martes, 11 de septiembre de 2012

Máscara de lucha libre, una prenda muy mexicana

La lucha libre mexicana cuenta con estrellas del cuadrilátero como El Santo, Blue Demon, Mil Máscaras y Tinieblas, todos con una característica, usaban máscara, que es una prenda elaborada a mano, lo que las convierte en piezas únicas. Fotos: Yerson Martínez

 La lucha libre mexicana cuenta con estrellas del cuadrilátero como El Santo, Blue Demon, Mil Máscaras y Tinieblas, todos con una característica, usaban máscara, que es una prenda elaborada a mano, lo que las convierte en piezas únicas.

Aunque las máscaras de luchadores son una tradición para las luchas libres, el valor y respeto se ha perdido por la globalización al venderlas en baja calidad y precios módicos, comentó El Luminoso.

Profesional de carrera en las luchas y único en Mexicali que actualmente se encuentra activo en la creación y costura a mano de máscaras de lucha libre, describió cómo elaborarlas, es una tradición que hace decir: ¡Viva México!


La historia
Desde hace diez años empezó a confeccionar máscaras de luchador sin experiencia o cursos que le enseñaran cómo realizarlas, pero echando a perder telas y con la ayuda de su cuñada, fue adquiriendo la técnica.

Su primer traje de pantalón lo terminó y en diseño quedó satisfecho, pero el problema fue que al probárselo, las medidas eran incorrectas y no le quedó al cuerpo.

Proveniente de una familia con empresa en la fabricación de huaraches, y en situación económica con necesidades, optó por agarrar una máquina de coser, y le hizo un pantalón de lycra a su esposa que se encontraba embarazada.

“De ahí se me prendió el foco y empecé a realizar mis propios equipos, mi cuñada me ayudó mucho… cuando empiezas es demasiado complicado, porque no sabes ni dónde coserla”.

Hacer una máscara en promedio se tarda de tres a cuatro horas para quedar terminada, y de seis a siete horas si requiere diseños.

Cuando hay eventos se puede generar hasta 10 diferentes máscaras a la semana y los costos dependen del material y decoración que requerirán, que van desde los 300 pesos a los 600 pesos.

El Luminoso explicó que la calidad y resistencia de una máscara creada a mano a una industrializada son similares, pero el precio aumenta por el personaje o porque un costurero reconocido haga la máscara y puede alcanzar hasta los 2 mil pesos.

Las máscaras pueden durar por años, pero también pueden desgarrarse en la primera pelea, dependiendo del trato que reciba la pieza.

“Una máscara te puede durar años, tengo una de El Ángel Mensajero que tiene más de diez años y con varias peleas, te duran bastante”, dijo el confeccionista.


El procedimiento
Una máscara se crea en base a medidas para evitar frotaciones que puedan generar rasgaduras en la piel o en los ojos y que pueden dañar al luchador.

“A veces sales más golpeado por la máscara que por el luchador”, dijo El Luminosos ante una máscara mal elaborada.

El primer paso es determinar el tipo de tela, que actualmente se encuentra de moda el material ahulado, con forro de algodón y cubierta de hule, en tonos que provocan brillos o destellos, las cuales puso de moda Rey Misterio.

Después se colocan los moldes de máscara que pueden ser tipo japonés que es abierta desde la nariz hasta la barbilla y cerrada por cordón por la parte baja de la barba, o por corte de pescado con una sola abertura en boca y una pequeña en la nariz.

El tercer corte es el clásico, el cual es el más usado al estar completamente cerrado y que la utiliza el luchador Místico.

Una vez escogida la tela, se colocan los moldes y con una navaja circular rodante se delinea y corta la tela hasta quedar cuatro piezas, las laterales y la del cráneo.

Con una máquina de coser se unen las cuatro piezas, las cuales forman la primera fase conocida como casco.
Posteriormente se da una segunda costura con refuerzo de tela por la parte interior, y se le colocan unas gotas de aceite a las uniones para que resbale la máscara por la máquina de coser y no se pegue la tela por el material de hule.

Cuando se termina de dar refuerzos al caso, se coloca un elástico en la parte baja para unir y cerrarla, y finalmente se colocan los botones o broches de cierre.

La última etapa es crear los diseños, hacer las aperturas en ojos y boca en caso de requerirse, y aplicar los logotipos y decorados particulares del luchador.

Las máscaras de lucha libre son una tradición en todo México, ya que las que portan los luchadores son hechas a mano.

El luchador Luminoso ha adoptado esta tradición para vestir a los gladiadores.

El arrebatar o ganar una máscara a un luchador es el tesoro más preciado en la lucha libre mexicana.
Entre la colección de máscaras que cuenta El Luminoso, se encuentra la del luchador Ángel Mensajero, quien fuera el segundo campeón mundial que ha generado Mexicali.

“Un orgullo cachanilla”, fueron las palabras para describir el legado de Ángel Mensajero, dijo su colega luchador Luminoso.

Además cuenta con algunas máscaras premisas, como la de nueva imagen que usará Iron Boy, de la luchadora La Loba, de Dark Warrior y de El Galáctico, a quien calificó como una joven promesa.

Cortesía de: www.lacronica.com

2 comentarios:

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS