viernes, 30 de noviembre de 2012

Octava edición del Festival Internacional de Cine de Acapulco

Primera caída:
La vida detrás de la máscara

Estimados amigos de RÉCORD, hoy les escribo desde la terraza de mi habitación en ‘B’ Pichilingue, lugar con una hermosa vista hacia Puerto Marqués y Punta Diamante, y en donde me encuentro aislado del resto de los invitados al Festival por cuestiones de privacidad que mi personaje exige, y en donde una vez más, compruebo el peso que esta máscara ha tenido para mí a lo largo de mi vida, desde que era un niño hasta ahora, que soy un adulto y vivo inmerso en esta doble personalidad.
Por ello, hoy quiero hablarles desde lo más profundo de mi corazón, sobre todo después de haber visto, en el marco del Festival Internacional de Cine Acapulco (FICA), un avance de mi documental ‘El Hombre detrás de la Máscara’, producido por IMCINE y Gabriela Obregón. Es un singular documental en donde hablo por primera vez de situaciones íntimas y personales que han sido fundamentales para mí, mostrando imágenes inéditas de mi vida familiar, extraídas de películas en formato Super 8 y un ciento de fotografías que son testimonio de los momentos más significativos dentro de mi vida familiar y profesional.
También, en este documental, se plasma cómo la máscara de mi padre nos separaba cuando él desaparecía del entorno familiar por días y semanas enteras para convertirse en El Santo, ese famoso personaje que abarrotaba todas las arenas de lucha libre en donde se presentaba; que salía semanalmente en una historieta que vendían en todos los puestos de periódico; y al que toda la gente quería tocar, buscando desesperadamente su autógrafo; además de que en sus películas era el superhéroe e ídolo de grandes y chicos. Curiosamente, también el mío, sin ni siquiera yo imaginar que El Santo era mi padre.
Segunda caída:
La reconciliación con la máscara

Hablo también de esos tristes días en que extrañaba a mi papá y constantemente miraba el calendario para ver cuántos días faltaban para su regreso, marcando con una cruz el paso de mi soledad, esperando con ansia su regreso a casa. No entendía bien la relación que existía entre mi padre y esa máscara plateada que él tomaba entre sus manos y guardaba en su equipaje; lo único que sabía es que esa máscara me separaba de él, y muchas veces pensé en esconderla.
Al paso del tiempo logré entender que ese superhéroe de capa, botas y máscara plateada era mi padre y al sentir esa profunda satisfacción quería decírselo a todos en mi escuela.
¿Pueden ustedes imaginar el enorme orgullo que yo sentía al descubrir y saber que El Santo era mi papá? ¿Y pueden imaginar la frustración e impotencia de no poder compartir con mis amigos en la escuela, porque era un secreto? Y cuando lo hice, fui víctima de burlas y risas de los crueles compañeros que no me creían y sólo por molestarme me empujaban y lanzaban retos para pelear con los más fuertes y hábiles.  Todos esos sentimientos se fueron quedando dentro de mí hasta que paulatinamente me he ido deshaciendo de ellos. Por ello, cuando me brindó la oportunidad de continuar con su legado, me prometí a mi mismo jamás defraudarlo y demostrarle que yo sería un triunfador como él. Pocos saben el compromiso que es portar esta máscara; tengo desde el sábado con ella puesta casi las 24 horas del día, en los trayectos a Grutas de Cacahuamilpa, a Chilpancingo, a Taxco y, finalmente, aunque esté acostumbrado, la realidad es que la piel hay momentos que necesita descansar.
Hoy, que escribo en mi habitación, donde me encuentro solo y aislado de toda la gente que seguramente está tomando sol, divirtiéndose en la alberca y en la playa, compruebo que la máscara es el eje central de mi vida y es parte del sacrificio de ser ‘El Hombre detrás de la Máscara’.
Tercera caída:
Las satisfacciones que me brinda mi inseparable máscara

Ahora que estoy festejando 30 años de carrera profesional comprendo y admiro más a mi papá, porque he logrado entender el gran sacrificio que vivió para que El Santo brillara. Ahora, en mi estancia y durante todas las actividad es que he realizado dentro del FICA, he vivido momentos muy emotivos, como el recibimiento que hicieron a mi llegada a la cena celebrada en la Concha de la Brisas; algunos invitados me recibieron con aplausos (algo que no esperaba) y fue muy bonito ver y sentir, minutos después, con qué cariño la mayoría de los invitados y organizadores que estaban sentados en la mesa de honor, se pusieron de pie, dándome la bienvenida; realmente lo agradezco.
El primero fue mi estimado amigo Víctor Sotomayor, presidente del FICA, siguieron después don Miguel Alemán Velasco, presidente honorario del FICA, don Carlos Slim, presidente de Grupo CARSO, Ángel Aguirre Rivero, gobernador del Estado de Guerrero, Javier Alluni Montes, secretario de Fomento Turístico de Guerrero, así como el actor Antonio Banderas, en compañía de su esposa, Melanie Griffith. En seguida la mesa se llenó de fotógrafos que pidieron posáramos para las cámaras y una lluvia de flashazos iluminó el lugar. Los siguientes días han sido también sumamente emotivos; la prensa me ha tratado muy bien y la mayor parte del tiempo lo he pasado en compañía de mi estimada amiga Lorena Velázquez, con quien disfruté la proyección de ‘Las Mujeres Vampiro’ en el interior de las Grutas de Cacahuamilpa. En la bella ciudad de Taxco, donde recibí el Jaguar de Plata, por 30 años de carrera profesional, y mi padre recibió un merecido y emotivo homenaje por 70 años de su personaje.
Anoche fue la presentación del avance del documental que estará listo el primer trimestre del 2013 y hoy jueves continuamos con la inauguración de la exposición ‘Santo, El Enmascarado de Plata’; mañana viernes será la clausura de este espectacular festival con la presencia de la bella Salma Hayek, quien recibirá el muy merecido Jaguar de Plata por 25 años de trayectoria. Mientras, yo seguiré todos estos días portando mi máscara en todo momento durante el festival; ya tendré la oportunidad de regresar próximamente a disfrutar las playas de este maravilloso estado. Sé que no debo olvidar al hombre que está debajo de esta máscara, que tiene hijos y una esposa que lo aman, y que también sabe pasar desapercibido entre los turistas que vienen a disfrutar de las maravillas que en Acapulco se pueden disfrutar.
Quiero aprovechar para enviar un gran saludo de despedida a Consuelo Sáizar, amiga y compañera mía de la universidad; una mujer que sin duda deja un gran legado en la cultura de México al haber logrado fincar grandes espacios como la Cineteca Nacional, la Ciudadela, la Ciudad de los Libros, los Estudios Churubusco, que aún están en proceso, y tantos y tan importantes proyectos más que se lograron durante su gestión.
Sin duda, un gran reto para quien continúe en el cargo de la presidencia del Conaculta. “Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios”: Simón Bolívar. Nos leemos la próxima semana, para que hablemos sin máscaras.

By El hijo del Santo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS