jueves, 18 de abril de 2013

Una letra lo cambia todo

Primera caída:
‘Televisas’

Estimados amigos de RÉCORD, deseo que lean esta columna con mucha atención.
Estoy preparando un canal de televisión por internet que próximamente van a poder disfrutar; cuento con el apoyo de un gran grupo de empresarios y con un equipo de talentosos escritores, actores, intelectuales y comentaristas entre muchas personas importantes de nuestro país y se llamará ‘Televisas’.
Tendremos una programación que va desde deportes, noticieros, series, telenovelas, hasta caricaturas y programas de concursos. Uno de nuestros principales lanzamientos será un personaje que gracias a su enorme martillo chillador y su astucia logra acabar con todos los enemigos del planeta; se llama ‘El Chapulines Colorados’ y es un personaje sólo para adultos.
Tendremos el lanzamiento de un comediante en el nuevo programa: ‘La Familia con Chabelos’; él dará consejos a los niños para que hagan todo lo que quieran, como ofender a sus padres, decir majaderías, consumir alcohol y drogas, claro, sin excesos.
En este nuevo canal no faltara lucha libre, boxeo y futbol y, desde luego, tendremos el lanzamiento de un nuevo periódico deportivo que llevará el nombre de ‘Récords’. Ahí encontrarán la informacion más relevante del deporte. ¿Qué les parece?
Realizamos nuestra rueda de prensa y algunos periodistas me preguntaron si no tendría problemas futuros con Emilio Azcárraga Jean, Roberto Gómez Bolaños y su hijo, con Xavier López ‘Chabelo’ y con Carlos Flores y Victor Edú de RÉCORD. Les dije que no, porque mi canal, mis nuevos personajes y mis publicaciones no tienen qué ver en nada con los de ellos.
Un periodista insistió en mencionar que ‘Televisas’, ‘Chapulines Colorados’, ‘Récords’ y ‘Chabelos’, eran similares a Televisa, Chapulín Colorado, RÉCORD y Chabelo; mi respuesta fue muy sencilla: “Aquí en México, ¿una letra cambia todo no?"

Segunda caída:
‘El Santos’

¿Cuál sería su opiniòn si yo estuviera hablando en serio? Es lamentable que los señores Jis y Trino, esperaran a que mi padre, Santo ‘El Enmascarado de Plata’, falleciera para registrar al denigrante monito, que lleva el nombre de ‘El Santos’, en 1984. ¿Por qué no lo hicieron cuando el aún vivía?.
No conformes con esto, mutilaron su personaje, lo cual es un grave delito, además de causar confusión con el original. Pero según ellos, ‘El Santos’ nada tiene que ver con el personaje que creó y dio vida mi padre, a pesar de que ‘El Santos’ también es luchador de profesión, lleva máscara y aunque deformada, está basada en la de El Santo; botas, capa roja, calzón y mallas, todo en color gris plata además de usar carro convertible algo que siempre caracterizó al Santo.
Jis y Trino poco a poco fueron planeando cada uno de sus proyectos relacionados con este mono. Si habláramos de un delito penal, ¿esto se catalogaría como premeditación, alevosía y ventaja?.
Primero, lo lanzaron en una tira cómica, después publicaron un libro; más tarde, lanzaron una colección de historietas y ya encarrerados, realizaron una película. Ahora, quizá quieran lanzar a un luchador, hacer un programa de TV, poner una cadena de tiendas con productos ‘oficiales’, con máscaras, muñecos, corbatas y camisetas.
Discuto el talento de este par por eso que creen su propio personaje y dejen al Santo en paz.
De hecho mis abogados hace algunos años les enviaron una notificación para pedirles no utilizar el nombre y personaje y ellos, cobijados por su registro, que no me explico cómo o quién se los otrogó, hicieron caso omiso de mi petición.
Cuando se anunció con bombo y platillo el lanzamiento de la película (inspirada en las películas de El Santo) ‘El Santos vs La Tetona Mendoza’, no dije nada, ni di mi opinión a la prensa, pues, como decía mi madre ‘les iba a engordar el caldo’ y qué bueno que no lo hice en ese momento, pues su película, según sé, no fue lo que esperaban en taquilla ya que solamente la vieron 287 mil asistentes.
Esto sucedió a finales del año pasado, precisamente al mismo tiempo en que participé en el Festival Internacional de Cine de Acapulco (FICA), así que me tuve que aguantar, contener mi indignación y ver con profunda tristeza cómo en mi país se le da apoyo, descaradamente, a un producto pirata, a una copia barata de un personaje del que todos los mexicanos nos sentimos orgullosos, incluyéndome, y que con los años, logró hacer a base de sacrificio y arduo trabajo en el ring, la historieta y el cine, un personaje respetuoso, honesto, justiciero, limpio y admirado cuya imagen es para toda la familia; un deportista nato y artista, cuyo cine hoy es considerado en el mundo como de culto.
Incluso el FICA se abstuvo de programar esta cinta. Es humillante ver tanta publicidad en las cadenas de cine, los diarios y televisoras más importantes de nuestro país, así como a personas de la cultura, la política, empresarios, actores y demás personas (que me apena decir sus nombres, porque nunca me lo hubiera imaginado de ellos) apoyando un personaje denigrante, vulgar, corriente y vividor como ‘Santos’, que induce a los jóvenes a consumir peyote para estar más ‘en onda’, que se toca constantemente sus genitales, que es un borracho panzón y grita majaderías y maldiciones a diestra y siniestra.

Tercera caída:
Nuestras leyes o nuestras autoridades
Yo no sé quién está mal, si nuestras leyes o nuestras autoridades. Pienso que ambas, pero más aun nuestras autoridades, quienes a cambio de una letra ‘S’ como la del ‘Santos’ o de una letra con un palito ‘$’ registran y explotan todo lo que los astutos trepadores, vividores y oportunistas faltos de creatividad les piden y con el sólo hecho de hacer una ‘supuesta’ búsqueda, si ya está ocupado o registrado el nombre, bajo el argumento de que tiene una letra distinta o de más, las mismas autoridades dicen que el registro es válido, algo totalmente absurdo.
Y es que hay personas (soplones), checando en instituciones como el Derecho de Autor y la Propiedad Industrial, que se encargan de ver cuáles son los registros que están a punto de caducar para que los oportunistas ingresen su búsqueda, y si el dueño legítimo del personaje por distracción no realiza su renovación, pese a tener años haciéndolo, se les da de inmediato.
Lo digo porque me consta. Tanto Triple A como la Arena México, así han logrado robarle a mis compañeros sus nombres, aunque ante todo México sea sabido que son otros los que les han dado vida a esos personajes. Lástima que no tengan el valor de levantar la voz.
A mi me sucedió con el torneo ‘La Leyenda de Plata’, que fue idea mía y cuando me di cuenta ya la tenían registrada a nombre de los dueños de la Arena México.
Felicito a la Camara de la Industria Cinematográfica (CANACINE), a la Academia Mexicana de las Artes Cinematográficas y a las autoridades del Premio Ariel, por no haber considerado para la nominación a esta película absurda que denigra la imagen de un ídolo mexicano como lo es El Santo; ¡y los productores aún tienen el descaro de ofenderse!
Deberían investigar si el producto en el que van a invertir su dinero tiene dueño. Esta producción no sólo tiene el desprecio de la Academia, sino el de millones de mexicanos que queremos a El Santo y muchos me lo han hecho saber, por email, en redes sociales y en persona a lo largo de los años y más con esta cinta. ¿Que esperaban? ¿10 Arieles y 10 Diosas de Plata?
Sé que esta columna hará que varios compañeros, incluso personas a las que aprecio, se sientan ofendidos. Lo lamento. Pienso llegar hasta las últimas instancias jurídicas para defender un derecho autoral y de marca. Veremos qué dicen las máximas autoridades cuando escuchen el lépero vocabulario y vean a este personaje que causa confusión con el creado por mi padre. http://www.youtube.com/watch?v=I0VCWiV6YeM para que juzguen ustedes mismos. Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

By El hijo del Santo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS