domingo, 18 de noviembre de 2012

Una leyenda que sigue peleando

RECONOCIMIENTO. El luchador de 70 aaños recibió el premio La Calavera de Oro, por su trayectoria y aportación al cine. (Foto: CORTESÍA FESTIVAL MÓRBIDO )

Mil Máscaras protagonizó 17 películas, algunas en inglés, que se vieron en gran parte del mundo


PÁTZCUARO.— En 15 años de carrera en el cine, Mil Máscaras protagonizó 17 películas, algunas en inglés, que se vieron en gran parte del mundo, como fue el caso de Los Campeones Justicieros y Las momias de Guanajuato, en donde compartió créditos con El Santo y Blue Demon.
La más reciente aparición del gladiador, que se dio a conocer en la pantalla grande a mediados de los 70, fue en Mil Máscaras VS La momia azteca, en 2007, que se proyectó la tarde del viernes en el festival de terror Mórbido, en esta ciudad., donde también se le entregó el reconocimiento especial La Calavera de Oro.
A sus 70 años de vida, dice, tiene en su cajón unos 10 guiones, alguno de ellos situado en la Revolución Mexicana que espera hacer. Y sigue su trajín en los encordados, pues apenas este fin de semana tendrá peleas en Las Vegas y Ciudad Juárez.
Mil Máscaras, una leyenda que aún sigue dando de qué hablar.
¿Se puede entender a Mil Máscaras sin el cine y al cine de luchadores mexicanos sin Mil Máscaras?
Es difícil hablar de uno, pero creo que Mil Máscaras entró al cine porque se hizo famoso en la lucha libre. Fue cuando unos productores que hacían películas con El Santo y Blue Demon me llamaron para actuar.
Las películas que hice las doblaban en diferentes idiomas, me acuerdo de un griego que me encontré una vez en un tren y me dio las gracias por haberle enseñado a luchar. Le dije, claro que no, si ustedes son los creadores de ella, y respondió que con mis películas había aprendido a echar maromas.
¿Es difícil que un luchador actúe?
No, de hecho soy de una sola toma. Estudié arte y cinematografía y llegar al cine no fue para mí una novedad. Recuerdo que me entrevistaron cuando íbamos a filmar Los Canallas (1968, con David Silva) y me preguntaron eso, dije que para mí era muy fácil porque si convencía a 25 mil personas en la Arena México, donde de alguna manera actuaba, pues era fácil.
Y entonces dice la señorita actriz, de la que no digo su nombre por respeto, que los luchadores éramos ignorantes y que no era fácil. Le contesté que a lo mejor para ella era difícil, pero no para mí. Le sugerí que me hiciera cualquier pregunta sobre teatro, cine y respondió que no valía la pena.
Entonces le pedí dejarme preguntarle algo y pedí la definición de la palabra teatro según Aristóteles. No supo. Comenté que el teatro era la vida, un conjunto de interpretaciones artísticas tendientes a reproducir las emociones de la vida misma y presentarlas en escena. Que en ese momento, que estábamos desayunando, lo único que faltaba eran las cámaras para hacer una película.
¿Qué tal era Federico Curiel como director?
La verdad es que nunca nadie me dijo nada. Mi compromiso era con la acción, que era mi especialidad y si en algún momento se requería que yo opinara, lo hacía. Siempre hice mis escenas sin dobles. Lo único que había que hacer era concentrarse y la actuación salía normal.
¿Qué tal era el set con El Santo y Blue Demon?, ¿muchos egos?
No había celos ni nada. Una de mis cosas es que nunca he tenido envidia, además, yo era más alto que ellos y tenía más peso. Mientras ellos estaban en los 65 kilos, yo andaba en los 100, era mucha diferencia. Después de mis primeras películas yo ya estaba en la lucha mundial, no sólo en la de México, no podía tener envidia para nada.
¿Se ha descuidado el cine de luchadores en México?
Se acabó el cine de todo, en parte por el gobierno. Lo que pasa es que había una empresa que se llama Películas Nacionales y éramos cincuenta y tantos socios. El cine valía dos pesos, las palomitas cinco, el refresco hasta ocho y no permitía que se subieran (el costo de boletos), entoces quebraron los cines.
Se hacían 150 películas al año, había 8 mil trabajadores y todo ese se fue a la basura, se acabó el cine mexicano y ahora se producen películas de arte que son proporcionadas por el mismo gobierno, eso he oído.

Cortesía de: www.eluniversal.com.mx y César Huerta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS