sábado, 6 de abril de 2013

Marco Corleone trae lucha mexicana a su propio país

El luchador estadounidense llegó a México en 2006 sin hablar español y hoy en día participa en novelas mexicanas. Pelea este mes en Ontario en función de Lucha Libre USA

Marco Corleone cuenta que cuando llegó a México en 2006 solamente sabía decir “hola” y “gracias”. El nacido en Atlanta pero crecido en Nueva York no se imaginó que además de revivir su carrera en la lucha libre iba a estar en varios programas de televisión en México, incluyendo las novelas de Televisa.
La aventura en México comenzó en 2006, después de que Corleone fue dado de baja por la promotora World Wrestling Entertainment (WWE) en Estados Unidos, junto con otros 20 luchadores. Probó suerte primero en Japón, pero no le gustó por la distancia, y decidió ir a México a trabajar con el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), compañía en la que estuvo por tres años, antes de trasladarse a la AAA.
Seis años después, Corleone es uno de los rostros más conocidos de la lucha libre mexicana y uno de los personajes de la telenovela de Univision “Porque el amor manda”.
Hoy en día, trabaja con Lucha Libre USA, la cual trae la esencia de la lucha libre mexicana a los Estados Unidos.
Corleone visitará este 14 de abril el Citizens Business Bank Park de Ontario, California. Corleone, quien vive en México, estará nuevamente promoviendo esta serie que se transmite por MTV. Ha estado colaborando con Lucha Libre USA desde 2010.
Hoy en día, cuando mira hacia el pasado, ni él mismo puede creer hasta dónde ha llegado su popularidad en un país ajeno.
“Es increíble, porque yo soy un gringo de Nueva York y nunca hablaba español”, expresa Corleone, nacido en Auburn, N.Y., hace 35 años.
“Hoy en día yo me siento mexicano y me siento extraño hasta en mi propio país”, agrega el peleador, que se conoce como Mark Jindrak en Estados Unidos durante su tiempo en la WWE.
Corleone cuenta que la adaptación a un nueva cultura al llegar a México no fue nada fácil, pues no estaba acostumbrado a la comida ni a la forma de vida.
“Al principio fue muy difícil, porque no había forma de comunicarme con la gente. Lo segundo fue porque la comida era diferente, era más picante”, señala el peleador, mientras bromea que la primera semana en México tuvo muchos problemas estomacales. Corleone explica que poco a poco se empezó a frustrar, hasta que tuvo que cambiar de mentalidad.
“Me di cuenta de que estaba viviendo en un país diferente, así que era mi obligación acostumbrarme a México. Yo siempre estaba pensando: ‘Así no es en EE.UU., ahí es diferente’. Pero un día me dije: ‘Marco, tú estás viviendo en México, hay diferente cultura, diferente comida, diferente idioma, así que o aprendes la cultura y el idioma o te regresas a tu país’”, indica.
“Fue entonces que decidí que quería quedarme en México; decidí que tenía que aprender español, que tenía que aprender una nueva cultura, sus días festivos. Al principio fue difícil, pero decidí disfrutarlo”, dice el luchador.
Tras tener éxito en la arena vinieron otras oportunidades en la televisión, como sketches de comedias, y fue así que tuvo participación en unos 10 capítulos de la novela “Una familia con  suerte”, de Televisa. Su papel fue bien recibido, y fue así que llegó la invitación a estar en “Porque el amor manda”. En esa novela, tiene un papel de villano reconocido por su frase: “Te voy a hacer picadillo”.

Cortesía de: hoylosangeles.com y Eduard Cauich
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS