jueves, 27 de junio de 2013

La degeneración de la lucha libre no es un tema nuevo

Primera caída: El morbo
Desde que tengo uso de razón, he escuchado de la crisis económica, de malinchismo, de que nuestros gobernantes y autoridades son corruptos, de que si no cuidamos el agua y seguimos contaminando el medio ambiente, talando nuestros bosques y tirando basura en los mares, el planeta que habitamos irá muriendo poco a poco; que nuestra Selección mexicana no logrará llegar a Semifinales en un Mundial de futbol porque nuestros futbolistas son ‘los apenitas’; que en la lucha libre mexicana existen seudo luchadores y seudo promotores que la denigran; que hay que erradicar el machismo (basta ver el periódico del día de hoy para comprobarlo; en Guadalajara, la ciclista Erika Varela, subcampeona panamericana fue agredida por su entrenador Arturo Meneses ¡qué vergüenza!)... ¿Y qué me dicen del ex Gobernador de Tabasco Andrés Granier?
De verdad, desde que era un niño recuerdo a mi papa diciendo: “¡fulano es un sinvergüenza, perengano es un corrupto!”. Afortunadamente, hoy los habitantes y los ciudadanos mexicanos hemos logrado con el paso del tiempo, ser un poquito más conscientes de todos los problemas y males que nos aquejan desde hace tanto tiempo y muchos hemos buscado una solución y hemos tenido la fortuna de transmitírselos a nuestros hijos que son las nuevas generaciones, que pueden lograr un cambio positivo. No soy un experto en futbol, beisbol, boxeo y otros deportes como lo son mis compañeros especialistas que colaboran en este diario deportivo RÉCORD, y sería interesante preguntarles si estos deportes también se han degenerado con paso de los años.
Antes de instituir el espectáculo de la Lucha Libre, en 1933, don Salvador Lutteroth fue empresario de boxeo y tuvo una amarga experiencia en la promoción de la pelea entre Alfredo Gaona y Tommy Freeman. Fue Fray Nano, el primer cronista de lucha libre y fundador en 1930 del primer diario deportivo en México y posiblemente del mundo. La Afición fue quien ánimo a don Salvador Lutteroth para que empezara a promover lucha libre en la Arena Modelo que después se llamó ‘México’, ubicada en las calles de Dr. Río de la Loza #94.
De 1933 a 1939 se presentaban funciones en la Arena México y en la Arena Nacional con un elenco en su mayoría de extranjeros y el primer ídolo nacional fue el ex boxeador Francisco ‘Firpo’ Segura.
Cuando la Televisión hizo su aparición dentro del deporte, propició una importante derrama económica. Deportes como el futbol, el beisbol y el boxeo se cotizaron en millones de pesos y la lucha libre no fue la excepción. Fue para la organización Lutteroth una fuerte competencia. En un inicio se transmitían con total seriedad, sin embargo desde el punto de vista de los empresarios televisivos, como don Jesús Garza Hernández, era necesario utilizar el morbo, que en ese momento, y hasta nuestros días, sigue siendo un gran ingrediente para llamar la atención del público en general, sin importar si eran o no aficionados.

Segunda caída: La televisión
Televicentro encontró la fórmula para competir con la organización Lutteroth, contratando luchadores físicamente diferentes a los que se conocían en Mexico. Entonces, llegaron los luchadores enanitos Sky Low Low, Irish Jackie, Farmer Pete y Boy Cassidy, presentados en el mes de octubre de 1952 como ‘Las maravillas del pancracio mundial’, conquistadores de todo Estados Unidos, demostrando ser buenos y espectaculares luchadores.
Más tarde, buscaron y contrataron luchadores gordos, desfigurados, barbones y todos aquellos que fueran diferentes. Estos personajes, gracias a la difusión por televisión, lograron un alto nivel de popularidad y como resultado llenaban estadios y arenas. También llegaron a México, luchadores considerados fenómenos como ‘El Hombre Montaña’ o Maurice Tillet ‘El Ángel Francés’ que padecía una enfermedad conocida como acromegalia.
Pero realmente esto no fue lo que empezó a restar credibilidad a la lucha libre como deporte y a considerarla más un espectáculo, ya que este tipo de personajes daban un buen rendimiento, llenaban los lugares en donde se presentaban y entretenían al público, sino que el problema fue la absurda idea de enfrentarlos con nuestros luchadores mexicanos en la vieja modalidad de relevos mixtos o en encuentros de dos contra uno.
No fue la televisión quien inicio esta degeneración con la lucha libre, fue la propia Arena México quien lo hizo muchos años atrás, desde el año de 1941, cuando un 17 de abril presentaba a Martín Levy ‘El Globo Humano’, quien en el día de su debut venció al Charro Aguayo y para causar más morbo entre los aficionados se les ocurrió la genial idea de enfrentarlo dos semanas después a él solo contra dos: Firpo Segura y Chimuelo Campos.
Entonces convertían a la lucha libre en un negocio similar a un circo de variedades. Son muchos los ejemplos de las programaciones de las empresas que buscaban el morbo y curiosidad de la gente para atraer dividendos a su empresa. Sin embargo, había luchadores que por ningún motivo aceptaban participar en esos absurdos encuentros, entre ellos mi padre, y gracias a ello, las Arenas México y Coliseo dejaron a un lado estos absurdos encuentros y se dieron a la tarea de formar auténticos profesionales que subían al ring a luchar con seriedad y respeto a su profesión y al público, logrando así hacer de la lucha libre el deporte más popular.
Mientras la Arena Coliseo se abarrotaba un domingo de octubre del año de 1952 para ver a El Santo y Dick Medrano contra Henrry Piluso y Manuel Muñiz, su competencia, Televicentro, presentaba con bombo y platillo la lucha de enanitos Sonny Boy Cassidy y Farmer Pet contra Sky Low Low y Irish Jackie, marcando esto una clara diferencia de seriedad en cada empresa.
Así fueron llegando nuevos personajes a la Televisión como El Médico Asesino, El Bulldog y la Tonina Jackson, quienes aceptaban alternar con luchadores enanitos en relevos mixtos. Así, Televicentro anunciaba el sábado a la Tonina Jackson haciendo pareja con Sony Boy Cassidy, contra Cowboy Bence y el diminuto Sky Low Low, mientras que en la Coliseo, un día antes luchaban El Santo, Cavernario Galindo y el Verdugo, contra Sugi Sito, Bobby Bonales y Chico Casasola.
Luchadores como Emilio Charles, Pepe Mendieta, Tarzán López y todos los que luchaban para las Arenas México y Coliseo continuaban su labor de darle más seriedad a la lucha libre.

Tercera caída: Nuevas y absurdas innovaciones
Las múltiples ideas de innovar la lucha libre a través de su historia no es nada nuevo y sólo han logrado degenerar y desvirtuar este bello deporte. Los ambiciosos empresarios, no conformes con presentar encuentros absurdos e inverosímiles, también intentaron mutilar y modificar el cuadrilátero; un espacio y lugar ideal para el desarrollo de deportes como el boxeo y la lucha libre. En ese tiempo la idea de utilizar un octadrilátero sólo quedó en un proyecto, ya que las autoridades eran afortunadamente más firmes y exigían la utilización de un cuadrilátero para celebrar combates de Boxeo y Lucha Libre. Esto sucedió en West Orange N.J. y fue la empresa Premier Products Inc. quien lo inventó, supuestamente para tener más ángulos explotables para las cámaras de TV y que la visibilidad en una arena pequeña mejorara. Con esto queda claro que no es ninguna novedad eso de hacer un ring de más de cuatro lados como es lo oficial tanto en el boxeo y la lucha libre.
Y así llegamos a la época actual en donde al parecer no existe nada nuevo bajo el sol. Hoy, los relevos mixtos han incluido a una mujer y a un exótico, más tarde podrían incluir a un referí en cada bando. Hoy, la lucha es extrema y se utilizan lámparas, púas, mesas y hasta autos. En fin estimados amigos, hay público para todo y lo único que nos queda por hacer a quienes amamos y respetamos la lucha libre es seguir tratando de rescatar su esencia tradicional para dignificarla y evitar su tan anunciada muerte.
El luchador profesional es un atleta, a pesar de que no todos son buenos luchadores y no todos dan la talla, pues se requiere, además: personalidad, habilidad y aptitudes, cualidades de las que muchos carecen. Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS