viernes, 21 de marzo de 2014

Las rarezas en las películas de El Santo




Primera caída: 'Operación 67'
Para convivir con el público, ahora que he visitado con mayor frecuencia la tienda ubicada en la colonia Condesa, he tenido más tiempo de ver sin prisa las maravillosas películas que ahí exhibimos y que son, obviamente, de El Santo. Al poner especial atención, me he encontrado con grandes sorpresas en cada una de ellas y las tres que vi recientemente han tenido situaciones raras que han llamado mi atención. La primera de ellas, 'Operación 67' y que, en lo personal, es una de mis preferidas de El Enmascarado de Plata.

Mi padre en ese tiempo filmó con el productor de Filmex, Mauricio Wallerstein, dos películas seguidas acompañado en ambas por Jorge Rivero: 'Operación 67' y 'El Tesoro de Moctezuma'. Cuando las filmaron tuve la oportunidad de acompañar a mi padre y recuerdo dos autos que me cautivaron: un Jaguar blanco y un Dinalpin rojo.

Este último fue un auto que después de la filmación llegó a mi casa y que disfruté mucho cuando lo conducía mi querido hermano Héctor. Años después lo vendieron.

Considero que esta película (para la época en que se filmó), tiene una gran producción. En esta cinta vemos una historia creíble e interesante en donde las motocicletas, autos, avionetas, helicópteros, barcos, ametralladoras y las diferentes escenas en ciudades como Hong Kong, Los Ángeles y Nueva York, la enriquecen y nos mantienen al filo de la butaca.

En esta cinta, El Santo y Jorge Rubio (Jorge Rivero), tratan de detener a una banda de falsificadores de dinero que conspiran para arruinar la economía mundial. La dirección corre a cargo de don René Cardona señor y de su hijo, René Cardona Jr. El guión es de los señores don Gregorio Wallerstein y Rafael García Travesí quien, por cierto, fue representante de mi padre antes de que lo fuera Carlitos Suárez.

Esta cinta fue la primera de El Santo en color y en la que se viste de manera diferente; cambió su vestimenta tradicional de mallas, botas y capa por ropa sport, pantalón, zapatos, cuello de tortuga y un blazer, para convertirse en un agente secreto de la INTERPOL.

Una de estas rarezas que llamó poderosamente mi atención fue ver a Jorge Rivero (sin ser doblado por ningún luchador), luchando de pareja con El Santo enfrentando a El Vikingo y Jean Safont. Jorge Rivero es actor, no luchador, pero interpreta su papel arriba del ring de una manera excelente, con mucha seriedad y profesionalismo.

Regularmente en este tipo de escenas los actores prefieren que sea un doble el que ejecute la acción sobre el cuadrilátero, pero Rivero, sinceramente, lo hizo muy bien.

Segunda caída: 'Cazadores de Cabezas'
En esta película, titulada 'Santo contra Los Cazadores de Cabezas', exhibida en 1971, la historia gira alrededor de una tribu de indios jíbaros que se proponen, para honrar a los dioses, sacrificar a Mariana.
Esta última es interpretada por la bella Nadia Milton y es hija de Alonso Grijalva, personaje interpretado por don René Cardona, que también la dirigió y en el argumento, escrito por Adolfo Torres Portillo, vemos al Santo con un atuendo muy singular, vestido de cazador, con el que viaja al Amazonas donde tiene un combate con jíbaros, cocodrilos y jaguares. En el elenco también participan, Freddy Fernández 'El Pichi', Carlitos Suárez y luchadores como Lobo Negro, gran rival en el ring de El Santo en sus inicios, allá por 1942.

Hay varias rarezas en esta cinta que llamaron mi atención. La principal y que me sorprendió más, ocurre al principio cuando mi padre pelea contra cuatro hombres en un departamento abandonado y, al llegar la policía, arresta a tres de ellos, pero el jefe (que es el Lobo Negro), logra escapar. Cuando El Santo explica a la policía los hechos, quedé sorprendido al escuchar su voz real, ya que no era la voz de Bruno Rey, ni de Víctor Alcocer, ni tampoco la de Óscar Moreli. Era, ni más ni menos, que su voz original.

No se sí todos lo sepan, pero la voz de mi padre siempre, en las películas, fue doblada por alguno de estos magníficos actores. Desconozco por qué razón dejaron en esta escena su voz verdadera y quiero pensar que tal vez fue por un error. Existen otras películas en donde se escucha también la voz verdadera de Rodolfo Guzmán, pero realmente es algo sumamente raro.

Otra situación inusual también sucede en este filme y es ver a mi padre portando armas; trae en su cintura un revólver y un cuchillo, pero además lleva en sus manos un rifle que no sólo porta, también lo dispara para matar a un indio jíbaro. Al final de la cinta utiliza una lanza para matar a Tirso (personaje interpretado por el Lobo Negro), y algo más raro aún, es que no hay luchas en el ring.

Tercera caída: 'Santo contra el Estrangulador'
El guión cinematográfico de esta película, que se estrenó en 1965, indiscutiblemente está basado en la historia de 'El Fantasma de la Opera', y fue dirigida nuevamente por René Cardona y escrita por Rafael García Travesí. Esta es otra de mis preferidas y una de las razones es porque la obra del Fantasma de la Ópera me fascina.

En ella participan Alberto Vázquez, María Duval, Begoña Palacios, Ofelia Montesco, Roberto Cañedo, Carlos López Moctezuma y Eric del Castillo, entre muchos grandes actores más. La historia gira al rededor del 'Teatro Variedades', lugar en donde un asesino ha estrangulado a diversos artistas y, para descubrir al culpable, piden la ayuda de Santo, El Enmascarado de Plata.

Algo muy valioso de esta cinta es ver parte de la lucha original de Máscara contra Máscara entre El Santo y el Espanto I, efectuada en la Arena México, el 25 de octubre de 1963. Este encuentro está editado y seguramente fue para evitar los momentos en que mi padre sangra abundantemente.
Otra rareza que llamó mi atención en esta película, al igual que en la de 'Operación 67', fue ver luchar contra El Santo, y sin ser doblado, al gran actor Erick del Castillo.

Jamás me imaginé ver luchar a este extraordinario actor y ver su excelente trabajo sobre el cuadrilátero y ante mi padre, quien una vez más nos muestra su profesionalismo al apoyar el trabajo de un actor que hacía el papel de un luchador. Esto es un claro ejemplo de profesionalismo y respeto a la lucha libre.
Estas películas las deberían de ver todos esos actorcillos patrocinados por Multimedios y la supuesta tres veces estelar que, al subir a un ring, lo único que logran es denigrar nuestra lucha libre ya que lo hacen sin el mínimo de preparación.

Ni Jorge Rivero, ni Eric del Castillo, ni Rogelio Guerra, quien interpretó y luchó como El Ángel del Silencio en la cinta que lleva el mismo nombre, se presentaron después de los rodajes en una arena de lucha libre engañando al público, no siendo así el caso de Wolf Ruvinskis, quien era actor y luchador profesional. Nos leemos la próxima semana para que hablemos sin máscaras.

Por: El Hijo del Santo

1 comentario:

  1. Gracias por compartir estas anécdotas ojalá y que se pudiera promover todas estas historias a las nuevas generaciones yo crecí afortunadamente viendo películas de luchadores gracias

    ResponderEliminar

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS