jueves, 5 de diciembre de 2013

Testimonios




Primera caída: Muchas sorpresas en Todo x el Todo
En la pasada función de Todo X el Todo estuvimos llenos de sorpresas, con resultados inesperados que fueron del agrado del público y de la prensa. Toda esta información llegó oportunamente a ustedes gracias a mi estimada amiga y compañera Gabriela Mendoza, colaboradora de RÉCORD, quien lo publicó en las páginas de este diario, el pasado domingo 1 de diciembre.
Primero nos sorprendió a todos la coronación de Heddi Karaoui ante el Negro Navarro, como Campeón Mundial Semicompleto de la WWA. Después, otra sorpresa fue el triunfo de El Hijo del Solitario sobre Dr. Wagner Jr. y L.A Park, pero lo más sobresaliente de la noche fue el claro y contundente triunfo del Ángel Blanco Jr. al desenmascarar a su sobrino Höruz; todos creíamos que lo lógico era que cayera una cabellera y, como siempre, el elegido para perder era el Pirata Morgan, quien dio una gran lucha acompañado de su hijo.
Cerramos con broche de oro nuestra temporada y agradezco la entrega de todos mis compañeros (hombres y mujeres) para dejar un muy buen sabor de boca en todos los aficionados que se dieron cita en este cierre de 2013. Tras bambalinas se realizaron algunas entrevistas a mis compañeros El Signo, Negro Navarro y los Villanos III y IV, pues Gabriela Obregón ya está preparando una segunda parte del documental El Hombre Detrás de la Máscara. Me sorprendieron los testimonios de estos compañeros porque hablaron de lo que significan para ellos las lesiones y el retiro. Hoy comparto con ustedes sus palabras.

Segunda caída: Los Misioneros de la Muerte
Cuando entrevistaron a El Signo y al Negro Navarro les preguntaron cómo había sido aquella lucha cuando lesionaron a El Santo. Con gran emoción recordaron que en ese tiempo, ellos tres eran unos jóvenes que buscaban la gran oportunidad para destacar en este difícil deporte, junto con el Texano -quien murió a causa de neumonía el 15 de enero de 2006, cuando fue trasladado de urgencia a un hospital en Guadalajara; antes ya se había lesionado la espalda y se sometió a dos cirugías de columna-, y tuvieron que abrirse paso a base mucho esfuerzo. Sobre todo, se vieron en la imperiosa necesidad de fajarse los pantalones porque las oportunidades sólo llegan una vez en la vida, así que cuando tuvieron frente a ellos a esos tres enormes monstruos de la lucha libre, como El Santo, Black Shadow y Huracán Ramírez, no respetaron edades, jerarquías ni tamaños.
El Signo recordó, con lágrimas, y expresó lo siguiente: “Sentíamos miedo y sin embargo, ahí estábamos listos para enfrentar a esos señorones del ring y la única manera de hacerlo era con determinación y empuje. Aprovechando nuestra fuerza y juventud nos fuimos sin piedad sobre los tres veteranos ídolos. Esa tarde en el Toreo de Cuatro Caminos, al mandar a la enfermería a El Santo, nacieron los Misioneros de la Muerte. Fue un domingo 2 de noviembre de 1980”.
El Negro Navarro continuó: “Era una oportunidad que nos daba el señor Francisco Flores, éramos jóvenes ambiciosos e inexpertos y reconozco que nos pasamos de la raya con ellos. En mi inmadurez, al ver que El Santo estaba lastimado y tendido en el suelo, me reí sarcástico y de manera arrogante me burlé de él.
“Ahora me doy cuenta que fue un acto de soberbia e inmadurez. Hace algunos años tuve la oportunidad de ofrecer una disculpa por mi actitud a El Hijo del Santo y por medio de él a su familia. Sólo el tiempo me permitió saber reconocer mi falta de respeto hacia su padre y, con mis ojos llenos de lágrimas, tuve el valor de hacerlo y él me dijo que no me preocupara que sabía que teníamos que hacerlo para sobresalir, aunque yo sé que abusamos sin medir las consecuencias”.
Después hablaron sobre las lesiones que ellos han experimentado y El Signo mencionó: “Cuando un luchador se siente fuerte cree que las lesiones se curan solas y eso me pasó a mí y por no cuidarme me pusieron una varilla con seis clavos, dos cajas y un ligamento. Ahora camino apoyado en un bastón.
“Si nos podemos cuidar en el momento preciso, nos debemos de cuidar, ¡pero no lo hacemos! Por eso felicito a El Hijo del Santo, quien da prioridad a su salud. Hoy con mi experiencia sé que hay que hacerlo en el momento en que nos lastimamos, de lo contrario, las consecuencias son mayores. A mí me pasó, pero ya era tarde, jamás escuché a los médicos y cuando tuve que decidir entre operarme o no y me vi en la difícil elección de dejar de luchar, lo acepté resignado. Vi las cosas como eran y me tuve que retirar”.
El Negro Navarro dijo: “Los luchadores tenemos el don de vivir con el dolor y como no sabemos hacer otra cosa más que luchar, seguimos activos en el ring aun con fuertes dolores. Incluso con mis dos bíceps rotos y mis orgullosas orejas de coliflor, aquí sigo, pero reconozco que tenemos que cuidarnos más.
“Lamento que El Hijo del Santo tenga que ausentarse de este deporte y sólo Dios sabe si va a regresar o no. Creo que el cuerpo es sabio y necesita un descanso y primero es la salud. A mis 57 años de edad no he pensado en el retiro, pero me visualizo en mi futuro como referi”.

Tercera caída: Los Villanos
El Villano IV habló de sus múltiples lesiones y recordó, con lágrimas, aquel accidente que sufrió cuando se lastimó en Estados Unidos enfrentando a dos luchadores norteamericanos.
“Las lesiones que tenemos son muy peligrosas, tengo una lesión en la cuarta y quinta cervical, caí de cabeza y me lesione el cuello. Cuando me operaron me colocaron una placa y cuatro tornillos. El disco me golpeó la médula y gracias a la fuerza de mi cuello no quedé paralítico. Me sometí a una cirugía que me alejó más de un año de la lucha libre y valoré mucho mi salud, pensé que jamás volvería a luchar, pues mi cuello tronaba y apenas podía caminar. Gracias a mi rehabilitación, a Dios y a los cuidados aquí sigo.
“Reconozco que estamos expuestos, es un deporte muy peligroso, nos da muchas satisfacciones, pero también nos da muchas lesiones las cuales nos ayudan a forjar nuestro carácter. En los 30 años de actividad que llevo como luchador profesional, además de esta cirugía en el cuello, tengo una cirugía en el hombro que es de 30 puntadas, también tengo roto un músculo del glúteo mayor, una operación en la rodilla y una ruptura del hueso femoral, esto sin contar las cicatrices en mi frente y espalda y si sigo luchando es por necesidad.
“La lucha nos permite ser longevos dentro de ella y depende de cada uno de nosotros cuánto queremos durar, aunque al final realmente no está en nuestras manos. Lo difícil al pensar en dejar la lucha libre es que sabemos que es como arrancar algo muy nuestro. No estamos preparados para el retiro, como no lo estamos para la vejez y para la muerte.
“Quiero retirarme sabiendo que di todo lo mejor en el ring. Los factores que nos detienen para irnos son varios, uno de los principales es el económico, yo trato de ahorrar planeando mi futuro. Dejé la carrera de Turismo por dedicarme en cuerpo y alma a este deporte, decidí dejar mis estudios. No soy un ignorante, pero no sé hacer otra cosa que no sea luchar. Ganarme el aplauso de la gente y el respeto de mis compañeros con mi esfuerzo es mi mayor satisfacción”.
Por su parte, el Villano III, emocionado al escuchar las palabras de su hermano menor, no podía hablar debido al llanto del que fue presa por unos segundos y ya más sereno expresó: “Ha sido muy duro para mi vivir con lesiones, pero se vuelve una costumbre vivir así. Y aunque me titulé como profesor en Educación Física, solo luché, luché y luché, pues la lucha es mi vida y pienso retirarme poco a poco, el tiempo lo dirá, el público aún me acepta, me aplaude y no sé cuándo será el momento del retiro.
“No es fácil retirarse y a El Hijo del Santo le deseo lo mejor y creo que aún tiene mucho que dar en este bello deporte, ¡es muy rápido su retiro! aunque entendemos que la lesión que tiene es peligrosa y debe atenderla”.
Así fue como estos grandes luchadores dejaron su testimonio el pasado sábado. Hay muchos más que tienen que platicar sus historias y ustedes deben de conocerlas, mientras tanto, me quedo con esto: Ni nuestros cuerpos son de goma y sí tienen caducidad.
¡Ah! Y no siempre en una lucha de máscara contra cabellera pierde la cabellera.
Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS