tapa al Fantasma de la Quebrada y a Black Gordman.

Luego de haber perdido con El Santo, José Vázquez tuvo una lucha de máscara contra cabellera, contra Pantera Blanca a quien le quitó la incógnita sin piedad.

El Ángel Blanco fue otro de los luchadores que empezó a despuntar en los sesenta y tuvo una prueba de fuego en su carrera, al tener enfrente a El Ángel Exterminador, que había venido de España a buscar su consagración y luego de quitarle la cabellera a Black Shadow se sintió con las agallas de retar al celestial blanco, pero con unos castigos a los brazos en la segunda caída y una rana, creación de Emilio Charles, le sirvieron al Ängel Blanco para que su rival enseñara el rostro de Francisco Pino, un hombre de nacionalidad española.

Nuevas rivalidades comenzaron a surgir, cuando El Espanto I no se dejó impresionar por el físico atlético del jamaicano Borrel Dixon y en una lucha denominada, la oveja descarriada contra el predicador, el mexicano dejó sin cuero cabelludo a “El gigante de ébano”.

El 30 de julio de 1965, Ray Mendoza y Karloff Lagarde decidieron terminar su rivalidad con un lucha de apuesta en la que el gran Jefe Dedos Chuecos, ven ció entre caídas al Rebelde del ring y cuando festejaba su victoria, René Guajardo, second y pareja de Lagarde retó a Mendoza por las cabelleras.

Esa batalla se llevó acabo el 30 de agosto, siendo el Rey Moro el que logró vengar a su compañero quedándose con la melena del precursor de la dinastía imperial.

En diciembre de ese año, Lagarde expuso de nueva cuenta sus cabellos, ahora frente al Cavernario Galindo y en una batalla polémica, en la cual el rudo se safó antes de la tercera palmada del réferi Eddie Palau, pero el luchador fue rapado, ante el disgusto del público que pedía el indulto del luchador y al no ser complacidos se armó una bronca monumental en la Arena México.

Para el 2 de septiembre de 1966, Karloff Lagarde, inspirado por la victoria ante Galindo reto a un gladiador recién llegado llamado Jerry London, pero en esta ocasión el foráneo superó al oriundo de Pachuca y se quedó con su cabellera.

Entonces, 28 días después, Guajardo quiso volver a vengar a su compañero, pero en esta vez, el inglés también lo venció, pero inexplicablemente regresó a su país.

Los dos últimos años de la década, se pintaron de negro. Ya que entre 1968 y 69, Black Shadow tomó su segundo aire y tuvo tres luchas de apuesta en las que salió airoso. La primera fue contra Dorrel Dixon, quien con una quebradora de espalda perdió la batalla. Después venció a Karloff Lagarde en una batalla de maestro, donde el llamado Padre de la lucha área salio con la mejor parte y la última hizo pareja con Ray Mendoza e hicieron que dos jóvenes de ese tiempo como eran Renato Torres y el Vikingo se quedaran pelones.

En la última batalla importante de esos diez años fue entre Ray Mendoza y el argentino Coloso Colosetti, quien perdió el campeonato semicompleto de la NWA con el también llamado Potro de Oro y ocho días después en lucha de apuesta perdió el sudamericano en dos caídas al hilo.

SURGEN DOS ÍDOLOS

Mil Mascaras, quien es oriundo de San Luis Potosí, debuto en Abril de 1965 en Guadalajara, Jalisco, sin mascara y tres meses después, ya lo haría como Mil Mascaras al lado de Black Shadow derrotando a Rene Guajardo y Karloff Lagarde el 16 de Julio de 1965 en la Arena México.

Un año más tarde, Aníbal debutó en la Arena México al lado de Mil Máscaras y Black Shadow, pero estos dos gladiadores darían de que hablar en los años setenta, tanto individualmente como en pareja

BATALLAS SANGRIENTAS

En los años setenta regresaron a la lucha libre las batallas secas, sangrientas y a ras de lona, en las que sus protagonistas además del triunfo buscaban mostrar su supremacía en el ring con el fin de destrozar a sus rivales.

También en esta época fue cuando este deporte se le dio un gran auge en los Estados de la República y la afición comenzó a abarrotar las arenas en todo el país.

La muestra de este fenómeno la dieron el Espectro II y Blue Demon, quienes decidieron el 3 de diciembre de 1971 acabar su rivalidad en una lucha por las tapas, donde también ambos gladiadores buscaron terminar cos su carreras, al final el demonio azul con un pulpo salió con la mano en alto, pero tuvo varios golpes que tardaron mucho tiempo en sanar, mientras que el Espectro (Gerardo Tapia), meses después de esa batalla se retiró.

Un año más tarde, se dio tal vez, la lucha más atractiva de la época, cuando El Ángel Blanco y El Solitario, quienes había sido una pareja muy peligrosa seis años antes, al cambiar el príncipe de oro al bando rudo llegaron a la batalla por la incógnita, saliendo el Solitario con la victoria y el Ángel dio a conocer el rostro de José Ángel Vargas, el 8 de diciembre de 1972.

Tres años después, los combates de parejas entraron en boga y de inmediato llegaron las luchas de compromiso y fue Doctor Wagner a lado del Halcón, quienes derrotaron a los despiadados Gemelos Diablos que resultaron ser José y Alfredo Sánchez.

En ese mismo 1975, Aníbal enfrentó a uno de los luchadores más técnicos en ese momento que era, El Marquez, quien perdió la batalla, gracias a que el réferi no se dio cuenta que rompió el contacto con la lona, antes de la tercera palmada, siendo una de las primeras grandes injusticias en el Arte de El Pancracio.

En ese mismo año, se dio el surgimiento de la Dinastía Imperial, pues todavía Ray Mendoza, estaba en activo y sus dos hijos mayores Villano I y II ya estaban en el cuadrilátero y de inmediato salieron airosos en una lucha de máscaras ante Scorpio (Rafael Núñez y El Condor (Rubén Pérez).

En enero de 1976, apareció uno de los grandes monstruos de este deporte, pero lo hizo con una derrota. Esa noche en la Arena Coliseo de Guadalajara, El Satánico cayó en tres caídas ante el veterano El Vengador y así fue como Daniel López empezaría su trayectoria en el ring.

Otro de los personajes que comenzó hacerse camino al andar en el cuadrilátero fue Fishman, quien enfrentó al Faraón, en un pique que terminó el 23 de abril de 1976, cuando el veneno verde destapó a su rival y dando a conocer a José Luis Barajas.

En ese mismo año, El Solitario y Mano Negra arriesgaron sus identidades ante El Audaz y Demonio Blanco respectivamente, pero en dos encarnizadas batallas, El Soli, quien también destapó un año antes al Cardenal y el hombre del guante negro salieron adelante de sus compromisos.

En 1977 hubo dos acontecimientos grandes, Mil Máscaras expuso por primera vez su tapa ante El Halcón y luego de un encarnizado combate el Mil salió con el triunfo.

El segundo acontecimiento fue un triangular de máscaras, en el que estuvieron involucrados Sangre Chicana, Fishman y El Cobarde, donde dos de los tres gladiadores darían a conocer su rostro. En el primer match quedaron el hombre pez ante Chicana y éste último perdió y allí surgió Andrés Richardson y ocho días más tarde el veneno verde derrotó al Cobarde, quien dijo Llamarse Daniel Delgado.

El 3 de septiembre de 1978, El Santo acabó con la incógnita de Bobby Lee (Carlos Alvarado), quien con el coraje de la derrota 20 días después retó al plateado máscara contra cabellera y lo insólito fue que en la tercera caída, fue que Lee ya había rendido al Santo con un castigo a los brazos, pero como no soltó a su rival cuando se lo indicó el réferi fue descalificado y el Enmascarado de Plata conservó su tapa.

A finales de la década, Dos Caras, Aníbal, Villano III, Kun Fu, Ultraman, Kato Kung Lee, Estrella Blanca, Black Man y Blue Panther ya comenzaban a dar las primeras campanadas de su carrera que sería más fructífera en los ochenta.

LAS CABELLERAS

En Lo que se refiere a los combates de apuesta entre gladiadores sin tapa, también fue muy emocionante, pues los novatos enfrentaron a los consagrados en busca de ir por los primeros planos.

El primero fue entre el japonés Gran Hamada y Karloff Lagarde, donde el nipón se llevó el triunfo y El Rey Moro fue rapado en los vestidores. En 1976 se dio la lucha entre uno de los gladiadores más técnicos de la baraja y uno de los más rudos. Donde Ringo Mendoza venció al llamado Can de Nochistlán. En ese mismo año el can cayo otra vez su cabellera, ahora ante El Faraón.

En ese mismo año, Cachorro Mendoza, hermano de Ringo, venció a Karloff Lagarde y en esa misma función Ringo Mendoza y El Faraón se convirtieron en los dos únicos luchadores en rapar dos veces al Perro Aguayo, sólo que esta vez en duelo de parejas con Joe Polardy.

A finales de esa época, los luchadores de la “nueva ola” como El Signo, El Faraón, El Negro Navarro, El Perro Aguayo y Sangre Chicana, demostraron que era el momento que René Guajardo, Alfonso Dantes, Tony Salazar, El Halcón Ortiz y Scorpio tenían que preparar su retiro en la siguiente década.

REGRESAN A LA TV

La lucha libre en la década de los ochenta marcó un boom a nivel nacional, porque este deporte regresó a la televisión, luego que unos lustros antes ya hubo un intento porque el Arte de El Pancracio se volviera de índole familiar y así acabar con el estigma de disciplina violenta.

En esta octava década del siglo XX, surgió la primera generación de juniors en la lucha libre y varios de ellos con la responsabilidad de emular lo hecho por sus padres en los cincuenta años de vida que tenía hasta ese momento el arte de catch y a la vez fue la despedida la era que marcó el adiós de otros tantos.

El domingo 22 de Agosto 1982, El Santo arriesgó por última vez su incognita en una ruleta de la muerte en parejas a lado del Solitario, en la que salieron airosos y lo que se quedaron sin máscara fueron Enfermero II y Flama Azul a manos de los Brazos.

Un mes más tarde a causa de salud, el Santo se despidió de las Arenas con una batalla en relevos atómicos donde Gori Guerrero, Huracán Ramírez y Solitario fueron sus compañeros y El Signo, El Negro Navarro, El Texano (Los Misioneros de la Muerte) y El Perro Aguayo fueron descalificados por exceso de violencia. El Santo dejaría de existir el 5 de febrero de 1984, cuando realizaba una función en el Teatro Blanquita.

Dr. Wagner padre, todavía con mucha fuerza, fue capaz de vencer a su compañero esa noche, Septiembre Negro, luego de que fueron los perdedores de un pentagonal de máscaras en el Palacio de los Deportes.

En ese mismo año, en un hecho insólito, Manuel Robres y su hijo Pánico pierden máscara y cabellera, respectivamente ante El Faisán y Franco Colombo, hoy curiosamente Colombo y Pánico son parte del departamento de programación del CMLL.

