domingo, 17 de febrero de 2013

Beyond the Mat (La otra cara de la lucha libre)




El documental que Vince McMahon no quiere que veas
Es difícil entender a los luchadores profesionales. Siempre están viajando, siempre cargan consigo golpes y lesiones, no son bien pagados (excepto aquellos que están en la cima), no tienen el respeto de los que no son fans de la lucha, ellos ni siquiera “compiten” en todo el sentido de la palabra pues sus resultados están predeterminados y la gran mayoría de ellos son olvidados rápidamente. Aún así casi todos los luchadores en Beyond the Mat continúan buscando la fama. ¿Por qué? Creo que Terry Funk lo resume perfectamente: Porque es divertido.
Sin embargo, es un extraño tipo de diversión. Después de todo, no estoy seguro que la mayoría de la gente clasificaría a ser golpeado con una silla como “diversión” Ni tampoco a mucha gente le gustaría disfrutar el ser lanzados de una jaula de acero como Mick Foley. Pero como la película mismo señala, los luchadores rara vez son personas normales. Pero al mismo tiempo siguen siendo seres humanos. Ellos tienen los mismos problemas que nosotros. Es solo que ellos se ganan la vida corriendo con mallas de spandex y masacrándose el uno al otro.
De todas las historias en Beyond The Mat, La que más me agrada es la de Terry Funk. Muestra cuán bizarra es la lucha libre profesional. Aquí tienes a un hombre de más de 50 años que tiene artritis degenerativa, que se despierta en la mañana, como cualquier hombre mayor, en calzoncillos y ojeroso. Y aún así en el ring es un maníaco sediento de sangre. Pero al mismo tiempo él es un padre amoroso que llora en la boda de su hija y tiene una excelente amistad con el hombre con el que ha tenido sus luchas más brutales (Mick Foley). Así como la lucha puede ser  excéntrica, nada de los que pasa fuera del ring es simple.
Y la sección de Funk ilustra el problema que muchos luchadores tienen: no pueden renunciar a ser el centro de atención. Por ejemplo miren a uno de los amigos de Terry Funk, Dennis Stamp. No ha luchado en años pero aun así sigue entrenando (saltando en un trampolín en ropa interior) esperando tener otra lucha. Y cuando finalmente acepta ser el árbitro en la lucha de “retiro” de Funk, se emociona por ser parte del evento principal. Parece que cuando no te pagan mucho, cuando eres forzado a hacer trabajos horribles y cuando nadie sabe quién demonios eres, la única compensación para una existencia tan deprimente es un par de aplausos.
Otro luchador que ha sido golpeado por el negocio es Jake Roberts. Él no se lleva bien con su hija y como Jake es adicto a las drogas es forzado a pagar su adicción luchando en eventos de cuarta en puebluchos. Incluso es filmado orinando en una cubeta y luego filmado completamente dormido antes de salir a luchar mostrando una escena muy depresiva de lo que significa ser un luchador profesional. No me sorprende por qué muchos luchadores están acabados, pero Roberts tiene incluso más razones para estar tan demacrado: su existencia fue producto de una violación y su hermana fue raptada y asesinada, además de tener una terrible relación con su padre, apenas pueden mirarse el uno al otro. También es impactante ver como Roberts abandonó sus sueños solo para ser mejor que su padre y restregárselo en la cara (el papa de Jake Roberts también era luchador) De repente y sorprendentemente puedes ver cómo Jake Roberts desarrolló su personaje tan oscuro: SIMPLEMENTE PROYECTA SU PROPIA VIDA REAL. Nuevamente  la lucha y la realidad parecen mezcladas.
Quizás el único en la película que se proyecta de forma decente es Mick Foley. El tiene un plan claro (retirarse cuando cumpla 35) y tiene una familia sólida que lo apoya. De alguna manera sabes que el va a estar bien, pero eso no quiere decir que no haya baches en su camino. En una escena él es forzado a mirar imágenes de su esposa e hijos llorando cuando Mick es golpeado repetidas veces en su cabeza con una silla de metal, es una verdadera llamada de atención; me refiero a que a pesar de lo entretenido que es para bastardos como yo, uno no puede poner a su familia a pasar semejantes penurias cada vez; pero es su familia la que lo mantendrá a Mick con mentalidad centrada y humilde. Sin embargo para los otros luchadores que no tienen vidas personales estables, ellos tendrán que buscar amor entre gritos y aplausos. Pareciera que la lucha libre es una droga que muchos luchadores no pueden dejar.
Los Hardcore Legends también lloran
Pero en lo que el filme resalta más empáticamente es que es presentado tal y como sucede en la vida real. Nadie es juzgado ni mirado por debajo del hombro. Bueno si, la lucha libre es algo que está casi fuera de los límites sociales, pero la película muestra que no importa cuan rara sea la lucha, los luchadores no son gente rara después de todo. Solo son gente con los mismos problemas que tenemos todos.


LA OTRA CARA DE LA LUCHA LIBRE "Beyond the Mat", sigue los pasos personales y profesionales de las vidas de varios luchadores. Algunos luchan por entrar a este negocio entrenando en el gimnasio todo el día, y apareciendo todas las noches luchando por muy poco dinero, con la esperanza de ser descubiertos por los promotores importantes. Otros son estrellas de la WWF, los mejores en su profesión, luchando contra las presiones presentadas por la intensa competencia y tratando de balancear sus carreras y su vida familiar.

También están los veteranos, intentando permanecer en la profesión, llenos de golpes, el proceso natural de envejecimiento y algunas veces sus propias tendencias auto-destructivas. Lo que todos ellos comparten es una pasión por la lucha libre tanto por el espectáculo como por el deporte, mostrando así, un pedazo del sueño Americano.

El carnaval del mundo de las luchas, es explorado por las imágenes de tres hombres quienes, en su trabajo, encuentran lo peligroso e impredecible de sus carreras. Terry Funk, es un renombrado campeón proveniente de Texas quien cuenta con 53 años de edad y 32 en el mundo de las luchas; Jake "La Vibora" Roberts, es por su parte, un luchador cuyos atributos son haber caído en la adicción de la cocaína y una niñez llena de contratiempos; y Mick Foley, un buen padre y esposo que tiene la intención en salir del medio por su familia, pero tendrá un problema que le impedirá retirarse.

Para el director Blaustein, este es un documental honesto, íntimamente relevante, altamente entretenido y criticable acerca del mundo de la lucha libre, que toma, más allá del ring y dentro de él, las vidas de estos hombres y mujeres quienes habitan en lo colorido, la competencia, lo inesperado y complejo de este mundo. Esta película ofrece una completa reexaminación de los trabajadores profesionales en las luchas y de la larga vida de sus personalidades quienes dedican todo su tiempo al deporte.

En algunas ocasiones, el amor por su objetivo es importante; en los viajes de Blaustein, éste deja el camino abierto a los luchadores, mostrando los momentos más íntimos de los familiares, quienes a su vez, son testigos de sus victorias y derrotas en el ring, de sus impurezas, de sus glorias y el buen humor de los luchadores; Blaustein toma más allá de las luces de la arena, más allá del dolor, más allá del ring.

Blaustein, un fanático de la lucha libre toda su vida, pasó más de dos años cultivando relaciones para poder entrar a este tan privado mundo, ganándose la confianza de los mejores luchadores y promotores. La filmación tomó otros dos años y medio, en la que a menudo viajó con los luchadores y pasó tiempo con sus familias, lo cual le permitió capturar tanto las luchas como la grandeza de sus vidas, el exagerado espectáculo público y la adorada y a veces incómoda, interacción íntima entre los luchadores y sus familiares.

El resultado de todo el trabajo de Blaustein, es una historia honesta y de rápida acción. Lo que significó el histórico documental "Pumping Iron" para el físico-culturismo, LA OTRA CARA DE LA LUCHA LIBRE (Beyond the Mat) va a hacer lo mismo para la lucha libre, dejando una marca indeleble que va a cambiar nuestra percepción de ese mundo para siempre. Capturando el dolor, la gloria, el humor y la sicología de la lucha libre, Blaustein nos lleva más allá de las luces, más allá del dolor, nos lleva a "LA OTRA CARA DE LA LUCHA LIBRE".







Director:
Barry Blaustein
Guión:
Barry Blaustein
Productores:
: Barry Blaustein, Ron Howard y Barry Bloom
Actores:
Terry Funk, Mick Foley, Jake Roberts, Roland Alexander y Vince McMahon.
Género:
DOCUMENTAL
Duración
102 min. 





1 comentario:

  1. muy buena entrada,esta muy bien redactada! ahora con ganas de verla :)

    ResponderEliminar

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS