viernes, 16 de mayo de 2014

(HOLA MEXICO 2014) Reseña de EL HOMBRE DETRAS DE LA MASCARA





Aunque no es del gusto de todo el mundo, la lucha libre mexicana es un fenómeno cultural que ha trascendido fronteras, sobre todo cuando es practicada por enmascarados y, por supuesto, cuando se encuentra relacionada a la legendaria figura de El Santo."El hombre detrás de la máscara", que se exhibió  anoche en el festival Hola México de Los Angeles, tiene también al ídolo como punto central, aunque se centra físicamente en su sucesor, El Hijo del Santo, convertido igualmente en un ídolo de masas que ha triunfado incluso en Europa.

El documental está dirigido por Gabriela Obregón, lo que llama desde ya la atención debido a que el tema tratado es profundamente masculino; pero no es irrelevante apuntar que ella misma es la pareja sentimental del protagonista, y que su participación en el proyecto no le quita energía ni violencia a las muestras de pelea, mientras que el toque femenino -sumado a la cercanía real- pudo tener que ver con la apertura emocional que muestran todos los entrevistados, entre los que figuran luchadores populares y periodistas como Jacobo Zabludovsky y Jaime Maussan.

Por supuesto, el participante más constante es El Hijo del Santo, que, en consonancia con la tradición de su escuela, no se quita nunca la máscara para revelar su rostro (en cierto momento, se cuenta lo que le pasó cuando una ex esposa resentida le hizo a escondidas varias fotos que salieron publicadas; pero Obregón se toma el trabajo de 'pixelearlas' para respetar a su prometido).

En el plano humano, lo más fascinante del filme es el hecho de que el Hijo de El Santo es realmente el hijo biológico de El Santo (llamado realmente Rodolfo Guzmán Huerta), lo que se presta para una historia fascinante de la vida real, ya que, por si no lo saben, el encargo no viene sólo con la plácida ocupación de hacerse fotos y filmar películas, sino sobre todo con la necesidad de subirse interminablemente a un ring para agarrarse a golpes con toda clase de contrincantes, capaces de ocasionar mucho daño físico. Pero, curiosamente, y en medio de todo lo dolorosos que lucen estos combates, el precio mayor parece ser el que se paga en la vida privada.

De ese modo, como se ve en la película, El Hijo del Santo tiene que limitar severamente sus apariciones públicas en actividades no relacionadas a la lucha y, literalmente a veces, no se saca la máscara ni siquiera para dormir, dando con ello cuenta de una vida llena de gratificaciones, pero también de sacrificios. Todo esto se relaciona a la imagen habitual de los superhéroes, por supuesto, y es un legado que, en medio de sus penurias, le produce un enorme orgullo al aludido, que no es un simple imitador de su padre, sino un esforzado deportista y 'performer'.

Hay muchos que creen que lo que se ve en las lonas de la lucha libre es completamente fabricado, una simple actuación para crédulos fáciles. Sin embargo, al apreciar las secuencias de enfrentamiento del documental, se hace completamente claro que aquí hay muchísimo esfuerzo físico, muchísima técnica y muchísimos golpes reales, además de maniobras espectaculares que implican a veces saltos al vacío que podrían tener consecuencias mortales de no ser bien desarrollados.

Pese a que existen indudablemente elementos de artificio (notamos, por ejemplo, la falsedad de los puñetazos), los participantes aseguran que la sangre que se ve es real, y El Hijo del Santo no heredó simplemente la corona por su relación con el Enmascarado de Plata, sino que tuvo que entrenarse arduamente y demostrar a sus detractores que poseía realmente talentos para brillar por cuenta propia en la disciplina.

Evidentemente, como la directora es la novia de la estrella, este trabajo se encuentra libre de ese aspecto crítico que hubiera servido para darle más profundidad a lo que se cuenta, y la duración del mismo resulta excesiva, porque se pudo haber contado probablemente lo mismo sin que tener que extenderse a los 108 minutos que dura el documental. No hay que olvidar, claro, que la realizadora ha declarado que su corte original era de 4 horas.

Pero éste es un título que debería ganarse sin problemas el corazón de todos los interesados en la lucha libre, y en el que se agradece la posibilidad de contar con una mirada tan íntima al fenómeno tratado, así con un material de archivo que, además de mostrarnos al El Santo original en su gloria, incluye entrañables fragmentos de las películas de culto que hizo en los Estudios Churubusco.

Cortesía: http://www.manganzon.com y Sergio Burstein


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

PODCAST BAJO LAS CAPUCHAS