A mediados de los ochenta, tres gladiadores fueron protagonistas esenciales en las batalla de apuesta. El primero fue El Rayo de Jalisco Jr, quien el 9 de mayo de 1983, en un cuadrangular de la muerte donde intervinieron El Hombre Bala, Masacre, El Egipcio y El tapatío, perdiendo la tapa el personaje de medio oriente, dando a conocer a José Luis Hernández.

Su segunda batalla donde arriesgo la incógnita fue el 24 de abril de 1984, cuando Súper Halcón quien durante un mes seguido venció al Rayo, esa noche se vio lento ante su rival y el encapuchado dejó de existir y Danny Ortiz continúo su camino en los encordados sin pena ni gloria.

La tercera fue el 21 de septiembre de 1990 ante Cien Caras, que un par de años ya había destapado a Siglo XX, en lo que se recuerda como la noche del guitarrazo, porque el rudo recibió a su ex compadre Rayo Jr con un golpe en la cabeza con una guitarra del mariachi que acompañaba al ídolo tapatío. Esa noche, el hijo de Max Linares se impuso en uno de los llenos más impresionantes en la historia de la lucha y se vio por primera vez el rostro de Carmelo Reyes.

EL CONTINUADOR

El otro gran ganador de la década fue El Hijo del Santo. El Plateado junior comenzó a escribir su propia historia. El 28 de julio de 1985, con sólo tres años como profesional, El Hijo del Santo dejó sin tapa a Aristóteles, quien era un gladiador muy experimentado.

Un año después, el 31 de agosto, el continuador de la Leyenda de Plata tuvo enfrente una de las pruebas más fuertes, pues el Espanto Jr, retó al enmascarado de plata, como lo hiciera su antecesor y el resultado volvió a ser para la familia plateada.

Dos meses después, el 28 de noviembre, Kato Kung Lee, un gran maestro de la lucha y de las artes marciales, tuvo un pique con El Santo Jr y luego de una batalla muy sangrienta salió a la luz pública el nombre de Johnny Lazcano Smith.

La cuarta batalla fue el 13 noviembre de 1987, un gran golpe para la dinastía Wagner, pues a penas Dr Wagner padre acababa de perder la tapa con El Solitario, cuando su hijo, Silver King enfrentó en una ciclónica rivalidad por las máscaras al Hijo del Santo, perdiendo el futuro Cowvoy, dando a conocer a César González y la quinta vez que arriesgó la tapa en la década, el plateado fue el 30 de octubre de 1988, cuando destapó al Cuchillo, un hombre sumamente violento en el ring.

EL ÍDOLO DE LOS NIÑOS

El tercero es Atlantis, quien el 21 de septiembre de 1984, con un año como profesional, destapó al experimentado Talismán (Arturo Beristain). Dos años después la víctima del nuevo ídolo fue El Hombre Bala, quien era considerado el rudo del momento y que luchó en los setenta como Chamaco Ortiz. El tercero en la década fue la lucha más difícil porque no era favorito ante Kung Fu, quien acosó a Atlantis hasta convencerlo de una lucha de máscaras y fue cuando el Rey del continente perdido dio a conocer a Ray Acosta.

El GENIECILLO AZUL

Lizmark fue el ídolo que revolucionó la lucha área, todos querían ver los lances de Geniecillo Azul, pero paradójicamente nunca tuvo una lucha de apuestas significativa, pero fue uno de los pocos luchadores que tuvieron todos los cetros en su cintura.

Su primer triunfo en los ochenta fue ante Américo Rocca al ganarle el campeonato nacional medio, al Supremo el titulo mundial de la NWA, ambos en 1982. También venció al Satánico para ganar el Campeonato Nacional mexicano. En 1983, otra vez derrotó al Satánico y le arrebató el Campeonato Mundial de la NWA, un cinturón que sostuvo durante tres años consecutivos. El 3 de abril de 1984, le ganó a Cien Caras el Campeonato mundial de Peso Completo de la NWA y en los noventa logró más títulos hasta ganar en todos los pesos.

CAEN LEYEDAS

Blue Panther acabó con la incógnita de Black Man, el Avispón y Kendo, El Solitario destapó a Dr. Wagner, Anibal venció a Gran Markus, Villano III a la Flama Roja, Zandokan y a Rambo, Máscara Año 2000 a Mogur, Fishman a Rey Misterio.

Pero sobre todo, Blue Demon derrotó a dos grandes gladiadores. En una lucha de maestros, el profe manotas le quitó la tapa al Rayo de Jalisco Padre el 30 de julio de 1989, en la plaza Monumental de Monterrey y un mes más tarde, el demonio azul le ganó al Matemático, quien dijo llamarse, Rodolfo García, hermano de Huracán Ramírez.

LA GRAN BATALLA

En lo que fue la batalla más sangrienta y en la única de la historia en la que cayeron tres máscaras. Los Villanos I, IV y V vencieron a los Brazos de Oro, Plata y El Brazo en Monterrey y allí acabaron los mosqueteros del Diablo y surgieron José, Juan y Jesús Alvarado Nieves.

LAS CABELLERAS

Los grandes protagonistas en los ochenta fueron Pirata Morgan, Satánico, Sangre Chicana, Jerry Estrada, Cachorro Mendoza, Tony Salazar, El Perro Aguayo, El Faraón, El Dandy, El Monarca Cruz, El Signo, Masacre, quienes en batalla épicas entre ellos y con otros personajes luchisticas hicieron rugir las arenas durante la década de los ochenta.

SANGRE NUEVA

La llegada de los años noventa marcó el inicio de la época moderna en la lucha libre. Esta década se caracterizó por batallas que se caracterizaron porque llegaron a su fin varias trayectorias de gladiadores consagrados a manos de elementos que ya estaban escribían en las arenas su propia historia.

La primera gran batalla se dio el 3 de noviembre de 1990, cuando Fuerza Guerrera tuvo la prueba más difícil en su carrera, tuvo que enfrentar en 15 días en dos ocasiones al Gallo Tapado, quien fue su maestro, ya que al principio el emplumado retó al de la Merced por campeonato welter y éste aceptó con la condición que independientemente del resultado a la siguiente semana se jugaran las tapas y así fue, el oriundo de la Candelaria de los Patos se llevó la máscara de su rival

En ese interminable 1991, El Hijo del Santo continuó la leyenda de su padre y en esta ocasión derrotó en Monterrey a Black Shadow Jr, luego de que ambos cayeron en un relevo increíble ante Octagon y Fuerza Guerrera.

Una de las más luchas más esperadas en la década fue un triangular de la muerte entre Cien Caras, El Perro Aguayo y Konnan, donde el can y el cubano quedaron al final y Aguayo destapó al luchador técnico y así se dio a conocer a Carlos Santiago Espada, por un golpe que le dio al réferi.

Meses después, llegó la revancha, donde Konnan tuvo su desquite, dejando si cabellera al zacatecano y luego de esa batalla formarían una de las parejas más temibles en la época.

En ese mismo año, en un triangular donde intervinieron El Hijo de Santo y El Perro Aguayo, Stuka, perdió su máscara en Monterrey y dijo llamarse Joel García.

El siguiente en escena fue el Villano III, quien el 3 de noviembre de ese mismo año se enfrentó contra la adversidad, pues tuvo enfrente a Pegassus Kid, un luchador canadiense que lo superaba en tonelaje y juventud, pero no en experiencia y esta condición lo sacó a flote dando a conocer el rostro de Chris Benoit, estrella de la WWE y que se suicido el año pasado, luego de matar a su familia.

El 14 de diciembre de ese mismo año, El nuevo Huracán Ramírez, Octagón, uno de los nuevos valores, y Fuerza Guerrera disputaron un triangular de máscaras, en la que el Huracán perdió ante el artemarcialista y salió a la luz, Juan Sevilla González.

La primera campanada de la época la dio Máscara Año 2000, quien en una batalla donde no era favorito se llevó la tapa del maestro Aníbal (Carlos Ignacio Carrillo), en un triunfo que ganó, gracias a que el Dinamita con su rudeza le dio un botellazo y un faul a su rival.

Para 3 de abril de 1992, Blue Panther tuvo una rivalidad con el luchador estadunidense Love Machine, quien llegó a México como gladiador científico, pero al golpear de más al maestro lagunero, la gente se le volteó y eso le costó perder su tapa, en la Arena México, dando a conocer a Arthur Bar.

Ocho meses después, el turno de tener una lucha de apuestas fue Pierroth, quien salió del bando rudo y de inmediato tomó una rivalidad con El Supremo un hombre muy experimentado y le arrebató la máscara, cuando nadie lo esperaba.

La llegada de 1993 fue muy buena para Felino, considerado el luchador más rápido del momento, pues en menos de tres meses le quitó la tapa a su gran rival Ciclón Ramírez y casi de inmediato le quita la tapa al Justiciero, otro hombre con quien tuvo un gran pique.

Ese 1993, también marcó el fin de una rivalidad, cuando El Perro Aguayo despojó de su tapa a Máscara Año 2000 (Jesús Reyes), segundo de los Hermanos Dinamita que perdieron la incógnita.

El 1 de octubre de ese año, ante un lleno impresionante en la Arena México, Atlantis libró una de sus batallas más difíciles al ganar la máscara más cotizada del momento, la del maestro Mano Negra, (Jesús Reza Rosales).

En lo que ha sido la única batalla que ha tenido que detenerse porque el luchador no ha podido continuar porque se desengró demasiado, El Pirata Morgan cayó ante El Faraón en un duelo cabellera contra cabellera.

Para el 15 de mayo de 1994, Máscara Sagrada se topó con un luchador demasiado fuerte con enseñanza artemarcialista llamado Black Cat, quien fue superior al técnico, pero como salió lastimado del cuello, perdió la cabellera.

Blue Demon Junior tuvo una de sus batallas más difíciles en su carrera, cuando el Gran Sheik lo retó máscara contra máscara el 4 de noviembre de 1994 y para fortuna del demonio azul, logró controlar a su rival y dar a conocer su identidad.

Cuando los noventa llegaron a la mitad, Psicosis enfrentó a Ultraman 2000, a quien destapó en Tijuana y ese día se supo que el técnico se llamaba Leonardo Carrera, quien ahora lucha como Damián 666.

El camino al estrellato de Mr.Niebla comenzó en julio de 1995, cuando enfrentó y derrotó a El Súper Brazo, llamado Martín Alvarado, miembro de la dinastía de los Mosqueteros del Diablo.

Una de las duplas mejor coordinadas y espectaculares llegó a su final, cuando Volador y Misterioso decidieron jugarse las tapas 14 de julio de 1995 en el Toreo de. Tijuana, perdiendo el Volador y dando a conocer la identidad de Remo Banda, quien hoy lucha como Súper Parka.

Casi tres años de destapar al Supremo, Pierroth se anotó un triunfo muy espectacular al desenmascarar al luchador puertorriqueño El Boricua (Fidel Sierra) en la Arena México el 29 de septiembre de 1995.

En lo que fue la última lucha de ese año, Shocker tuvo su primera lucha de apuesta y fue ante el veterano Kahoz, quien en una lucha sangrienta, perdió la tapa ante el eléctrico y salió a la luz el nombre de Alberto Hernández.

NACE AAA

Antonio Peña y la representación de Televisa, acordaron crear ASISTENCIA, ASESORIA Y ADMINISTRACION, nació Triple AAA. El viernes 15 de mayo de 1993 en el Auditorio Beníto Juárez del puerto de Veracruz. En la lucha estelar estuvieron Máscara Sagrada, Perro Aguayo y El Fantasma contra Los Hermanos Dinamita. En la semifinal estaban Octagón, El Justiciero y Angel Azteca contra Ice Killer ,Fuerza Guerrera y La Parka.

LA MUERTE DE ORO

El mes de octubre de 1993 fue de luto para la lucha libre. A mediados del mes el luchador Oro dejó de existir, luego de que le dio un derrame cerebral, a causa de una serie de golpes que se dio en la cabeza y que un martes popular se desvaneció en el cuadrilátero y cuando iba rumbo al hospital murió en la ambulancia.

LOS INDEPENDIENTES

La segunda parte de la década de los noventa fue muy espectacular, donde la lucha por la supremacía era cada vez más espectacular como sangrienta y en la que la identidad de personajes consagrados quedó en medio de la tarima del cuadrilátero.

El primer gran encuentro se dio entre tres gigantes del encordado. Tinieblas, Mil Máscaras y Gran Markus Jr, quien en un triangular de la muerte se jugaron la incógnita, salvándose primero, el gigante sabio y quedando el Mil y Markus, quien perdió su tapa el 17 de julio 1997.

Mientras eso sucedía en el Toreo, en la Arena México, en la función del 64 aniversario, El Negro Casas y El Hijo del Santo llegaron a una lucha de Máscara contra Cabellera, en la que el plateado salió con la mano en alto, meses después estos dos hombres serían una nueva versión de la pareja atómica.

La primera gran prueba que tuvieron en el camino fue enfrentarse a dos despiadados del ring que fueron Scorpio Jr y la Bestia Salvaje a los que el 19 de marzo de 1998 les quitaron su máscara y cabellera respectivamente.

Para el 20 de julio de 1998, en la Plaza de Toros de Tamaulipas, LA Park y El comandante Pierroth sostuvieron una batalla de apuestas, en la que el arlequín rudo sacó la peor parte y a partir de ese día la gente conoció a Norberto Salgado, que en la actualidad está a punto del retiro.

El 11 de septiembre de 1998, en la Arena México se escenificó una de las luchas más completas, técnicamente hablando entre dos jóvenes. El Último Guerrero, discipulo más adelantado del Satánico y el luchador estadunidense Mr. Águila, quien era una de las revelaciones del año. El resultado fue contra todos los pronósticos a favor del rudo y se conoció la cara de Essa Ríos.

En ese mismo año, pero en el Palacio de los Deportes, se disputó una ruleta rusa de parejas, donde la dupla perdedora, lucharía a una caída por las máscaras, en esa ocasión, El Hijo del Santo y su por sorteo que fue el Guerrero del Futuro perdieron sus cuatro batallas y se jugaron la incógnita perdiendo el del Futuro (José Luis Feliciano), hoy miembro del departamento de programación del CMLL.

El Rayo de Jalisco Jr, también fue protagonista en esta década, al Hijo de Max Linares le tocó enfrentar el 8 junio de 1998 al canadiense Steel, quien se fue de México sin su careta plateada y dando conocer la identidad de Sean Morley.

Otra batalla entre dos jóvenes que llegaron a la cúspide por su rivalidad fueron El Olímpico y El Halcón Negro que en octubre de ese eterno 98, se jugaron las máscaras y el Halcón perdió la tapa.

El Domo de Cobre volvió a ser escenario de una batalla de apuestas el 19 de julio de 99, en la que luego de una ruleta rusa, quedaron Shocker y Rey Bucanero, pareja derrotada del certamen y donde el Corsario dijo llamarse Arturo Ortiz.

En un hecho inédito en la lucha libre, el personaje de Mr Niebla se clonó y el 20 de agosto de 1999, el de la Arena México, le quitó la tapa al de Naucalpan dando a conocer la identidad de Ängel Guzmán que se cambió el nombre a Mr. México.

Un mes más tarde, el señor de la oscuridad en la lucha más importante de su carrera enfrentó en unos relevos increíbles al Villano III, Atlantis y su odiado rival y ex compañero, Shocker, con quien se quedó al final y fue el ganador, destapando a Jaír Soria.

En el auditorio Fausto Gutiérrez de Tijuana, cuatro grandes leyendas se encontraron en el encordado. Fishman, Lizmark, Villano III y Súper Astro, se jugaron el honor y la incógnita, donde el miembro de la dinastía imperial le conectó tres faules al Dado de Oro en el Match final y lo venció con una desnucadota.

El 10 de diciembre de 99 en Ciudad Madero, Octagón acabo con 15 años de trayectoria que tenía Jaque Mate en una batalla en la que al estilo triple A, las esposas de ambos gladiadores fueron los seconds.

EL NUEVO SIGLO

La primera gran incógnita que se conoció en el Siglo XXI fue el 17 de marzo del 2000, El Villano III, en una batalla épica, donde Atlantis, uno de los mejores luchadores en la historia del El Pancracio en mano a mano se llevó una paliza por parte de la Pantera Rosa y sólo con la Atlántida (quebradora en todo lo alto) logró dar a conocer la identidad de Arturo Díaz Mendoza.

En el Palacio de los Deportes el 27 de agosto del 2000, Máscara Sagrada y Fishman llegaron a una lucha de apuesta donde también participaron La Park y Shu el Guerrero y en esa contienda, El veneno Verde dio a conocer su rostro, en manos del Tigre Blanco.

En la Arena México se llevó acabo el Carnaval de la Muerte, donde 12 máscaras estuvieron en juego y en la que el joven Rencor Latino (hoy Averno) destapó al Hijo del Gladiador (Arturo Beristain), antes Talismán en la batalla estelar.

Antes de que terminara el año, Juventud Guerrera, se fue a buscar fortuna a Estados Unidos y perdió su tapa ante una de las estrellas de la WCW, Chris Jerico, quien luchó en los noventa como Corazón de León y así el joven mexicano dijo llamarse Aníbal González.

Por último, Blue Panther y el Huracán Ramírez enfrentaron en un relevo increíble al Hijo del Santo y Fuerza Guerrera, destapando al clón del Huracán para dar a conocer la identidad de el Salvador Durán.

RENOVACIÓN

El primer lustro del Siglo XXI marcó la llegada de los luchadores de la era moderna y la despedida de muchos de los estelaristas que hicieron retumbar las arenas en los ochentas y noventas.

El Hijo del Santo volvió a ser protagonista en una lucha de apuesta y luego de unas semanas de rivalidad, llegó a una batalla de máscaras con el Dr. Cerebro lo venció el 1 de marzo del 2001, dando a conocer la incógnita de Alejandro Jiménez.

Tres semanas después, pero en la Arena México, Universo 2000, se encargó de retirar al Perro Aguayo a quien le ganó una lucha de máscara contra cabellera y de paso le aplicó un martinete que le terminó de lastimar su columna vertebral, por lo que ya sus actuaciones en el ring fueron esporádicas.

En abril de ese mismo año, El Hijo del Santo derrotó a uno de sus grandes rivales al derrotar en Tijuana a Nicho El Millonario, quien se cansó de apalearlo, unas batallas previa a esa.

El Hijo del Espetro Jr también dejó su incógnita en el encordado, al caer el 20 de abril ante La Parka (LA PARK), en Tijuana y dijo llamarse Antonio Hernández jr.

El 28 de septiembre, en el 68 aniversario de la lucha libre, en la función denominada Infierno, en el cuadrilátero se jugaron el nombre de los Infernales Satánico, Averno y Mephisto ante Tarzan Boy, Rey Bucanero, Último Guerrero y Máscara Mágica, en una batalla de 4 contra 3, donde al final, Satánico salva a Averno y enfrenta a Máscara Mágica y le arrebata la tapa y se queda con su mote.

Para el 17 de marzo del 2002. Gran Markus Jr se jugó la cabellera ante la incógnita con el panameño Veneno, quien no pudo con el tonelaje de su rival y dio a conocer la incógnita de Rafael Medina.

El Hijo del Santo batalló en cuatro caídas en el aniversario 25 de la arena Naucalpan para quitarle la cabellera al Scorpio Jr, quien en la tercera ya le había ganado al plateado, pero se repitió porque el réferi dijo que el Santito había roto el contacto con la lona.

El 14 de febrero de 2003 fue una fecha histórica, pues se jugaron las cabelleras Ricky Marvin y Zumbido y en un hecho inedito, la cuenta de los 20 segundos los sorprendió abajo del encordado y ambos perdieron su melena.

Para la función denominada el Juicio Final estuvieron en disputa seis cabelleras: Shocker, Máscara Mágica y Terrible ante Emilio Charles, Bestia Salvaje y Scorpio, perdiendo su cuero cabelludo el cutis de porcelana ante el Terrible.

Luego de una rivalidad muy intensa ante Súper Parka, El Hijo del Santo dio a conocer la identidad de Remo Banda, quien los noventa fue el Volador y que pagó cara la osadía de querer terminar la Leyenda de Plata.

En el 70 aniversario de la Arena México, celebrado en septiembre de 2003, Pierroth, quien ya había quitado cinco cabelleras de grandes luchadores como Máscara Año 2000, Brazo de Plata, Apolo Dantes etcc, cayó con Universo 2000 en la batalla estelar.

En esa misma función el Ángel Azteca perdió la máscara ante el Arcángel de la muerte, dando a conocer el rostro de Juan Manuel Zúñiga

En diciembre de 2003, Octaqón se quedó en la final en una jaula de la muerte en Tijuana y destapó a Coco Azul.

En el segundo mes del 2004, de nueva cuenta El Hijo del Santo acabó con otro de sus rivales, al quitarle la tapa a Francisco Delgado, mejor conocido como El Hijo del Cobarde II.

Para el viernes 19 de marzo de ese año, Carmelo y Chucho Reyes, los hermanos Dinamita fueron rapados por El Terrible y El Hijo del Perro Aguayo, quien unas semanas había decidido tomar la estafeta que le dejó su padre.

En la única lucha máscara contra máscara en esa época que se dio entre mujeres Princesa Sujei le quitó la máscara Dark Ángel, una canadiense que se llama Sarah Stock.

NACE MÍSTICO

El 18 de junio de 2004 debutó en la Arena México el que es considerado uno de los luchadores más suicidas y espectaculares del deporte de los costalazos. Surge Místico, El Príncipe de Oro y Plata, quien en muy poco tiempo se convertiría en estelarista.

El 20 de junio en el Toreo de Cuatro caminos en la Triplemania XXll La PArka de AAA dejó sin máscara a uno de los rudos más temibles de esa empresa, El Cibernetico que se hizo llamar Octgavio López Arreola.

Para el 71 aniversario de la lucha libre, en la Arena México se llevó acabo un cuadrangular de Máscaras entre Canek, El Rayo de Jalisco Jr, Universo 2000 y Doctor Wagner Jr, en donde el Príncipe Maya dio a conocer la incógnita del menor de los Dinamita, Andrés Reyes.

El viernes 18 de marzo del 2005, El Perro Aguayo regresa del retiro y l lado de su vástago retaron por las cabelleras a Máscara Año 2000 y Cien Caras, dejando a los capos sin melena, en lo que marcó el retiro de Carmelo Reyes de los cuadriláteros.

Para la función denominada el juicio final, disputada en la Catedral de la lucha libre el 17 de julio se llevó acabo una jaula en la que estaban en juego ocho cabelleras y la máscara del joven revelación Mistico y en la que Damián 666 venció a Máscara Mágica.

El viernes 16 de septiembre del 2005, se llevó acabo un triangular de cabelleras, donde Universo 2000, salió sólo ante la lesión de su hermano Jesús Reyes, para enfrentar a El Hijo del Perro Aguayo y Héctor Garza, el can se salvó y en un mano a mano Andrés reyes se llevó el triunfo, gracias a que Carmelo, el hermano mayor apareció entre el público y fauleo a Garza para darle el triunfo a su fraterno. Con esto llegó a la mitad la primera década del siglo XXI.

LA ERA DE LAS TIJERAS Y LOS VUELOS

En los más recientes tres años la lucha libre sufrió una metamorfosis, en la que los nuevos gladiadores, además de hacer sus evoluciones a ras de lona les dio por desafiar las leyes de la relatividad y con vuelos espectaculares transportaron sus batallas al aire, por lo que los combates de apuesta fueron más vistosos y emocionantes y lo peculiar fue que todos realizaban tijeras en el aire.

La primera batalla en la que se jugó una incógnita fue el 4 de febrero de 2006, en la que La Park y Black Tiger decidieron llevar su rivalidad hasta las últimas consecuencias, en la que el huesudo salió con la mano en alto y el felino se quitó su tapa, dando a conocer a César González, mejor conocido como Silver King.

El 17 de marzo de ese mismo año, en la función denominada Homenaje a dos Leyendas, El Hijo del Perro Aguayo vengó a su padre, pues derrotó en la lucha estelar a Andrés Reyes (Universo 2000).

En el Aniversario 63 de la arena Coliseo, se efectuó un duelo de máscara contra máscara entre Stuka Jr y la Flecha, quien luego de una rivalidad ciclónica cayó ante el joven aéreo y la gente conoció a Alberto Henández.

El 14 de abril, en la Arena México, la canadiense Dark Ángel apostó por primera vez su cabellera ante la ruda Amapola y en una batalla sangrienta, la foránea se quedó con la tapa de su rival y desde ese día la perdedora utilizó su nombre: Guadalupe Olvera.

Cinco días después, en un combate muy disparejo, el comandante Pierroth, desafió a Dr. Wagner Jr en una batalla de apuesta, en la que el galeno se llevó la melena de su rival.

En junio, el Loco Max, perdió la cabeza y retó a la máxima figura de la arena Coliseo, Máximo, en una batalla en la que el exótico venció al entonces novato poblano en dos caídas al hilo.

El Juicio Final llegó a la Arena México el 14 de julio del 2006. En la batalla estelar, se llevó acabo una jaula, donde estaban en juego 12 máscaras en la que en el combate final por las máscaras, el Pantera (Francisco Javier Pozas) cayó ante el Rey del Yogourt, Misterioso Jr.

Las damas volvieron a ser protagonistas en una lucha de apuesta y en esta ocasión la India Sioux derrotó a la Medusa, quien dijo llamarse Ángelica Ávila López.

Para el 73 aniversario de la lucha libre en México, se llevó a cabo un encuentro entre el nuevo ídolo de El Pancracio, Místico, quien enfrentó a su más odiado rival del momento que fue Black Warrior, quien luego de dominar la lucha cayó ante los lances del Príncipe de Oro y Plata, dando a conocer a Jesús Toral

Antes de que terminara el mes de octubre, Máximo, quien llevaba en sus vitrinas, las melenas de Mr. México y Loco Max desafío a Emilio Charles Jr, quitándole el cuero cabelludo en la arena Coliseo.

Un mes más tarde, en el auditorio Fausto Gutiérrez de Tijuana, tuvo un intento fallido por terminar con la Leyenda de Plata, al caer en una batalla de máscara contra cabellera contra El Hijo del Santo.

Para cerrar el año, de nueva cuenta en el auditorio Fausto Gutiérrez, el discípulo de Fray Tormeta, (Místico), enfrentó al experimentado Hijo del Diablo, quien luego de haberle ganado la primera y segunda caída, el réferi lo descalificó en la segunda tanda por exceso de violencia y en la tercera, El Místico se llevó la batalla.

Mientras que en la Arena México, en su cierre de temporada, los mexicanos Shocker y Universo 2000, se llevaron las cabelleras del japonés Kenzo Suzuky y del italiano, Marco Corleone.

El evento más grande del 2007 se dio el 28 de septiembre en la Arena México, cuando en la función del 74 aniversario se pusieron en juego en una jaula, las máscaras del Último Guerrero, Blue Panther, Atlantis, Hijo de Lizmark, Villano V, Dr. Wagner Jr y Místico, además de la cabellera del Hijo del Perro Aguayo.

En esa batalla el gran ganador fue el maestro lagunero, quien venció al Hijo del Geniecillo azul con un castigo al brazo, en el centro del cuadrilátero, para dar a conocer el rostro de Juan Carlos Baños.

El 7 de diciembre en la función determinada “Sin Piedad”, en un relevo increíble Shocker y el Hijo de Lizmark dejaron sin melena a Black Warrior y el Rey Bucanero en lo que marcó el fin de temporada en la Arena México.

Un día después, en el Toreo de Cuatro Caminos se llevaron dos luchas de independientes, la primera fue el 8 de diciembre en el Toreo de Cuatro Caminos. La función se llamó “Todo por Todo”, con la cual El Hijo del Santo festejó sus 25 años de luchador con un torneo de parejas en donde el perdedor se quedaría sin tapa.

Luego de una serie de luchas entre gladiadores como Mil Máscaras,

Dos Caras, Tinieblas, Máscara Sagrada, Fishman, Blue Demon Jr, entre otros.

En la final se quedaron El Hijo de la leyenda plateada y Pentagón Black, quien perdió y dio a conocer el rostro de José Mercado.

La otra fue en la Arena López Mateos en donde la función se denominó La Celda del Juicio en donde estaban en juego cinco máscaras como LA Park, Villano V, Dr. Wagner, Canek Jr, Dos Caras y El Hijo de Cien Caras y cabelleras como las de Silver King y Villano III, en la que el huesudo le volvió a ganar a César González, ahora la cabellera.

En marzo de este 2008, la rivalidad entre El Hijo del Perro Aguayo y su compadre Héctor Garza se disputó en Sin Piedad donde el can se llevó la melena de su rival con un faul.

El 13 de junio, en la función denominada Infierno en el ring, estuvieron en juego 10 cabelleras, donde en la final El Texano Jr se encargó de rapar a Heavy Metal, quien semanas después se iría al bando rudo.

Hace apenas un par de semanas, el joven Dragón Rojo derrotó en la lucha estelar a Mictlán y esa misma noche Lady Apache dejó pelota a la campeona de la categoría Ampola.

En el 75 aniversario una de las dos leyendas vivientes se enfrentaron en el ring sagrado de la Arena México. Blue Panther y villano V saliendo con la mano en alto el integrante de la Dinastía Imperial, dejando sin tapa al Maestro Lagunero.

En lo que fue el 76 aniversario El Negro Casas cayó con Místico en una lucha de Máscara contra Cabellera y en el 2010. El Felino se quedó sin tapa al caer en un cuadrangular de Máscaras con Místico, Volador y la Sombra.

Para el 77 aniversario, La Sombra fue el gran ganador, al destapar al Olímpico en la batalla final de la jaula de máscaras que hubo en la Arena México.

En Triple A el 6 de junio las Parkas se jugaron el nombre, ganando La Park con la intervención de Los Perros del Mal, pero no le quisieron dar el triunfo.

LA DECLIVE

El año pasado, se llevo el festejo 78 de la Empresa Mexicana de Lucha Libre con una polémica Jaula de Cabelleras que despertó muy poco el interés del público ya que fue un pobre entrada, inclusive para muchos el cartel de Guadalajara fue mucho mejor, pues gente como Atlantis, Mr Niebla y Último Guerrero se fueron a tierras tapatías .

La lucha en Jaula el gran vencedor fue el Felino ya que rindió al Bucanero en el duelo final de la lucha. Con esto Felino logró ganar una cabellera importante y mantener invicta su cabellera.

En 2011 el CMLL sufrió grandes pérdidas, primero las muertes de Dr X y de Fabián, e gitano, después las salidas a WWE de Místico, hoy Sin Cara y de Dos Caras Jr, mejor conocido como Alberto del Río.

Además de las salidas de Toscano, Texano Jr, quienes se fueron a la empresa Triple A sigue con sus continúas invasiones con TNA, La Parka y Octagón se hicieron rudos, Dr Wagner intenta sobrevivir a los ataques de los rudos, Cibernético se hizo técnico, El Mesías y El Vampiro Canadiense van por su segundo aire, Los Perros del Mal y Psycho Circus viven una rivalidad de antología.

Ahora en 2012 ante la crisis del CMLL que carece de estrellas, Triple A que busca innovarse para no caer en la monotonía, los Luchadores Independientes toman fuerza en sus diferentes plazas y estilos y la muestra es que El Hijo del Santo, El Ángel Blanco Jr y el Hijo del Solitario y a la mejor el Villano IV podrían protagonizar en marzo la lucha de máscaras más atractiva de este año.

Cortesía de: impacto.mx y Antonio Esquivel

3 comentarios:

  1. hola amigos de mexico aqui en el peru a fallecido un gran luchar EL LOCO CARDENAL HOY UJ DIA MUY TRISTE PARA LA LUCHA PERUANA UN SALUDO

    ResponderEliminar
  2. no se quien escribio esta mamada ni me interesa pero el muy pendejette olvido decir lo importante que fue el idolo mas grande de todos los tiempos junto con el santo ELSOLITARIO no le da relevancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cortesía de: impacto.mx y Antonio Esquivel, o sea que nollegó al final del artículo ya que aquí está el nombre de quién es el autor...

      Eliminar

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS