domingo, 14 de abril de 2013

'Lucha libre, una historia jamás contada': llaves y candados en el museo





A dos de tres caídas, sin límite de tiempo... los rudos y los técnicos libran una batalla, pero ahora en Museo del Noreste.
MONTERREY.- A dos de tres caídas sin límite de tiempo.. Los rudos y los técnicos libran una batalla, pero ahora en el Museo del Noreste.

En realidad se trata de la exposición “Lucha Libre, Una Historia Jamás Contada” que reúne el arte del pancracio en un recinto cultural.

La muestra ha causado expectación entre el público que ha acudido a ver la parafernalia original de estos héroes de la cultura popular.

Dicho deporte goza de gran cantidad de seguidores a nivel nacional y del mismo han escrito grandes autores como Salvador Novo, Xavier Villaurrutia y Carlos Monsiváis.

Los luchadores son como héroes o villanos que disputan el bien o el mal, sin embargo lo hacen encima de un pancracio. Los nombres de muchas figuras tienen una connotación religiosa o diabólica como “El Santo”, “Místico”, “El Satánico” o “Blue Demon”.

La exposición, que alberga el mencionado recinto cultural, está compuesta por un extenso material que permiten un vistazo al deporte y su transformación como parte de la identidad y la historia mexicana.

Los curadores de la muestra son: Orlando Jiménez y Christian Cymet López Suárez.

La lucha llegó a México hace un siglo y tiene 80 años de que se logró su profesionalización.

La museografía fue realizada por Sergio Rodríguez que de manera magistral guía a los espectadores al mundo del cuadrilátero mediante recursos visuales y auditivos.

“Lucha Libre, Una Historia Jamás Contada” está organizada en siete ejes históricos, que permiten abarcar desde sus antecedentes hasta su época actual.

Los ejes son: “Antigüedad y lucha”; “Antecedentes de los deportes de combate”; “Importación y adaptación de la lucha en México, desde el siglo 19 hasta principios de los años 30”.

“Establecimientos, definición y reglamentación”; “La república del pancracio”; “Finales de los años 30, hasta principios de los años 50”; “La época de oro de la lucha libre mexicana (1950-1969)”; “Lucha Libre en el México Contemporáneo, Modernidad y Nuevo Siglo” y “Lucha Libre en el Noreste”.

La lucha es vista más que como un simple deporte, sus protagonistas están recubiertos de misterio y sacrificio. En México han existido grandes ídolos del pancracio como “Santo”, “Blue Demon”, “Mil Máscaras”, entre otros.

El público entra al ring

El público además de presenciar una confrontación tiene la oportunidad de tomar partido y los encuentros se convierten en una catarsis colectiva.

“Son además los gladiadores mexicanos, intérpretes, legatarios de una escuela y tradición propia del gremio consolidado en la década de los años treinta del siglo 20, pero con remotos y vastos antecedentes históricos”, afirmaron los curadores.

Este deporte además es una actividad que desafía las fronteras y límites. Puede ser además, un oficio rudo como una fina ejecución, que está rodeado de colorido.

En total son más de mil objetos relacionados con la lucha libre como: máscaras, carteles de programas, cinturones originales.

También se exhiben más de 30 videos con escenas de encuentros.

La lente del fotógrafo Rosalío Vera, muestra en el libro “101 Llaves y Lances Espectaculares”, llaves tan famosas como “Cangrejo”, “Cavernaria”, “Reinera” y “Tirabuzón”, entre otras.

La muestra también expone máscaras y accesorios que pertenecieron a íconos como Santo, Gory Guerrero, Cavernario Galindo, Blue Demon, La Tonina Jackson, Rayo de Jalisco, Máscara Sagrada, Octagón, Trío Fantasía (Súper Muñeco, Súper Ratón y Pinocho).

La lucha mexicana es deporte, espectáculo, entretenimiento... es parte de la cultura.



AHORA LA LUCHA ESTÁ ENTRE LAS CUERDAS

>Los antecedentes de las luchas se remontan a los primeros tiempos de la humanidad aunque en un principio fueron utilizadas como un medio de supervivencia y la organización tribal.

La lucha tiene sus principales expresiones en el catch europeo, el wrestling norteamericano y anglosajón, el pororesu japonés y la lucha libre mexicana.

Durante los Juegos Olímpicos, el estilo de lucha era de pie y los participantes podían usar las manos y los pies, la caída de uno era el triunfo del otro y si caían los dos era nulo. El combate se decidía a través de tres caídas.

Hacia el año 648 a. C se introdujo una nueva técnica llamada pankration (pancracio), la cual era mucho más ruda y se practicaba al ras del suelo, éste es el primitivo origen de lo que hoy conocemos como lucha libre.

El naciente espectáculo catch europeo llegó con grandes oleadas de migrantes a finales del siglo 19 y principios del 20 a Estados Unidos.

En la segunda década del siglo 20, llegaron a México campeones de lucha grecorromana

Los años cincuenta son el esplendor de la lucha libre y ésos años son fundamentales para su consolidación como industria cultural.
Aparecen incluso las primeras publicaciones especializadas.

También hacen su aparición historietas, cuyo protagonistas eran el Médico Asesino, Black Shadow, Cavernario Galindo y Gory Guerrero, entre otros.

La publicación más duradera y sonada es la de “Santo, el Enmascarado de Plata”.

Los medios masivos, el cine y la televisión contribuyeron a la difusión de la lucha libre nacional hasta hacerla legendaria como hoy es.
Entre hurracarranas. Legendarios e imprescindibles luchadores como El Santo y Atlantis se hicieron de gran poder cultural en México.



Exposición

‘Lucha Libre, Una Historia Jamás Contada’

Lugar: Museo del Noreste
Permanencia: hasta el 30 de junio
Horario, martes a domingo, de 10:00 a 20:00 horas
Miércoles a sábado, de 10:00 a 18:00 horas
Costo: Público en general, 40 pesos
Maestros y estudiantes con credencial vigente, 20 pesos
Gratis: Niños menores de 12 años y adultos con credencial de INAPAM e ICOM.A dos de tres caídas, sin límite de tiempo... los rudos y los técnicos libran una batalla, pero ahora en el Museo del Noreste

Cortesía de: www.vanguardia.com.mx y Aracely Chantaka


No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS