martes, 17 de julio de 2012

Las amazonas del ring


A lo largo de la historia de nuestra lucha libre los hombres han dominado el arte del pancracio, sin embargo en la década de los 50 las mujeres irrumpieron en los cuadriláteros mexicanos.
Por su condición de mujer, subir a un ring de lucha libre no fue fácil para quienes se armaron de valor y se adentraron en un rudo deporte en donde sólo los hombres tenían cabida.
En palabras del Dr. Alfonso Morales, uno de los mejores cronistas de lucha libre de nuestro país, en un principio las mujeres eran ignoradas, maltratadas y no contaban con un lugar en donde poder cambiarse antes de subir a un ring.
Abrir la brecha como luchadoras en el arte del pancracio les fue difícil, sin embargo las primeras gladiadoras marcaron los cimientos para que las siguientes generaciones de mujeres tuvieran un acceso menos ríspido al mundo de la lucha libre.
En las páginas de la historia del pancracio nacional han quedado inscritos ya los nombres imborrables de las primeras luchadoras como: Toña la Tapatía, Chabela Romero, Chela Salazar (Q.E.P.D.) Lilia Rangel ‘La Pantera Sureña’, Estela Molina, Irma González ‘La novia del Santo’, Irma Aguilar, Vicky Carranza, La Sirenita Lupita Buye, Estela Molina y Lola González.
Irma González, quien comenzó con éste nombre y posteriormente se enmascaró como ‘La novia del Santo’, dedicó 60 años de su vida a la lucha libre, fue campeona nacional femenil, campeona mundial femenil UWA y campeona nacional de parejas junto a su hija Irma Aguilar. Obtuvo las cabelleras de Chabela Romero y Martha la Sarapera.
Gracias a la lucha libre Irma González viajó a países como Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, China, Japón e Indonesia. Al día de hoy aún con su avanzada edad pero con la salud con la que cuenta debido a su dedicación al deporte da clases de lucha en un gimnasio de la capital del país.
Cabe hacer mención que en 1957 la lucha femenil fue vetada en la capital del país y fue hasta 1986 cuando la Comisión de Libre del Distrito Federal levantó el veto.
¿Quién no recuerda en la época de los 90 a Martha Villalobos? Esa luchadora regordeta, con el pelo ensortijado, calidad luchística y ese carisma que la caracteriza.
Luchadora ruda por naturaleza, quien acababa a sus rivales con su clásica plancha debido a su gran tonelaje, se hacía odiar y querer a la vez por el fiel aficionado a la lucha libre. Su andar por los cuadriláteros duró 22 años para posteriormente crear su empresa promotora “Los Reyes del Ring”.
Actualmente, en las dos empresas más importantes de nuestro país en donde se oferta lucha libre, tanto en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) como en la AAA hay luchadoras de sobrada experiencia pero poco valoradas.
En el CMLL, que tiene como sede la majestuosa y legendaria Arena México, se encuentra quizá el mayor talento de luchadoras femeninas entre ellas la canadiense Dark Angel, Lady Apache, Amapola, Marcela, Princesa Blanca, Estrellita, Lluvia, Tiffany y la panameña Odalys.
De este grupo de luchadoras Amapola, Marcela, Lady Apache y Dark Angel son quienes cuentan en su haber con un gran conocimiento de la lucha libre, castigos, llaves y contra llaves, por lo que su calidad no está en duda.
Las mujeres han ido ganando terreno en el rudo deporte de la lucha libre, sin embargo hay que reconocer que son relegadas a las segundas y terceras luchas a pesar de su calidad luchística, son contadas las ocasiones en que alcanzan una lucha semifinal o estelar.
Hay ocasiones en que por su entrega y calidad arriba del ring, las luchadoras ofrecen un mejor espectáculo, luchísticamente hablando, que los mismos luchadores.
En lo que respecta a la AAA, la empresa cuenta con luchadoras como Faby Apache, Mary Apache, la novel Lolita, Sexy Star y la experimentada Cinthia Moreno.
Cuando el fundador de la empresa, Antonio Peña, aún vivía comenzó a darle empuje a las luchadoras y cada vez aparecían más en los carteles de la AAA y en los programas grabados para la televisión. Sin embargo, tras su muerte, nuevamente fueron relegadas y ahora ocupan las segundas o terceras luchas aún y cuando cuentan con un conocimiento luchístico de sobra.
En el circuito independiente también hay luchadoras de calidad como La Nazi, la Diabólica, Diana la Cazadora, además de las hermanas Moreno: Rossy, Esther y Alda entre muchas otras que escapan a mi mente.
El andar de las luchadoras sobre los cuadriláteros le supone un reto doblemente difícil, primero superar las críticas de sus compañeros los luchadores y posteriormente adquirir los conocimientos del pancracio, sin embargo su calidad luchística las ha hecho merecedoras de un espacio dentro rudo deporte de la lucha libre.
Cortesía de: hidalgo.milenio.com y Cuachara Luchagor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS