jueves, 29 de agosto de 2013

Dr. Wagner Jr., ¿el luchador más completo de México?

Primera caída: ¿Qué es un luchador completo?
Hablar de un luchador ‘completo’ es abarcar los diferentes aspectos que definen a un atleta: personalidad, facultades, técnica, físico, carisma, profesionalismo, estilo e imán taquillero, por mencionar sólo algunos de estos aspectos o características.
Desde mi punto de vista, en la actualidad uno de los mejores luchadores que tenemos en México es el Dr. Wagner Jr. Es el heredero de uno de los grandes pilares de nuestro deporte y también es uno de los mejores juniors, que ha sabido valorar el significado de la máscara y del personaje que ha hecho crecer y que orgullosamente porta, logrando mantener el nombre de Dr. Wagner en el gusto del público y trascender, en mi opinión, más de lo que lo hizo su padre.
Posee una gran personalidad, ha logrado hacer de su voz algo muy popular en el público con su “¡Bien, bien, bien, bien!” y su personalísima frase de “¡En esta casa, y con mi gente, se me respeta!”, esto además de sus movimientos cuando cruza los brazos y se hinca en el ring.
A muchos de nosotros (incluyéndome), posiblemente no nos guste esta actitud del Jr., porque nos acostumbramos a ver la seriedad que caracterizaba a su papá sobre el ring; sin embargo, tenemos que aceptar que estos movimientos y esa actitud en ocasiones delicada, lo han hecho diferente a su padre, y eso ha sido su éxito.
Es un luchador que sabe cómo moverse sobre un ring. Es poseedor de una buena técnica, sabe llavear a ras de lona y si bien es cierto que su tonelaje no le permite tener una gran agilidad, también lo es que se ha preocupado por hacer movimientos espectaculares, como lanzarse de la ceja del cuadrilátero, dando una maroma en el aire hacia su adversario. Éste es un movimiento que disfruta muchísimo el público e incluso es un movimiento que esperan ver en cada uno de sus encuentros.
Segunda caída: Otros atributos
Su amor al gimnasio lo ha llevado a mantenerse en forma. No es el mejor físico en este deporte, pero posee el clásico cuerpo de los luchadores de antaño: corpulentos, espaldones, sin necesidad de llegar a estar gordos, para obtener tonelaje.
Dr. Wagner Jr. es un luchador carismático, siempre llama la atención de los aficionados, sobre todo de los niños, al lucir sus máscaras y atuendos diferentes en cada presentación, algo que en lo personal no me gusta, pues prefiero verlo con su clásico color blanco en los calzoncillos, máscara y zapatillas, pero reconozco que los cambios que le ha hecho a su equipo original han sido del agrado del público que lo quiere, lo aplaude y lo imita. Por eso es atractivo para los promotores, quienes saben de su profesionalismo.
El Dr. Wagner Jr. siempre dará una buena lucha y un buen espectáculo, siempre cumplirá sus compromisos y siempre estará al cien por ciento en su condición física. Es un luchador que siempre rinde al máximo, no sube sólo a cumplir y es un hombre sano. También tiene la fortuna que no tiene cualquiera, esta bendición de lograr atraer público a las taquillas de una arena.
El Dr. Wagner Jr. también es un luchador polémico. Siempre se habla de él ¡porque él! siempre está en el lugar indicado. Llega a una empresa, aprovecha el momento y si no se siente a gusto, se va. Llega a otra y sucede lo mismo. Aprovecha las oportunidades y se vuelve a ir, algo que yo no he podido lograr, posiblemente por mi orgullo y mi dignidad, pero este hombre, al parecer, se baña con aceite, todo se le resbala, no es rencoroso, es accesible y abierto.
Actualmente, ha confirmado que para su mejor administración y conveniencia, lo mejor es militar entre los luchadores independientes, lucha contra quien quiere: hoy, contra mí y mañana contra L.A. Park; después, contra el Perro Aguayo Jr. y la siguiente función contra Atlantis. Y con todos termina con un pique o con un reto de máscaras o campeonatos.
Muchos opinan que es un luchador o una persona inestable y oportunista. Yo, lo que pienso es que es inteligente, que no se pelea con su trabajo y que se cotiza alto. ¿Y saben qué? Hace bien en ser así y se lo merece.
Tercera caída: De rudo y técnico
Luchar de compañero con el Dr. Wagner Jr. es un reto, pues el público lo quiere y le festeja todo lo que hace, lo cual implica un esfuerzo extra para quienes somos sus compañeros de esquina.
No quiero decir que es personalista y todo lo quiere hacer arriba del ring, no es así, pero no es fácil llevarlo de compañero, ya que su personalidad es muy fuerte y arrolladora.
Como luchador técnico lo veo sereno, se da tiempo para estudiar al adversario. Resalta su buena educación y decencia porque, hay que decirlo, sin duda, es un luchador que se destaca del montón.
Considero que tiene muchos elementos para agradar a los aficionados. Sus luchas de campeonato contra Canek son inolvidables, pero lo prefiero como rudo. Me gusta más su fuerte temperamento, sus finales escandalosos, cuando faulea, cuando golpea al réferi o encara al público. El coraje que desborda en cada lucha lo hace peligroso; sus luchas contra L.A. Park son bestiales, llenas de salvajismo prehistórico y lo que más me impacta es que la gente se enardece y lo disfruta al máximo.
Hoy, Dr. Wagner Jr. ha madurado como hombre y como luchador. En sus inicios, allá en la Plaza de Toros Monumental de Monterrey, lo recuerdo como un novato e inseguro, pero siempre dispuesto a escuchar, a aprender, a superarse.
Su época en el Toreo de Cuatro Caminos fue de crecimiento con Canek, con Dos Caras; sus temporadas en Japón fueron de aprendizaje; en la Arena México, de consagración; su estancia en Triple A, de reflexión, para valorar su dinastía y respetarla más pues, sinceramente, fue en esta empresa donde se volvió del montón, perdió el interés, la seriedad y el respeto por su profesión y por su personaje. Afortunadamente, no pasaron muchos años para que esto siguiera y retomara el mando de su valiosa carrera.
Muchas veces en twitter o facebook me preguntan que para mí quién es el mejor luchador de México. Hoy por hoy, el Dr. Wagner Jr. vive su mejor momento como luchador independiente, es un hombre que sabe lo que quiere y lo que es llevar un personaje y una máscara tan importantes. Por todo esto, y por muchas otras cosas más, en mi opinión, actualmente el Dr, Wagner Jr. es el luchador más completo de México.
Su padre, el Dr. Wagner, fue un grande entre los grandes. Tenía estatura, peso, una gran técnica luchística y era un luchador recio y sólido, como rudo y como técnico; sin embargo, me atrevo a decir que su hijo lo ha superado en carisma y en muchos otros aspectos.
Hay un encuentro de máscaras que se avecina, sólo puedo decirles que si perdiera mi máscara ante él, perdería ante un grande. “Siempre doy lo máximo en el ring, para que el público salga de la arena con un grato sabor de boca por mi trabajo”. Dr. Wagner Jr.
Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS