viernes, 31 de mayo de 2013

Nuestro compañero Perseo en la grabación del programa Un Show con Tuti












Tal como se había anunciado, hoy se realizaron las grabaciones del programa Un Show con Tuti, donde nuestro amigo y compañero Perseo tuvo una valiosa participación.
Dicho programa será transmitido en los primeros días de Junio por Guatevisión, ya les informaremos dia y hora, mientras tanto les dejamos con las fotos detrás de camara.

Mas curiosidades de las Fotonovelas de Santo El Enmascarado de Plata


Esta es la primera portada y con foto que hizo José G. Cruz del tercer santo con Juan Sin Miedo (mire la marca). Este es el No. 953 la cual a la vez es el No. 90 del 1952 de ahí en adelante todas las portadas fueron de Juan Sin Miedo. En el comics por dentro es Héctor Pliego.


En este comics del santo No. 978 aunque siguen usando a Juan Sin Miedo de Portada es el último comics que sale por dentro el Sr. Héctor Pliego.
En el #979 en adelante siguen con Juan Sin Miedo. Este comics a la vez es el No. 115 del 1952. El último comics de Héctor Pliego fue el 15 de mayo del 1979. 


Le damos las gracias a nuestro amigo y colaborador José Acevedo por este interesante material informativo. 

Las ventajas y desventajas de usar máscara




Primera caída:
Habla El Santo
Antes de iniciar esta columna no puedo dejar de expresar mi profunda tristeza por el fallecimiento de mi querido compañero Héctor Garza y del promotor y mejor amigo Rocky Román, que hoy están en la ‘Arena Celestial’ con todos los promotores y luchadores que se nos han adelantado.

Estimados amigos de RÉCORD, hoy quiero compartir con ustedes un texto muy sentido e interesante escrito de mi padre, así como unas fotografías únicas que muestran su vulnerabilidad en el ring contra dos de sus más acérrimos rivales como lo fueron El Espanto I y Black Shadow, que al final pagaron las consecuencias de su irreverencia al intentar desenmascarar a El Santo.

Frente a la máquina de escribir, El Enmascarado de Plata se confiesa y las teclas reflejan algo del yo íntimo: “Hace mucho tiempo leí la historia del ‘Hombre da la Máscara de Hierro’, un personaje francés que fue encarcelado en la prisión de La Bastilla y a quien, según la leyenda, le fue colocada una máscara de hierro.

“Gracias a este personaje, que me cautivó cuando era aún muy joven, me inspiré para convertirme en el ‘Hombre de la máscara de Plata’, sin imaginar los sacrificios y tormentos que se sufren cuando uno se halla aprisionado en esa cárcel y los deseos fervientes de escaparse de ella. La ansiedad de sentir como a medida que transcurren los minutos, y a medida que aumentan los esfuerzos, la tela de seda se va convirtiendo en un espantoso cerco de hierro que, paulatinamente, va oprimiendo nuestras sienes hasta sentirlas estallar.

“Sin embargo, jamás imaginé el cariño y respeto que al paso de los años iba a sentir por mi máscara de plata, que me ha encumbrado a niveles insospechados de popularidad, esta máscara que, hoy, después de muchos años de enmascarado, he defendido estoicamente ante un sin número de adversarios que han intentado arrebatármela.
 
“En mi vida privada he tenido que aprender a cuidarme celosamente, tratando de eludir todo aquello que pueda descubrirme. Asimismo, he tenido que aceptar la desventaja (al fin humano) de no poder saborear mis triunfos cuando estoy sumido en la oscuridad del anonimato. Jamás puedo palpar de cerca la alegría que se produce cuando llega el triunfo efímero, que dura no sólo el momento de la lucha y tengo que conformarme con el placer subjetivo de escuchar los comentarios de quienes me admiran, sin poder decirles llenándome de orgullo: ‘¡Yo soy ese de quien están hablando!’”

Segunda caída:
La edad
“Mi edad es uno de los secretos que he conservado junto a la identidad de mi rostro. No se considere que al eludir esta respuesta me guía alguna vanidad, puesto que por mucho que se pretenda ocultar este aspecto natural en la vida de todo ser humano, existen diversos detalles que la manifiestan palpablemente. Algunos de ellos son la torpeza de los movimientos, la rápida fatiga, la poca resistencia, etcétera.

“Por otra parte, considero que no tiene importancia. Siempre he dicho que se tiene la edad que siente uno tener y esta verdad es innegable, puesto que las energías que pierde el cuerpo, fácilmente las remplaza el espíritu. Francamente, y desde el punto de vista físico, me siento perfectamente bien, a tal grado que seguiré defendiendo mi máscara contra rivales más jóvenes y fuertes que yo, Han pasado los años ¿Cuantos? La verdad ya ni me acuerdo. Por lo tanto, dejo a los esfuerzos matemático-imaginativos del lector esta respuesta”.

Tercera caída:
El Espanto I y Black Shadow
Mi padre expuso y retuvo su máscara en más de 85 combates. El 26 de julio de 1972, al cumplir su XXX Aniversario, había dejado sin máscara y sin cabellera a 79 rivales, como Murciélago Velázquez, Bobby Bonales, Ciclón Veloz, Jack O. Brien, Benito Galán, Gorilita Flores, Jorge Allende, René Guajardo, entre otros; y desenmascarado a muchos más, como El Gladiador, Halcón Negro, Infernal I, Golden Terror, Dick Ángelo, pero sin duda sus triunfos de mayor relevancia fueron contra El Espanto I y Black Shadow.

Fueron dos ocasiones en las que El Santo tuvo que cambiar de máscara, ya que ambos rivales llegaron más allá de límite, de lo permitido, de lo ético, al despojarlo de su emblemática capucha y éste tuvo que llegar al grado de ser auxiliado y tapado con caretas de sus compañeros luchadores.
Fue el 11 de octubre de 1963, en una lucha dramática, cuando se enfrentaron en la Arena México, El Santo y El Espanto I en un mano a mano, resultado de una Batalla Campal, previo al duelo de máscaras.

Ahí, El Espanto derrotó a mi padre y no conforme con ello destrozo su máscara. En en esa ocasión, fue el Rayo de Jalisco quien, con su máscara, auxilió a mi padre, pero era tal la furia del Espanto I, que también la hizo girones.

En otra ocasión, el viernes 21 de abril de 1967, también en la Arena México, ante más de 15 mil espectadores que disfrutaron una batalla inolvidable, Black Shadow derrotó y destrozo la máscara del Santo. Esa vez fue auxiliado por Mil Máscaras (quien lucho en la Semifinal), quien lo cubrió con su máscara, la cual también fue destrozada por su acérrimo rival. Fue un encuentro de tríos en donde se enfrentaron Black Shadow, Henry Pilusso y Karlof Lagarde contra El Santo, El Ángel Exterminador y Ray Mendoza.

Personalmente, puedo decir que la máscara me llena día a día de satisfacciones y a veces de sinsabores encabezados por la envidia. Y a pesar de que es una realidad lo que decía mi padre, eso de que la seda se convierte en un cerco de hierro, puedo decir que cuando es por elección propia, la historia es otra.
“He sido un ídolo, un favorito y he luchado de rudo más de 20 años. ¡Tengo que salir a conquistar las palmas a la buena! Es una satisfacción personal”. El Santo.

Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

jueves, 30 de mayo de 2013

Las realidades de las Fotonovelas de Santo El Enmascarado de Plata














En estás páginas pueden comprobar como todas las fotonovelas de Santo El Enmascarado de Plata, luego que el Profe saliera de Ediciones José G. Cruz, se volvieron a publicar los mismos números, solo que quitaban al Santo original y colocaban al Santo de turno, sabemos que se a presentado en el pasado, mucha confusión con respecto a este tema, pero con esta evidencia, queda aclarado que no se sacaron nuevas historias del Santo, solo fueron reediciones de la original cambiando al protagonista de la misma, todos los demás Santos que aparecieron en las mismas llevaban la S en la mascara.

Agradecemos  a Luis Carlos Mora de Colombia, quien le envió a nuestro amigo Carlos Dinamita, a quien también le damos las gracias, unas páginas de la revista de El Santo EP-176, que es extraída de uno de los tomos de su colección. Esta revista corresponde al número 8 de Editora 5, siendo la original de los años 50s. Aquí pueden ver unas comparaciones entre los dos ejemplares.











PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS