lunes, 17 de febrero de 2014

“Cuando despertamos… la Lucha Libre todavía estaba allí”.







Esta ocasión, la presente entrega es muy sentida, por diversas razones, siendo la principal la Amistad que existe entre Guatemala, Venezuela y México. 

Hay dos personajes de la cultura latinoamericana que dejaron “honda huella” en México, hace más de 50 años.

En primer término, me refiero al Escritor guatemalteco, Augusto “Tito” Monterroso (1921-2003), mundialmente conocido por ser Autor del cuento más breve en lengua española: “El Dinosaurio”.

Nacido en Honduras, Tito Monterroso fue hijo de padre guatemalteco y optó por esta nacionalidad al llegar su mayoría de edad, exiliado por razones  políticas, desde 1944, vivió  en México, donde trabajó en la UNAM y como traductor, en el Fondo de Cultura Económica. 

Escritor de fama internacional, mereció importantes reconocimientos, como la Orden del Águila Azteca (máximo galardón que otorga el gobierno de México, 1988), el Premio literario del Instituto Ítalo-Latinoamericano (Roma, 1993), el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias (Guatemala, 1997), y el Premio Príncipe de Asturias (España, 2000). Es importante destacar, que su producción narrativa incide fundamentalmente, en el análisis de la naturaleza humana desde una perspectiva irónica

Tito Monterroso falleció en México el 7 de febrero del 2003 y hace una semana apenas, se conmemoró su Décimo Primer aniversario luctuoso. 

El “carácter irónico” de su obra escrita, permite enlazarlo con la figura del Actor y Cómico venezolano, Guillermo Rodríguez Blanco, mejor conocido como “Julián Pacheco”, que al inicio de la década de los 60, trabajó en dos cintas, primero en un “mano a mano”, con el cómico mexicano Eulalio González “Piporro”, con quien protagonizó en 1960 la comedia: “Dos Gallos en Palenque”. 

No obstante, su mejor actuación, la realizó en 1962, en la cinta “El Malvado Carabel”, cuyo resumen es el siguiente.

Amaro Carabel (Julián Pacheco), es auxiliar contable en la Hipotecaria “El Porvenir” y es despedido injustamente por solicitar un aumento de sueldo, para casarse con su vecina y novia (Lorena Velázquez), entonces decide convertirse en un “hombre malo”, convencido de que su honradez y bondad sólo le acarrean desgracias. Pero éstas en lugar de desaparecer, se magnifican a lo largo de la historia.

Así decide robar la caja fuerte de la Aseguradora “La Precaución” y tras varias horas por intentar abrirla, cuando lo hace se da cuenta que se encuentra vacía… mientras que los dueños declaran al día siguiente una falsa pérdida “millonaria”.

De igual forma, sufre otro descalabro, al pretender asaltar a un transeúnte (Oscar Pulido) a quien termina dándole dinero. Ya derrotado, “el malvado” Carabel acepta representar a sus compañeros, cuando organizan una “huelga” en la Hipotecaria “El Porvenir” y sus peticiones son tan pequeñas, que todas son concedidas, por los Empresarios (Tito Junco y Andrés Soler). 

Decidiendo acudir a la carrera mensual organizada por la empresa para sus trabajadores, donde para su sorpresa, también acude su novia (Lorena Velázquez), quien ha sido contratada en la misma Hipotecaria, y ya con el sueldo de ambos, resuelven celebrar su próximo matrimonio.

Filmada hace más de 50 años, en blanco y negro, el reparto lo complementan actores de la talla de: Sara García, Carlos López Moctezuma, Lilia Prado, Fernando Soto “Mantequilla, Fernando Fernández, Oscar Ortíz de Pinedo, Emma Roldán, Pancho Córdova y Fanny Schiller, entre muchos otros.

Esta cinta pensada como una “comedia”, resulta una tierna historia de amor plagada de ironía, toda vez que el amor, debe enfrentar la adversidad incluso aquella de no poder convertirse en maldad.

Esta breve reseña del Escritor guatemalteco y del Cómico venezolano, sirve para decirle GRACIAS a los “Cronistas de la Lucha Libre”, por su amena charla con motivo del “Día de la Amistad”. Y para reiterar también esos viejos lazos de AMISTAD que existen entre: Guatemala, Venezuela y México, desde el momento mismo de su Independencia. Para finalizar, vaya una paráfrasis del cuento “El Dinosaurio”, como sigue: 

“Cuando despertamos… la Lucha Libre todavía estaba allí y el “malvado” Carabel, también”.

Reciban una Leonesa y una Tapatía, por todo lo alto.

Francisco Javier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS