sábado, 31 de marzo de 2012

Luchadores de Leyenda... Dorada historia de la máscara de Plata


  • Comenzó luchando bajo el nombre de Korak
  • Tuvo gran amistad con Eddie Guerrero

El nombre del Santo es para la lucha libre mexicana el más importante a lo largo de la historia, siendo reconocido no sólo en nuestro país sino en cualquier parte del mundo, sobretodo, aquellas donde el deporte de los encordados tiene un gran auge.

Actualmente, el Hijo del Santo no sólo pone en alto el legendario nombre, sino también es hoy por hoy uno de los mejores luchadores mexicanos que existen. Sus inicios sin embargo no fueron como el hijo del enmascarado de plata, pues su padre desconocía que entrenaba lucha libre, así que uso el nombre de Korak para sus primeros combates.

“Yo inicie profesionalmente en el año de 1982 luchando como Korak, cinco años atrás me la pase entrenando. Hacía pesas desde los 14 años y en el gimnasio había un ring, siempre me gustó subirme y sentirme profesional. Lo estaba haciendo a escondidas de mi padre, y cuando mi padre se dio cuenta me preguntó si quería ser luchador profesional, me vio y me dio el visto bueno”.

Tras la aprobación fue el mismo Santo quien le pidiera usar el legendario nombre, por lo que nunca se sintió presionado por la gran historia de su papá, quien además siempre le dio buenos consejos, destacando la humildad a lo largo de su carrera.

“Él mismo me propuso ser el Hijo del Santo. Me dio la confianza para seguir sus pasos y me presentó ante los medios y el público. Obviamente mucha gente no creía en el Hijo del Santo, afortunadamente poco a poco me fui abriendo paso.

“Me dio muy bonitos consejos. En unos álbumes con fotografías me escribió muchas frases, y todo eso se me quedó muy grabado. Creo que eso hizo que mi triunfo no fuera sólo en el ring pues yo nunca me creí una estrellita, siempre fui muy sencillo”.

El enmascarado, basado en los movimientos de su padre, creó un estilo propio que lo hizo ganarse el respeto del público, pues no era una copia al Santo, “algo que me sirvió mucho fue no ser una copia del Santo. Mi papá tenía un estilo para luchar y yo tuve la oportunidad de ser más ágil, eso ayudó para que pudiera hacer mi propia historia”.

El luchador vivió una de sus etapas más duras pero brillantes en el extinto Toreo de Cuatro Caminos, pues tuvo que empezar desde las luchas que abrían las funciones, a pesar de llevar consigo el nombre del Santo.

“Fue una época muy bonita. Yo comencé ahí en la segunda lucha. Poco a poco me fui ganando el cariño del público y finalmente me dieron la oportunidad de entrar a los combates estelares. Fui equipo de Canek, para enfrentar al Perro y Fishman, terminé bañado en sangre, lastimado, me puse al tú por tú con ellos y fueron los que me hicieron un luchador estelar. Además en el Toreo gané mis primeras cabelleras, la máscara de Aristóteles, mi primer Campeonato Mundial lo gané con el Negro Casas. Fue muy triste cuando lo tiraron, de hecho la última función que se celebró ahí fue el Todo por el Todo, cuando se le quitó la máscara a Pentagón”.

Así mismo comenzó su propia historia en la Arena México en aquel entonces llamada EMLL, “en la Arena México debute en una tercera lucha a lado de Atlantis contra El Lobo Rubio y Fuerza Guerrera. Después me empezaron a programar en las semifinales y estelar. Creó que la mejor lucha que tuve ahí fue la que sostuve con El Negro Casas”. Además no descarta volver a luchar en la Catedral de la Lucha Libre, “es un local con mucha historia, para mí es muy especial, el recinto no tiene la culpa de la gente que lo maneja, ojalá cuando cambien de personal y abran su mente llamen al Hijo del Santo”.

Otra de las empresas en las que estuvo el santo fue la Tres Veces Estelar, en donde tiene recuerdos de Eddie Guerrero, pues fue ahí donde el enmascarado despojó al heredero de Gory de su cabellera, además de llevarse también la de Love Machine, “fue una empresa al principio muy importante que reunió a luchadores de muchas empresas, además de luchadores que nacieron ahí. Los dos primeros años fueron maravillosos, luego todo se empezó a degenerar haciendo luchas sin sentido y en ese momento les dije adiós”.

El heredero del Santo, es uno de los luchadores mexicanos que pisaron la empresa estadounidense WWE, en ese entonces WWF, a la que estuvo cerca de pertenecer, “tuve la oportunidad de estar en WWF en 1994, con luchadores japoneses y puertoriqueños, nos dirigía Victor Quiñones y hacíamos un programa para la gente latina. Me quisieron contratar para ser el luchador que trajera el público latino pero querían quedarse con mi personaje, me asesoré y finalmente no me quedé con ellos. Esta oportunidad la aprovechó Rey Mysterio Jr”.

Actualmente, El Hijo del Santo se presenta con su empresa “El Todo por el Todo”, un concepto donde se intenta rescatar a la lucha libre clásica y combinar a los talentos consolidados con los nuevos talentos. “Es una empresa joven, muy seria que trata de rescatar la lucha libre, aquí no hay referís ciegos, se respeta al público y a la lucha libre. Hay lucha a ras de lona y también como en el Toreo es sangrienta. La misma empresa trata de contratar luchadores mexicanos y no extranjeros que hay que pagarles aviones, yo creo que estás empresas grandes como el CMLL y AAA deberían contratar a luchadores mexicanos y no extranjeros que sólo vienen a aprender”.

Sobre los nuevos elementos de las distintas empresas, el experimentado luchador comentó, “hay mucho talento, pero hay que enseñarles primero a ser humildes, porque salen en televisión, además hacen muchos vuelos y no estoy en contra de eso, pero deben aprender a hacer lucha a ras de lona y a respetar a los luchadores que tienen más trayectoria. Yo me di cuenta en el tiempo que estuve en la Arena México cuando surgió Místico y Volador Jr., no respetaban a Blue Panther o Negro Casas, estos jóvenes se creían ya estrellas”.

Ante esto, El Hijo del Santo tiene a su hijo entrenando con Solar, otro de los luchadores legendarios de nuestro país, y espera que en algún futuro éste llevé el nombre del enmascarado de plata.

“Está entrenado con Solar y Jiu Jitsu por otro lado. Él es un muchacho que respeta mucho a Solar al Negro Navarro, quiero que sea un buen luchador en la lona, lo imagino con el estilo de mi padre, el es peso completo. Ahorita quiero que se esté preparado y quizá debutarlo con otro nombre y ver que tan buen luchador es y si tiene las condiciones para llevar el nombre del Santo”.

Finalmente, el luchador comentó sobre su duelo ante el Ángel Blanco y El Solitario, donde una de las tres máscaras caerá, “es un gran compromiso, espero salir adelante y que el público me apoye. Mi mayor deseo es dejar solos al Ángel Blanco y al Solitario. Ellos no conocen al Hijo del Santo en lucha de apuestas, me voy a defender como sea, están muy confiados porque el Ángel Blanco me ganó el Campeonato Welter y el Solitario un mano a mano”.

“Aunque hay una posibilidad de perder, también sé eso, si llegase a perder la máscara yo creo que le diría adiós a la lucha libre, no me imagino al Santo sin máscara, me daría mucha pena para con el público”, sentenció el enmascarado quien el próximo mes de octubre cumplirá 30 años de carrera.

Cortesía de: msn.mediotiempo.com y Apolo Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS