viernes, 21 de diciembre de 2012

¿El fin o el renacimiento del mundo?

Primera caída:
Lo que va a suceder

Estimados amigos de RÉCORD, si yo fuera pesimista o fanático de los rumores, ¡hoy les diría adiós!, porque mañana se terminará el mundo y ésta sería la última columna que escribiría para ustedes. También me despediría de todos mis estimados y fieles seguidores de las redes sociales, lamentaría no haber hecho las paces con Blue Demon Jr., y el no haber desenmascarado a El Hijo del Solitario y a Fuerza Guerrera. Mi documental, ‘El Hombre Detrás de la Máscara’, ya no lo podrían ver, no se realizaría la firma de autógrafos en la tienda de la Condesa el próximo sábado y me iría muy triste por no haber concretado los proyectos planeados para 2013. Pero, hablando en serio, créanme que me iría muy satisfecho de todos mis logros, de mis triunfos y de cada inolvidable momento que me brindó este maravilloso deporte-espectáculo que es la lucha libre, al subir durante 30 años a un cuadrilátero y dar siempre lo mejor de mí para emocionar y divertir a todos ustedes.
En cuanto a mi vida personal, daría gracias a Dios por tantas y tantas bendiciones recibidas a lo largo de mi existencia, entre las cuales están mis inigualables padres, mis hermanos, mis hijos y la hermosa mujer que ha estado conmigo en las buenas y en las malas, a quien amo profundamente y con quien he construido una bella familia.
Agradecería también el tener pocos, pero verdaderos amigos que me aprecian sinceramente sin ningún interés, así como el saber elegir después de muchas traiciones e ingratitud a los familiares y gente que no me envidia ni desea ningún mal para mí y con quienes estoy en contacto cotidianamente. Me sentiría feliz de haber aprendido a disfrutar cada minuto de mi vida como si fuera el último y orgulloso de otra bendición más, que es ser poseedor de ese singular sentimiento de saberme querido por mi público y daría gracias a mis padres: desde niño aprendí a agradecer día a día todas estas bendiciones mencionadas de las que he sido objeto, sin tener que esperar a que llegue el 21 de diciembre de 2012 para hacerlo.

Segunda caída:
El fin del mundo

A pesar que las catástrofes climáticas como los terremotos descomunales, los tsunamis, las sequías prolongadas parecen ser una señal, el mundo no se va acabar mañana, ni se van a elevar los océanos para inundar la Tierra, ni caerá fuego del cielo, ni los continentes se partirán en pedazos, ni los volcanes harán erupción al mismo tiempo (a menos que Dios así lo dispusiera). Mañana, el Sol saldrá como lo hace cualquier día, pero en este solsticio se alineará entre la Tierra y el centro de nuestra galaxia. Si los rayos del Sol cada vez son más intensos, si los polos día con día se derriten, si nuestros bosques y selvas van desapareciendo paulatinamente por la excesiva deforestación, si los ríos y mares están contaminados por ser recipientes de basura y desechos industriales y, por ende, las especies animales terrestres y marítimas se van extinguiendo, si la protección de la capa de ozono se sigue debilitando y las explosiones solares causan cada vez más daños en la Tierra, si persiste el hambre, la pobreza extrema, las guerras, es sólo el resultado de la inconsciencia de la especie humana y de seguir así, entonces las consecuencias sí serán graves, a tal grado que sucederá una catástrofe, independientemente de los desastres que puede causar la naturaleza. Por otro lado, también ha sido responsabilidad de nosotros que exista una lamentable pérdida de valores y principios morales en las nuevas generaciones y una decadencia espiritual en cada uno de nosotros. El fin del mundo es personal y todo esto forma parte de las primeras seis profecías mayas.

Tercera caída:
El renacer del mundo

Lo que caracteriza a la cultura maya es el respeto por la naturaleza y la vida. La séptima profecía maya, al igual que las seis anteriores, están grabadas en piedra y lo que les voy a mencionar a continuación está escrito y es un mensaje de esperanza que nos dice que a partir de un esfuerzo voluntario por lograr la armonía y la paz interior, podremos desarrollar nuevos sentidos e integrarnos al funcionamiento de la galaxia y renacer en una nueva era, que es ‘La Era de la Luz’, que no es otra cosa que elegir entre desaparecer como especie pensante que amenaza con destruir al planeta o evolucionar hacia la integración armónica con todo el universo.
Cada uno de nosotros de manera individual debemos buscar un despertar espiritual y cuando aprendamos el verdadero significado de lo que es ‘amar’, cuando abramos nuestro corazón para perdonar, cuando controlemos el ego, que nos hace creer que somos importantes y olvidamos que sólo somos una minúscula partícula del universo, entonces lograremos un cambio positivo. En esta fecha, únicamente finaliza un ciclo de cinco mil 125 años del periodo del calendario maya e inicia un esperado renacimiento, así que estén tranquilos, pues, en relación con el fin del mundo, sólo se trata de especulaciones y la vida en la Tierra después del 21 de diciembre de 2012 no será muy diferente a la de hoy, a menos que los seres humanos hagamos conciencia para alcanzar ese anhelado cambio positivo o aun mejor; que al igual que los mayas, esperemos un nuevo comienzo antes que un final. Los espero para la firma de autógrafos el próximo sábado 22 a las 5 de la tarde en mi tienda ubicada en Tamaulipas 219, en la colonia Condesa. ¡Que pasen una Feliz Navidad! Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

By El hijo del Santo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS