miércoles, 31 de octubre de 2012

6to. Aniversario Luctuoso de Huracán Ramirez







Hoy se cumple un nuevo Aniversario Luctuoso del gran Huracan Ramirez y en Bajo las Capuchas le brindamos este pequeño homenaje.

Biografía del Huracán Ramírez

Viví en México en el período 1990-1992 cuando inicié una serie de entrevistas que acabo de terminar con la Biografía de Daniel García Arteaga, Huracán Ramírez, campeón mundial de lucha libre en peso welter.
Me duele decir que tuve que cumplir esta tarea a espaldas de mi embajador, no obstante que a 20 años me parece la más importante que jamás hice en México, pues como todo rey chiquito en su embajada, me prohibía todo lo que se escapara de la cruda rutina. Tenía que inventar 1.000 pretextos para entrevistar al Huracán en la clandestinidad más absoluta, como que el embajador ni se enteró de que usé parcialmente la máquina de escribir de la legación para transcribir las entrevistas.
Al parecer, no era una preocupación propia de un agregado cultural, pero la lucha libre en México no se limita al ring o a la arena, sino que permea la estructura social y llega incluso a la política, porque aquellos eran los tiempos de esplendor del diputado Super Barrio, quien había apadrinado a Super Humanidades, y si el primero tenía el honor de asistir a las reuniones del Congreso Nacional con máscara y capa, el segundo se complacía en asistir a la UNAM con el atuendo característico del luchador, que en México pasa por usar máscara y apostarla contra cabellera.
Bull Santana se casó en el ring de la Astropista, con los más grandes luchadores de 1985 como testigos, y la ceremonia fue oficiada por un sacerdote insólito: Fray Tormenta. Se llamaba Sergio Gutiérrez Benítez, y se había ordenado en la Orden de las Escuelas Pías. Y no sólo eso, pues Fray Tormenta había estudiado Teología en Roma y se había doctorado en Filosofía. Si luchaba era por recaudar fondos para los orfanatos, donde hoy todavía trabaja, ya retirado del ring.
¿Una excepción? En absoluto: incluso Jesús, El Murciélago, Velásquez, era un filósofo con lecturas sólidas. Y conste que era un rudo de aquéllos, que subía al ring enmascarado y vestido de negro, y cuando alzaba los brazos, cientos de murciélagos salían del interior y volaban chillando hacia el cielorraso o lo alto de la carpa. Murciélago Velásquez decía en una entrevista que admiraba al muralista Diego Rivera porque dijo que había comido carne humana, ¡como él! Era famoso porque a Merced Gómez le arrancó un ojo en el ring, y el Huracán me había contado que en realidad le había arrancado los testículos ¡y que luego se los comió crudos! Pues este señor era también un lector avisado, para quien Sócrates o Platón no tenían demasiados misterios.
En México no hay varón con las glándulas bien acomodadas que no quiera echarse un tiro con el adversario o el amigo; es tierra de hombres recios, que evitan insultarte y prefieren guardar silencio, pero si tu ofensa sube de calibre, te despachan a la otra vida. Cuántas veces los actores de cine o televisión que protagonizaban historias de luchadores, rechazaban el doblaje y preferían aprender nociones del noble oficio y fajarse en serio. Cómo no recordar, por ejemplo, el guion de La Fuerza del Amor, escrito por el Dr. Rafael Olivera, El Árbitro, en el cual Eduardo Palomo y Alfredo Adame se disputaban el amor de la bellísima Karen Sentíes y se dieron un buen tiro y creo que hasta volaron fuera del ring. Ambos eran actores, y muy cotizados, pero a la hora de la lucha libre cambiaron de personalidad, y a la hora de ponerse máscaras, el primero como El Títere y el segundo como El Sagrado, se volvieron dos fieras sueltas.
Con los años, pude decantar la magnitud del personaje y la atracción irresistible de su biografía, que me acercaba a un país entrañablemente querido porque me brindó hospitalidad en el exilio y en la diplomacia, me hizo conocer la realidad boliviana con una lupa de 100 millones de aumento y al final desembocó en una sorpresa maravillosa, pues el año 1999 los Estados Unidos Mexicanos me condecoraron con el Águila Azteca, como testimonio de mi amor por su país, un honor que me conmueve pues no es poca cosa ser un Caballero Águila.
A veces llegaba a su casa para entrevistarlo y tocaba el timbre. Por una rendija veía cómo se ponía la máscara sin amarrarla a la nuca, sosteniéndola con una mano antes de abrir la puerta; pero me reconocía y se la quitaba mientras me decía: “Ah, eres tú, pinche Ramón…”, con una familiaridad que yo no había soñado jamás tener nada menos que con un campeón mundial de lucha libre.
Fruto de esas charlas es este libro que había quedado arrumbado entre los proyectos de hace 20 años, pero el amor de Euly y de Karlita, las dos flores que iluminaron la vida de Daniel García, pudo más que el olvido, y entonces volvimos a la carga, para recuperar viejas grabaciones, obtener nuevos testimonios y reconstruir la vida y memoria de este noble señor, que parecía no matar ni una mosca, y sin embargo era un gran luchador que dio gloria a México y al deporte de la lucha libre. Reposado y tranquilo, me dio sin embargo una prueba de su fortaleza física cuando ya tenía 60 años y, en un arranque de buen humor, me tomó de las solapas, con mis 90 kilos de peso, y me alzó con una sola mano como un metro por encima del piso.
Cierro los ojos y vuelvo a escuchar su frase admonitoria: “Ya sabes lo que arrancó en el ring Murciélago Velásquez, ¿eh? Como no escribas mi biografía, no vaya yo a hacer lo mismo”.

El autor es Cronista de Cochabamba

Cortesía de:  www.lostiempos.com y Ramón Rocha Monroy

Comic "La Unión"






ESTO ES UN COMIC DE 4 PÁGINAS PARA PROMOCIONAR LA UNION DE KANGRENA CON FBL VIDEO PARA HACER UNOS PROYECTOS.

Catch-As-Cartch-Can 30-10-2012



Amigos ya esta en internet nuestro programa Catch-As-Cartch-Can de 30 de Octubre 2012 con Perseo Cas, Bruno Bernasconi Castelli, Ramon Ysidoro Coa y Agustin...por nuestra radio internet www.idolosdelring.tk un programa entre Guatemala y Venezuela...Nuestro apoyo a Sandra González....

Todo lo que debes saber del cine de luchadores

No importa lo que se diga o piense de las películas de luchadores, siempre tendrán un lugar especial en nuestro corazón y en nuestra lista de cintas favoritas. ¿Quién no se ha aventado una de El Santo un domingo? Evidentemente todos y nos siguen causando la misma gracia. Este género que con el paso de los años ha entrado a las filas del cine de culto ahora ha sido reunido en un libro que debemos tener en casa.

¡Quiero ver sangre! Historia ilustrada del cine de luchadores es un compilado de entrevistas, historias tras bambalinas, reseñas, crítica y material fotográfico inédito en el que podemos ver todo lo que pasó dentro y fuera del set de filmación de esos relatos que nos hicieron pensar que realmente existían los superhéroes mexicanos, que viajaban en deportivos y que las chicas más guapas querían ser sus novias.

Los autores de este libro son José Xavier Návar, Raúl Criollo y Rafael Aviña, quienes se clavaron en recopilar 800 ímágenes, entre fotografías, carteles y fotomontajes del archivo de la Filmoteca de la UNAM y materiales de coleccionistas privados. Además de que buscaron a críticos, expertos y a todos aquellos que participaron en la realización de estas cintas.

El libro ya está a la venta en librerías. Si a ustedes no les gustan las luchas pero tienen un amigo bien fan, queden bien y regálenselo, lo valorará.

 http://www.youtube.com/watch?v=cJps2S_VJCc&feature=player_embedded

Cortesía de: www.indio.com.mx

martes, 30 de octubre de 2012

Los enmascarados de las Películas Mexicanas



PORQUE estamos entrando en la miedosa temporada de HALLOWEEN y porque va de cine de terror mexicano con luchadores, aquí un perfil de NPR (que puede transmitir) en las películas de terror de Luchadores desde unos años atrás. Lo hacen un poco irónico, pero es un buen panorama. Se ejecuta cerca de seis minutos.



En esta víspera de Halloween, se puso de relieve la obsesión de México con los luchadores enmascarados. Bobb Cotter, autor de El luchador enmascarado mexicano y Filmografía Monster, nos adentra en el mundo de los personajes como El Santo y Blue Demon, y sus batallas con monstruos fantásticos silverscreen y villanos.
Copyright © 2005 Radio Pública Nacional. Para uso personal, no comercial. Véase los términos de uso. Para otras aplicaciones, se requiere autorización previa.

(Soundbite de la música de la película)

DEBBIE ELLIOTT, host:

Oh, no! La Tierra está siendo atacada por los marcianos en mallas metálicas! ¿Qué podemos hacer? Llamada en el luchador enmascarado vecindario amigable.

(Soundbite de película)

HOMBRE NO IDENTIFICADO: (Se habla español)

(Soundbite de vítores y aplausos)

ELLIOTT: En cientos de películas de los años 1950, 60 y 70, los luchadores profesionales de México salvó al mundo. Las mujeres vampiro, momias aztecas y los cerebros diabólicos del espacio exterior no eran rival para El Santo y Blue Demon sus colegas y Mil Máscaras. Bobb Cotter escribió "El luchador enmascarado mexicano y Filmografía Monster", y se une a nosotros ahora.

Hola.

Sr. BOBB CHAVETA (Autor, "El luchador enmascarado mexicano y Filmografía Monster"): Hola, Debbie.

ELLIOTT: Ahora a partir de la lectura de su libro, me da la sensación de que estos chicos eran muy populares y que iban a estar fuera de casa y estaban siempre en el carácter, que nunca tomaron sus máscaras. Así que puede ser, como, caminando por el pasillo de la tienda de comestibles y ver El Santo o Blue Demon allí, la máscara y todo.

Sr. CHAVETA: Exactamente, y eso fue su personaje público. Y es realmente como si estuviera vivo superhéroes. Es como si Batman era un ser humano real y se podía ir a ninguna parte, y nunca, nunca reveló su verdadera cara al público. Y, como cuestión de hecho, en esta cripta en la Ciudad de México, la cara de la placa de características es la máscara de El Santo y no su verdadera cara.

ELLIOTT: Cuéntanos un poco sobre Santo. Él no era el único enmascarado estrella de cine, pero era probablemente el más famoso de México. Y en su libro, usted lo comparan con John Wayne?

Sr. CHAVETA: Por supuesto. Él era el John Wayne del cine mexicano. Quiero decir, él era una de las grandes estrellas durante décadas. Y cuando murió, todo el país estaba de luto. Quiero decir, las personas se alinearon en las calles para su funeral.

ELLIOTT: Muy pocas de estas películas están disponibles al norte de la frontera, pero nos las arreglamos para tener en nuestras manos "Santo contra la invasión marciana" de esta semana. En cierto modo me recuerda a la antigua "Plan 9 from Outer Space" con un poco de un presupuesto más alto. Yo no vi ningún vuelo placa de papel platillos aquí.

Sr. CHAVETA: Si. Sí, es un clásico. Al parecer, Marte es una especie de planeta gigante centro de bienestar, y todos los hombres se construyen como luchadores profesionales y todas las mujeres son muy hermosa y llevan trajes diminutos. Y es muy divertido, eso es otra cosa acerca de las películas de monstruos luchadores mexicanos - es que si un monstruo tiene siglos de antigüedad o si ni siquiera es de esta Tierra, todos ellos logran conocer todos los movimientos más recientes de lucha libre.

Elliott: No sólo, como, tener estas peleas de lucha libre, pero en esta película no era en realidad un combate de lucha libre en un ring en la película.

Sr. CHAVETA: Oh, claro, siempre hay esos. Si se trataba de Santo o Blue Demon o la Mujer Lucha Libre, siempre había por lo menos dos o tres secuencias de lucha libre sólo rectas.

ELLIOTT: Y a veces incluso iba a estallar en una canción.

Sr. CHAVETA: Oh, sí, sí, sí, seguro. El - que podría tener chicos en trajes medievales jugando mandolinas, ya que podría tener Jimmy Santi (ph) cantando en la playa con El Santo y chicas en bikini haciendo temblar el hippy hippy detrás de ellos, y las cosas que simplemente en su mente.

(Soundbite de la música de la película)

ELLIOTT: ¿Cuál es tu película favorita luchador mexicano?

Sr. CHAVETA: Bueno, es probable que tenga que ser un empate entre "Santo contra las mujeres vampiro" y "Las Mujeres Lucha contra la momia azteca".

ELLIOTT: ¿Y por qué?

Sr. CHAVETA: "Santo contra las mujeres vampiro" tiene probablemente la escena clásica de todos los tiempos en los que estamos en el ring, y Santo está luchando sólo un partido difícil contra su oponente. Y él está mintiendo en la esquina y entonces él le dijo a su entrenador - él dice, 'Creo que está utilizando karate en mí' y 'Un golpe, podía matarme. Y él va y él se mezcla de nuevo y (suspiros) que casi llega desenmascarado. Y es un momento muy tenso. Y entonces Santo gana la partida, y él saca la máscara de su oponente. Y debajo de la máscara de lucha libre es un hombre lobo. Y luego, cuando Santo y la policía local en todo el salto y la pila en la parte superior del hombre lobo, que los cambios en murciélago y vuela lejos. Eso es todo.

ELLIOTT: Eso es drama!

Sr. CHAVETA: Son libros de películas cómicas y, no, no lo son (con tono estoico) tipo grave de - tipo dramático de Oscar dignos de películas. Son sólo un montón de, ya sabes, algo para todo el mundo y que contenía un poco de todo, en realidad: ya sabes, los chicos con máscaras y hermosas mujeres en trajes diminutos y villanos malvados y coches deportivos, números de Lizard Lounge, enanos. Quiero decir, todo. Son películas que se trata.

ELLIOTT: Monster erudito Bobb Cotter observa una gran cantidad de películas de terror mexicanas. Su nuevo libro es "El luchador enmascarado mexicano y Filmografía Monster".

Gracias por estar con nosotros.

Sr. CHAVETA: Oh, muchas gracias. Gracias.

(Soundbite de la música de la película)

ELLIOTT: Happy Halloween. Soy Debbie Elliott, y eso es considerando todas las cosas de NPR News.

Copyright © 2005 Radio Pública Nacional. Todos los derechos reservados. No hay citas de los materiales contenidos en este documento pueden ser utilizados en cualquier medio sin la atribución a la Radio Pública Nacional. Esta transcripción es proporcionada para su uso personal, no comercial, de acuerdo con nuestros Términos de uso. Cualquier otro uso requiere el permiso previo de NPR. Visita nuestra página de permisos para obtener más información.

Transcripciones NPR se crean en un plazo prisa por un contratista para NPR, y la precisión y la disponibilidad pueden variar. Este texto no puede estar en su forma final y puede ser actualizado o revisado en el futuro. Tenga en cuenta que el registro autorizado de la programación de NPR es el audio.




ESPECTACULAR DE LUCHA LIBRE 24










Damos las gracias a nuestro gran amigo y colaborador Perseo por este estupendo material. Continuará...

lunes, 29 de octubre de 2012

En la lucha libre, los escépticos van a la lona

En mi extensa lista personal de cosas no del todo importantes, pero que igual quiero hacer antes de morir, aunque no sé bien por qué, figuró bastante tiempo ver en directo una velada de lucha libre mexicana . Hasta que un viaje al D.F., un par de años atrás, fue la oportunidad para tildar ese ítem.
Gracias, sobre todo, a Miguel H., un amigo chilango que se ofreció de guía. Primero, de tarde, pasamos por el Mercado de Sonora para echar un vistazo a los puestos que, entre brujas y curanderos, venden las enigmáticas y coloridas máscaras de luchador, además de rings de juguete y miniaturas de plástico de ídolos como El Santo y Blue Demon. Máscaras truchas, porque la lucha mexicana tiene su merchandising oficial y más caro, pero también las versiones pirata, igual que ocurre con el fútbol.
La segunda parada fue en El Cuadrilátero. Este modesto local, decorado con abundante memorabilia, pertenece a un ex peleador que tuvo una gran ocurrencia. Inventó un monumental sándwich de un par de kilos, la torta El Gladiador, y lanzó un desafío: si te lo comés en menos de quince minutos no pagás la cuenta. Hasta nuestro paso por El Cuadrilátero, el chiste jamás le había salido gratis a nadie.
El tercer y último round fue en la Arena México, uno de los principales estadios para apreciar el llamado deporte espectáculo, comparable con aquel de Titanes en el Ring, de Martín Karadagián, pero muchísimo más popular, parte del folklore a esta altura.
Miguel, hasta entonces joven profesional, casado y con un hijo de apenas meses, más bien discreto y callado, en la platea se convirtió de pronto en un vociferante fanático, escandalizado ante cada injusticia del árbitro o de los rudos (los malos) contra los técnicos (los buenos).
Después del show, ya en el auto, en busca de algún restaurante por la Condesa, le pregunté a un todavía agitado Miguel hasta qué edad suelen seguir en acción estos luchadores, que parecían darse unos buenos golpes sobre la lona. "Algunos se retiran cuando otro logra quitarle la máscara", fue su sorprendente y muy segura respuesta. "No, en serio...", insistí entre risas por lo que parecía una broma. Miguel me miraba extrañado, como si me estuviera contando lo más obvio del mundo. ¿Cómo no entendía que para un luchador, que le arranquen la máscara es la peor humillación?
Intenté preguntarle cómo podía creer que estas moles encapuchadas peleaban de verdad, pero detecté que estaba a punto de ofenderlo. Miguel no veía todo este asunto como una simple actuación. Ocurría algo más complejo: obviamente le sobraba capacidad intelectual para comprender que esto era una puesta en escena como cualquier otra, pero en ningún momento rompía el pacto. Para él, mi posición escéptica quizás era tan absurda como la de quien irrumpe en una función de Madama Butterly para denunciar que en realidad los militares norteamericanos y las chicas japonesas a principios del siglo pasado no conversaban cantando en tonos imposibles.
En definitiva, ¿creen o no los mexicanos que la lucha libre va en serio? Pues, la lucha es tan real como la vida misma , es una típica respuesta que suelen dar sus inclaudicables devotos.

Cortesía de: www.lanacion.com.ar y Daniel Flores

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS