jueves, 11 de octubre de 2012

Santo Guzmán, la antibiografía

“El Santo” fue el tema central de la Primera Jornada de Cine Mexicano. (Crédito: www.jornadasdecinemexicano.com)

El 28 de septiembre de 2012 se llevó en el Auditorio de la Universidad Panamericana Campus México la Primera Jornada de Cine Mexicano: Santo, el Enmascarado de Plata. Uno de los académicos participantes fue “The Killer Film”, quien en su ponencia “Santo Guzmán, antibiografía de un superhéroe de la industria cultural mexicana” habló sobre los principios de la lucha libre, de cómo ésta llegó a México y de los inicios del Santo.
“The Killer Film”, licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se recibió con la tesis que lleva el mismo nombre de su ponencia.
“The Killer Film” aseguró que eligió estudiar el cine de luchadores mexicanos porque para él representaba un tema digno que no había recibido la atención suficiente, pero que cuenta con un extenso material con el cual se puede trabajar. De entre todo, decidió enfocarse al estudio de Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como “El santo”. Para “The Killer Film” era “una injusticia que un personaje tan famoso no tuviera libro”.
Lo que llamó la atención de “The Killer Film” e impulsó para hacer su tesis sobre este tópico fue la cultura mexicana y la posibilidad de hacer un estudio sobre nuestra identidad. Esto, a partir de que “El Santo” marcó a a sociedad mexicana durante mucho tiempo, incluso ganó reconocimiento internacional. Por eso, aseguró el ponente, era necesario voltear a ver y preguntarse: “¿Quién era este hombre? ¿Qué hizo para ser tan reconocido?
La respuesta a las preguntas anteriores, por parte del académico, es la siguiente: Rodolfo Guzmán Huerta –el hombre detrás de la máscara– fue un visionario que pudo llevar al personaje de “El Santo” a muchos otros ámbitos. Aprovechó al cien por ciento al personaje que lo caracterizó, siendo un ejemplo la mueblería que tuvo, las películas que realizó, los cómics que se hicieron, entre otras cosas. Con la muerte del personaje, éste simplemente se transformó y no desapareció, fue cambiando junto con las distintas etapas del país.
De acuerdo con la ponencia, la lucha libre en México empieza por inspiración europea, a finales del siglo XIX y principios del XX. Fueron apareciendo los primeros luchadores mexicanos: Enrique Ugartechea, Francisco “El Charro Aguayo”, hasta “Rapaz” Rudy Guzmán (antes de ser “El Santo”).
Rudy empezó como luchador en 1930-1933, cuando ejerce la lucha libre de manera profesional, motivado por sus hermanos mayores. Durante su trayectoria tuvo un incierto número de máscaras, nombres y no se conoce el motivo por el cual se fue “rebautizando”, explica “The Killer Film”.
El 2 de abril de 1942, Rodolfo Guzmán Huerta debuta como “El Santo”. Su compañero “Gori” Guerrero fue su pareja a lo largo de su trayectoria y ganaron gran reconocimiento; se les conocía como la “Pareja atómica”. De 1942 a 1965, “El Santo” era más bien un luchador rudo, pero cambia de bando a partir de su llegada al cine y al cómic, pues él mismo consideraba injusto que los niños tuvieran un héroe “malo”.
Su primera película fue realizada en Cuba en 1958; debutó en el cómic en 1952.
Sin lugar a dudas, “El Santo” fue y es una referencia importante para México. Las nuevas generaciones no conocerán al principio a este mítico personaje, pero tarde o temprano sabrán de él, ya que es parte de la cultura e identidad mexicana y nunca debe de ser olvidado.

Cortesía de: www.diarioup.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS