jueves, 3 de enero de 2013

La ausencia de público en las arenas

Primera caída: Tribunal Televisa Deportes
El pasado martes por la noche sintonicé el televisor y estaba iniciando el programa ‘Tribunal Televisa Deportes’, el cual llamó mi atención cuando vi luchadores de Triple A como el Cibernético, Faby Apache y el Texano Jr., reunidos en el mismo escenario con el Negro Casas, el Felino y su hijo, luchadores de la Arena México, y se me hizo interesante el tema del que estaban hablando: la falta de público en las arenas.
Lo empecé a ver y sinceramente sentí pena ajena y una gran decepción por parte de mis compañeros. En primer lugar, por desperdiciar el valioso tiempo que les brindaron y, en segundo, por cobardes, por no hablar con la verdad. Ésta era una gran oportunidad y excelente escaparate para intentar salvar a nuestra agonizante lucha libre mexicana.
En este programa, para mí, lo relevante es que ninguno de mis compañeros invitados habló con honestidad al no citar las verdaderas causas del porqué las arenas están vacías, sobre todo la Arena México; y no lo hicieron porque al parecer todos los invitados se tenían miedo entre sí, miedo a sus empresas y miedo a las televisoras. Ahora resulta que lo único que ha causado las malas entradas es la inseguridad de nuestro país y la crisis económica.
Lo único rescatable en esta emisión fue mencionar que hay muchos seudoluchadores que denigran este deporte, así como seudomaestros que, a cambio de unos cuantos pesos, les enseñan a los jóvenes a medio saber caer, a dar maromas y una que otra llave que jamás utilizan porque no les enseñaron cómo aplicarla, pues seguramente el supuesto maestro tampoco sabe cómo hacerlo y un ejemplo claro es Fray Tormenta quien, con todo respeto, aunque sea sacerdote, nada tiene de luchador.
Segunda caída: Los culpables
Éste era el momento para decir ¡Ya basta! y expresar honestamente que somos los luchadores los verdaderos culpables al permitir a las empresas y la televisión que esto suceda y de que la lucha libre esté agonizando.
¿Que acaso ya se les olvidó el apoyo que en su momento les brindaron a Konnan y al Vampiro Canadiense cuando llegaron a nuestro país? Cuando ambos, a pesar de ser pésimos luchadores, los encumbraron como si fueran lo máximo. Al primero, por el gran físico que poseía y, aunque feo y lleno de anabólicos y granos, tenía cierta personalidad; al Vampiro lo encumbraron por bonito.
Los dos eran taquilleros, es cierto, pero eso no bastaba porque el público merece respeto y ellos daban un pésimo rendimiento luchístico pero eso jamás les importó a los promotores, empezando por Antonio Peña Herrada y Francisco Alonso Lutteroth.
Los promotores y dueños de las empresas Triple A y del CMLL siempre han visto por sus intereses económicos y se llenan los bolsillos de dinero, que jamás llega de manera equitativa a los luchadores que permiten ser explotados regalando su trabajo.
¿Por qué no dijeron que ni Triple A ni el CMLL han sabido manejar el poder de la televisión, al ser ésta un arma de doble filo para la lucha libre? Por un lado, nos brinda la oportunidad de adquirir gran popularidad entre el público, pero a la vez hacen famosos a seudoluchadores que no saben ni siquiera lo que es una ‘toma de réferi’ y, mucho menos, aplicarla; ejemplos, hay muchos.
Tercera caída: Más culpables
¿Por qué no hablaron del exceso de transmisiones de lucha libre por la televisión y por el apoyo que las televisoras en general le han brindado a la WWE? Que aunque sea un gran show y poca lucha, nos roba las miradas de millones de aficionados, sobre todo de los niños. Y peor aún, ¿por qué no mencionaron que la gente no va a las arenas porque los luchadores se bajan los calzones y se la pasan bailando en lugar de luchar?
Enfrentar a mujeres contra hombres es un mal ejemplo para los niños, enfrentar luchadores enanitos con gladiadores de estatura regular no es creíble, ¡Enfrentar luchadores exóticos con mujeres y enanitos es denigrante! Éstos pueden ser suficientes argumentos por parte de la Secretaría de Gobernación para prohibir las transmisiones por televisión en tanto no se regulen las reglas de las mismas.
¿Por qué no fueron honestos y mencionaron los malos y nefastos comentaristas que se la pasan albureando en televisión abierta al público como Arturo Rivera y Andrés Maroñas que dañan nuestro deporte? Lo hacen por la simple razón de que no saben nada de lucha libre y tratan al público como si fuera ignorante y en lugar de valorar una buena lucha a ras de lona, fingen quedarse dormidos y prefieren burlarse de los luchadores que están brindando lo mejor de sí.
En conclusión estimados amigos de RÉCORD, mis compañeros, desde mi punto de vista, se vieron muy cobardes y no dieron soluciones para que las familias regresen a las arenas. La lucha libre es un deporte-espectáculo familiar y siempre lo fue.
Hoy, muchos papás evitan asistir con sus hijos porque no tienen ninguna necesidad de escuchar y ver las vulgaridades que gritan y hacen los luchadores. Para rescatar la lucha libre, los luchadores tenemos que estar unidos y expulsar a todos aquellos seudoluchadores y seudoempresarios vividores que prostituyen nuestro deporte.
Tenemos que rescatar el respeto por el público y por la lucha libre, rescatar ese celo profesional que hemos perdido y el amor por nuestra profesión, así como rescatar la disciplina y la lucha seria y efectiva. Debemos dejar nuestro orgullo a un lado y combinar luchadores independientes con gladiadores de Triple A y CMLL, eligiendo a los mejores para competir con la WWE que, hoy por hoy, es la empresa más fuerte.
Los luchadores mexicanos tenemos que aprender a no dejarnos explotar y levantar la voz, aprender a no dejarnos manipular por los patrones y evitar las pachangas en el cuadrilátero y, por otro lado, exigir a las autoridades que se pongan a trabajar y realicen verdaderos exámenes profesionales a los jóvenes que quieren ser luchadores, prohibir a todos aquellos que ya  perdieron la máscara usarla otra vez, así como no permitir que los luchadores tomen el micrófono para decir majaderías y ofender a los aficionados asistentes.
¡Ojalá la muerte próxima de la lucha libre fuera sólo una broma del Día de los Santos Inocentes! Lamentablemente es una realidad. Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

By El hijo del Santo

1 comentario:

  1. a mi modo de ver la lucha libre, esta empezo a agonizar a mediados de los años 80´s con la aparicion de ridiculos personajes y la muerte de verdaderos promotores como Fransico Flores entre otros. y MURIO la lucha libre cuando aparecio la triple AAA con el apoyo de la nefasta televisa, ahora solo quedan los recuerdos..... y los fraudes... felicidades Hijo del Santo por ser de los pocos que ha tenido seriedad con este sufrido deporte

    ResponderEliminar

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS