jueves, 4 de abril de 2013

Se los tatúa de corazón



Enrique Gumaro Pérez fue comisionado en la época dorada del box y lucha libre, además de ser un fiel seguidor de estos deportes y conocer de cerca a leyendas como El Santo y Blue Demon

NUEVO LAREDO.- Enrique Gumaro Pérez es un aficionado de hueso colorado tanto a la lucha libre como box profesional, pero es un hombre conocedor de estos deportes, pues incluso fue parte de la Comisión en la década de los 70 y 80.

Un pequeño bar privado es adornado con una multitud de fotografías donde se puede ver incluso gráficas junto a leyendas del pancracio como el propio Santo, Blue Demon y Mil Máscaras.

“Fui comisionado en los setentas cuando era presidente de nuestra asociación Héctor Muñoz”, dijo. Pero antes de esto, siempre le gustó los deportes de contacto y en su juventud allá en Saltillo, Coahuila fue campeón de los guantes de oro en boxeo amateur.

Es decir, este deporte lo trae en la sangre y tras ser comisionado, fue un trabajo que realizó durante muchos años con alto profesionalismo. Y gustaba de hacer las cosas bien pues hasta tomó un curso para réferis y jueces, el trabajo había que hacerlo al 100 y para esto ahí estaba el tremendo Lic. De la vieja guardia Considerado de la vieja guardia, el licenciado Gumaro es un libro abierto para todo aquel que gusta de estos deportes y son muchas las anécdotas que bien podría contar.

No olvida una vez cuando siendo comisionado de lucha pidió se identificara El Santo en la Arena Cuatro Caminos. El enmascarado de plata no quiso identificarse y ver que era efectivamente El Santo, por lo que se tuvo que anunciar ante el público lo que pasó y si alguien se sentía defraudado, pasara a taquilla para que le regresaran su dinero.

“La gente comenzó a salirse y el promotor habló con El Santo que se identificó y luego volvió a meterse de lleno la gente para la arena que estaba llena”, dijo.

Y hablando de leyendas, el licenciado conoce de lucha libre profesional y recuerda cuando llegó a ver trabajar a Blue Demon. “Pienso que Blue Demon era mejor luchador, tanto en el ring como fuera de este, era mucho mejor que el propio Santo”, dijo.

También en boxeo Por ser comisionado también le permitía acercarse a peleadores profesionales de boxeo y le tocó sancionar incluso a púgiles como Salvador Sánchez.

Un hombre al que le tocó vivir la época dorada del boxeo en Nuevo Laredo a finales de los 70 y principios de los 80. Incluso ha llegado a conocer promotores reconocidos a nivel internacional como Don King y las fotografías hablan por sí solas.

Museo de fotos Y en su mismo bar donde tiene muchísimas fotografías con ídolos del boxeo como de la lucha libre profesional. “He conocido mucha gente no se diga un Púas Olivares que siempre miraba y muchísimos luchadores que conocí personalmente”, expresó.

A nivel local es conocido en el ambiente luchístico y hasta tiene algunas máscaras que le han regalado como es la de Impostor, Estrella Universal y hasta el Kendor, entre otros.

Incluso siempre se encuentra al pendiente de las nuevas generaciones tanto de luchadores mujeres como hombres. “Quiero darle las gracias, siempre estuvo checando mi carrera desde que empezó como profesional”, dijo el luchador Camaleón.

“El Lic” como lo conocen, la zumba en su bar lleno de recuerdos deportivos, el box y la lucha libre se los tatúa de corazón. 

Cortesía de: www.elmanana.com.mx y Javier Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS