lunes, 17 de febrero de 2014

El Hijo del Santo cumple sueños



El Enmascarado de Plata visita ESTADIO y habla de sus nuevos planes y proyectos
 
JOSÉ LUIS CUEVAS RODRÍGUEZ

Es sin lugar a dudas uno de los grandes de la Lucha Libre, hijo de la leyenda, el enmascarado de plata, pero también un hombre que ha continuado con el legado y que lamentablemente, en estos momentos está fuera del cuadrilátero por algunos problemas de salud.

 El Hijo del Santo visitó ESTADIO DEPORTES de Radio Capital y cumplió los sueños de dos jóvenes que pudieron interactuar con el luchador en una charla amena con Aldo Fernández y su equipo de comentaristas.

Tanto Edgar Iniesta como Iván Fajardo no dudaron en preguntar al Hijo del Santo sobre su carrera, por lo que el enmascarado de plata desde antes señaló que es “un honor, es algo muy bello”, charlas con los jóvenes. Para iniciar con la charla, el Hijo del Santo explicó su lesión y lo que ahora mismo le depara su carrera:

“Tengo una lesión en la médula espinal, yo me di cuenta a partir del mes de septiembre, y al principio no le di importancia, seguí luchando, tuve que empezarme a hacer estudios para la columna y el cerebro”, comentó el enmascarado.

“La lucha es mi mayor pasión, no ha sido fácil, los doctores coinciden en que soy muy afortunado porque mi cuerpo avisó, hay opiniones, la idea es que me opere, pero me dicen que si le doy tiempo al tiempo puede suceder un milagro, el problema aquí es que no puedo luchar en este momento”.

Sobre el impacto que ha tenido el nombre de la leyenda en el mundo, El Hijo del Santo recordó: “La última experiencia que tuve con la máscara fue en el Mundial de Sudáfrica 2010, no sabes cuántas máscaras del Santo había, y cuando yo llegué con máscara nadie me saludaba, era uno más, hasta que me entrevistaron la gente se dio cuenta que era el Hijo del Santo, hoy te puedo decir que si tu vez la máscara del Santo, un mariachi, la virgen de Guadalupe, un tequila, es México”.

Los consejos de su padre son excepcionales, por lo que el Enmascarado de Plata explica: “Uno de los consejos que nunca se me van a olvidar, es que yo “tenía que llegar a luchar a donde estuviera programado aunque sea en burro” y en 31 años me sobran dedos de una mano si he fallado a tres funciones de lucha. Otro fue que “siempre tenía que dar el máximo de mi capacidad, aunque hubiera 20 mil espectadores o aunque hubiera 100”, hay luchadores que si no está bien el ring, no se animan, a mí me valía, con que la gente estuviera contenta, y una más, mi papá me dijo que todos los hombres estaban hechos del mismo barro, que unos nos pulíamos más que otros, pero que nunca me sintiera superior a alguien”, rememoró el hijo de la leyenda.

Respecto al momento actual de la Lucha Libre, expresó: “A mí en lo personal me parece que está en un momento muy crítico, siento que la han prostituido ahora cualquiera es luchador, cualquiera que brinque y eche dos maromas ya es luchador, no estoy generalizando, el luchador en lugar de denigrar debe enaltecer la profesión, vuelvo a repetir que hay jóvenes que valen la pena y ahora el futuro de la lucha libre tal vez sea rescatar la lucha libre”, comentó.

Si existe capacidad por parte de su hijo, la leyenda podría continuar en una tercera generación: “Ahorita estamos preparando a mi hijo, está muy jovencito, tiene 17 años, y si él cumple con los requisitos, porque no cualquiera puede ser el santo, yo siento que mi padre me eligió, si él es un buen luchador y cumple con los requisitos él puede ser la tercera generación del Santo y si yo veo que no, aunque sea mi hijo, le voy a tener que decir con mucha pena, no sirves para esto. Y la historia terminará con el Hijo del santo, porque tampoco voy a alquilar el personaje a nadie, porque no debe de ser, si mi hijo lo logra, él puede continuar”.

Cortesía: http://estadiodeportes.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS