jueves, 5 de abril de 2012

El Hijo del Santo hace su propia leyenda


La figura del pancracio mexicano y mundial, recuerda sus inicios como luchador, y cómo es que le fue heredado el legado del Santo

La leyenda continúa. El hijo del Santo comparte con ESTADIO cómo llegó a heredar el nombre de su padre, quien no deseaba que su hijo menor siguiera sus pasos, sin embargo, y a “regañadientes”, el enmascarado de plata tuvo que resignarse y apoyar una carrera exitosa, que ha sabido llevar la dinastía con gallardía.

El actual luchador y empresario, platica que en un principio pensó luchar bajo el nombre de “Acuario” y a escondidas de su padre, además de confesar que cometió el sacrilegio de modificar un traje del Santo para hacer su debut en el pancracio profesional, bajo el sobrenombre de “Korak”.

“Nunca utilicé el nombre de “Acuario” porque no tuve el tiempo de hacerlo, siempre, desde niño, me gustó ese nombre, me llamó la atención, pero pasaron los años, todo fue muy rápido, empecé a entrenar, cuando yo debuté como profesional me sugirieron el nombre de “Korak”, para empezar a luchar y ser reconocido por el público.

“Sí yo hubiera planeado bien mi debut, seguramente me hubiera mandando hacer un equipo como el que yo siempre imaginé, con una máscara con el símbolo de acuario, qué sé yo, pero todo fue rápido, no me dio mucho tiempo de pensar, por esa razón, Acuario nunca tuvo vida con el Hijo del Santo, asegura.

alt

Santa Ana Chiautempan, el debut
“El debut fue fácil para que mi padre no se enterara, vivíamos separados, mi padre había enviudado, decidió volver a casarse y vivía con su esposa, entonces, de alguna manera no estábamos en la misma casa, y aunque ya no había tanto control como cuándo era joven, siempre le avisaba dónde estaba.


“En esa ocasión, cuando debuté, yo lo compartí con mis hermanos y cuñados, fuimos todos en caravana hasta Santa Ana Chiautempan, mi papá yo creo que pensó que estaba en la universidad, ya no me acuerdo exactamente qué le dije, pero nunca lo imaginó, nunca lo sospechó”.

Un sacrilegio
“Obtener el equipo de lucha no me fue difícil, ya que cuando mi papá se casó otra vez, dejó la mayoría de sus pertenencias en mí casa, me dijo que me las regalaba, que tirara lo que quisiera, pero no tiré nada. Obviamente entre todo había mallas, botas del Santo, todas las máscaras que el Santo había ganado, e hice un sacrilegio, al pintar las rodilleras de unas mallas de negro, las botas las pinté de negro, tomé una capa que le habían regalado en Guatemala, además de una máscara que él había ganado al Infernal.

La primera pelea, 14 de febrero 1982
“La pelea duró como una hora, cuando eres nuevo así pasa, y también el Maldito Mendoza era novatón, él sabía que era hijo del Santo, ya tenía un poco más de experiencia, conservo la película, recuerdo que lo hice bien, luche a ras de lona, a mí así me enseñaron, me puse a llavear, hice mis candados voladores, patadas voladoras, bajé satisfecho, le gané al Maldito Mendoza”.

El Santo de entera de 'Korak'
“En la segunda lucha peleé contra la Momia, quien no sabía quién era yo, y por defenderme, me puso una arrastrada de aquellas, me golpeó en la cara, me puso el ojo morado, y ahí fue donde mi papá me descubrió. Yo llegué a México, me puse unos lentes obscuros muy grandes, no podía evitar ver a mí papá un día en la semana, lo notó y me dijo que qué pasó, y le contesté que me habían pegado en el gimnasio, entonces, casualmente, la Momia, que trabajaba en Relaciones Exteriores y que le hacía los trámites a mi papá, le dijo que tenía mucha pena por haber luchado con su hijo y más por la golpiza.

“Mi papá, sorprendido, dijo que no tenía hijos que luchaban, pero en fin, me llamó a su casa, y ya sabes, empezó a decirme que sí yo andaba luchando y toda la cosa, entonces, yo, a la defensiva porque él se había vuelto a casar, le contesté con rebeldía que sí, estaba luchando y cuál es el problema, obvio se armó la bronca, lo recuerdo y no lo creo que me puse al tú por tú”.

altEl examen
“En el fondo creo que mi papá se puso feliz, me dijo, que con qué nombre luchaba, ya le dije que como Korak, que si me quería ver tenía la película, y la vio, me dijo que estaba bien, que si quería me hacía un examen. Lo planeé con Voltio Negro en la Arena México, me acuerdo que fueron mi hermano Alejandro y mi papá. No pasaron ni cinco minutos cuando mi papá se salió, me sentí mal, pero ya ni modo, sin embargo, me quedé con esa inquietud y le hablé a mi hermano, que me dijo que le hablara a mí papá, que estaba feliz, que se acordó de cuándo él empezó, se emocionó tanto que se puso a llorar, obviamente me puse más feliz.

Nace el hijo del Santo
“Lo fui a ver al Teatro Blanquita y me dijo que estaba muy verde, que me cansaba, me puso como laso de cochino, pero sabía que él estaba contento; otro día platicamos, ya más seriamente me dijo que sonaba mejor el nombre del Hijo del Santo para luchar, imagínate, me quedé sorprendido, y le dije que si él quería, pues yo feliz, y se hizo el trato. Debuté el 18 de octubre de 1982 en Nuevo Laredo; la arena estaba llena, me fue muy bien, éramos Ringo Mendoza y yo contra Sangre Chicana y Coloso Coloseti, ganamos por descalificación, pero me fajé con Chicana, y de ahí para adelante”, finalizó.

Cortesía de: estadiodeportes.com.mx y FRANCISCO G. VILCHIS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS